El Che Guevara

De la redacci贸n de razacero.

鈥淗ay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversi贸n, hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de los cuarteles, y aun dentro de los mismos; atacarlo donde quiera que se encuentre, hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite鈥: Ernesto Che Guevara.

Ernesto Guevara de la Serna, m谩s conocido como El聽Che Guevara聽o simplemente El Che, naci贸 el 14 de junio de 1928 en Rosario, provincia de Santa Fe, en Argentina.

P脕G. 12 (1).Hijo de Ernesto Guevara y Celia de la Serna, fue el mayor de cinco hermanos. Su padre fue un firme partidario de los republicanos en la Guerra Civil espa帽ola, y aloj贸 a algunos en su hogar. Ten铆a ascendencia irlandesa y vasca. Sus progenitores pertenec铆an a familias de la clase alta y de la aristocracia argentina. Su tatarabuelo paterno, Patricio Juli谩n Lynch y Roo, fue considerado聽el hombre m谩s rico de Sudam茅rica.

A los 2 a帽os de edad se le detecta asma y, sin embargo, fue jugador de rugby (apodado Fuser, ap贸cope de furibundo); emprendi贸 estudios de medicina en Buenos Aires.

Sus experiencias y sus ideas marxistas lo llevaron a formar parte en Cuba del grupo revolucionario 鈥淢ovimiento 26 de Julio鈥, dirigido por Fidel Castro, cuyo objetivo era derrocar al dictador Fulgencio Batista, hecho que fue alcanzado en 1959, marcando el principio de la Revoluci贸n Cubana.

Guevara y Castro iniciaron un acercamiento pol铆tico y econ贸mico con la ahora extinta URSS, pero la industrializaci贸n del pa铆s fue un fracaso y las tensiones con Estados Unidos fueron creciendo en el contexto de la 鈥済uerra fr铆a鈥.

En 1965, el Che Guevara dej贸 Cuba para extender la Revoluci贸n Cubana, primero a 脕frica (Congo), y luego a Bolivia, donde fue capturado el 8 de octubre de 1967 y ejecutado al d铆a siguiente por el ej茅rcito de ese pa铆s, bajo la tutela de la CIA, en una peque帽a escuela de la localidad de La Higuera.

Despu茅s de su muerte, el Che Guevara se convirti贸 en 铆cono de los movimientos revolucionarios en el mundo entero, al mismo tiempo que surgi贸 la pol茅mica en torno a la implicaci贸n en su ejecuci贸n sumaria de oponentes pol铆ticos en la isla de Cuba.

En el Complejo Escult贸rico聽Ernesto Guevara, de la ciudad central de Santa Clara, donde reposan desde octubre de 1997 los restos del Che y algunos de sus compa帽eros de lucha en Bolivia, se le rinde homenaje a帽o tras a帽o, y la Organizaci贸n de Ni帽os Pioneros Jos茅 Mart铆 ha entregado la pa帽oleta azul de la organizaci贸n a m谩s de 100 mil ni帽os en ceremonias en distintos lugares de la isla.

Al triunfo de la Revoluci贸n, en 1959, ocup贸 diversas responsabilidades, entre ellas fue ministro de Industrias y presidente del Banco Nacional.

鈥淒iarios de motocicleta鈥澛爀s una聽pel铆cula biogr谩fica聽basada en los diarios de viajes del聽Che Guevara聽y聽Alberto Granado, dirigida por聽Walter Salles聽y protagonizada por聽Gael Garc铆a Bernal聽y Rodrigo de la Serna. Fue ganadora del聽Oscar a la Mejor Canci贸n Original聽en 2005 por聽鈥淎l otro lado del r铆o鈥, de聽Jorge Drexler, y obtuvo 21 premios internacionales m谩s.聽
_Fidel_Castro,_presos_en_M=E9?= xico en 1956 cuando preparaban la Revoluci贸n Cubana.

El film relata el viaje que realizaron El Che y Granado a trav茅s de聽Am茅rica del Sur, en 1952. Durante el desarrollo del mismo, Guevara se descubre a s铆 mismo transformado por sus observaciones de la vida de los empobrecidos campesinos聽ind铆genas. A trav茅s de los personajes que encuentran en el camino aprenden sobre las injusticias a las que los pobres se enfrentan, y viven situaciones de distinto tipo, desde las m谩s alegres a las m谩s dram谩ticas. La experiencia les presenta a Guevara y Granado una verdadera imagen de la identidad latinoamericana聽y cambia el curso de sus vidas para siempre.

鈥淪eamos realistas y hagamos lo imposible鈥, 鈥淓l revolucionario verdadero est谩 guiado por grandes sentimientos de amor鈥, 鈥淪i no hay caf茅 para todos, no habr谩 caf茅 para nadie鈥 y 鈥淭odos los d铆as la gente se arregla el cabello 驴por qu茅 no el coraz贸n?鈥, son s贸lo algunas de las frases que este c茅lebre revolucionario cubano-argentino dej贸 para la posteridad y han sido bandera de muchas generaciones en todo el planeta. Hoy, m谩s que nunca, ante las injusticias atroces que padecemos, nos hace falta volver a escuchar su grito inolvidable: 鈥溌asta la victoria siempre!鈥.

COMPARTIR