Antonieta Rivas Mercado

De la redacci贸n de razacero.

驴Qui茅n era Antonieta?

Mar铆a Antonieta Valeria Rivas Mercado Castellanos era la segunda hija del arquitecto Antonio Rivas Mercado, quien dise帽贸 la columna del 脕ngel de la Independencia. Una mujer inquieta desde joven, muy perseverante y decidida para la 茅poca en que vivi贸. Su personalidad fuerte le permiti贸 desafiar a las 鈥渂uenas conciencias鈥 de su tiempo. Quiz谩s la relaci贸n cari帽osa y de respeto con su padre le facilit贸 asumir que lo importante en su vida eran sus deseos, sus pasiones y sus amores. La libertad de ser la llev贸 incluso a 鈥渄ecidir鈥 cu谩ndo y c贸mo morir.

monaFue el mi茅rcoles 11 de febrero de 1931, camin贸聽200 metros聽por la ribera del r铆o Sena, en Par铆s, distancia que la separaba del inmenso atrio de la catedral de Notre Dame鈥 Antonieta entr贸, avanz贸 hacia el altar mayor, se sent贸 en el extremo izquierdo de la primera banca,聽abri贸 su bolsa para sacar la pistola que llevaba dispuesta, maniobr贸 el arma hasta que encontr贸 la posici贸n adecuada鈥 luego la levant贸 lentamente apuntando el ca帽贸n contra la curva izquierda del seno, se le dificultaba sostenerla en las manos. Hab铆a inclinado la cabeza y hab铆a vuelto a levantarla. La detonaci贸n tron贸 en el silencio mortecino del mediod铆a鈥 los sonidos se multiplicaron en las b贸vedas de Notre Dame. Su cuerpo se desliz贸 ante los ojos de Dios. Yac铆a Antonieta con su coraz贸n hecho pedazos鈥 pero libre al fin.

Hab铆an transcurrido 31 a帽os de una vida intensa, brillante y fugaz. Ella pudo ser la primera escritora moderna de nuestro pa铆s pues dominaba excepcionalmente el arte de la literatura. Acaso fueron los recurrentes episodios depresivos, provocados por su azarosa e interesante vida, los que la llevaron a esta decisi贸n final que trunc贸 su vida.

A sus 13 a帽os, debido a la separaci贸n de sus padres, Antonieta se encarg贸 de la administraci贸n de la casa; ante esta nueva situaci贸n de responsabilidades, obtuvo, como contraparte, la libertad; ten铆a entonces 14 o 15 a帽os, iba y ven铆a por la ciudad sin 鈥渞endir cuentas鈥 a nadie, viajaba en un centelleante聽Chrysler聽a sus clases, a sus conferencias y a sus visitas. Tomaba lecciones de literatura, filosof铆a, piano y yoga. Su b煤squeda fue intensa y vers谩til, algo fuera de lo com煤n para su tiempo y para el ambiente cultural de M茅xico.

Alberto Blair era un ingeniero ingl茅s con quien contrajo matrimonio al cumplir los 18 a帽os, 茅l ten铆a 28. Al poco tiempo resuelve separarse pero Blair no acepta su decisi贸n y, entre discusiones y violencia, sobrevino el primer episodio depresivo que sufrir铆a.

En 1919 naci贸 el hijo de ambos, Donald Antonio. Finalmente, ella se separa e intenta conseguir el divorcio y una pensi贸n, empresa fallida que le provoca fuertes tensiones.

En el agitado a帽o de 1929, conoci贸 al candidato opositor al r茅gimen revolucionario representado por el general Obreg贸n: Jos茅 Vasconcelos, ex rector de聽la Universidad Nacional聽y ex secretario de Educaci贸n, quien entre una de sus acciones m谩s relevantes promovi贸 la cultura con ediciones masivas de algunas de las m谩s grandes obras del pensamiento europeo y occidental en nuestro pa铆s. Antonieta apoy贸 con decisi贸n y entusiasmo su campa帽a e inevitablemente se enamor贸 de 茅l; este amor le fue correspondido pero no ten铆a futuro, 茅l estaba casado. El 17 de noviembre de 1929, d铆a de la elecci贸n, Antonieta recibi贸 con sorpresa los resultados en Nueva York; apenas eran las once de la ma帽ana y 鈥測a hab铆a candidato vencedor鈥: Pascual Ortiz Rubio, el general michoacano escogido por Plutarco El铆as Calles. El Maximato continuaba en M茅xico y la persecuci贸n feroz en contra del vasconcelismo iniciaba, por lo que Antonieta viaja a Par铆s para esperar all谩 al amor de su vida, Jos茅 Vasconcelos, quien, sin embargo, no se muestra tan decidido a formalizar su relaci贸n amorosa con ella.

En ese momento, Antonieta ya hab铆a gastado la totalidad de la fortuna heredada de su padre patrocinando a escritores y artistas de la 茅poca, y apoyando la campa帽a electoral de Vasconcelos; tambi茅n, para colmo, hab铆a perdido la patria potestad de su hijo.

frame

Hace m谩s de ocho d茅cadas Antonieta decidi贸 huir de una sociedad que la acosaba y no le permit铆a ser ni transformar los prejuicios, los lastres, las injusticias y la inequidad gen茅rica en un mundo m谩s habitable para todos, para mujeres y hombres, para ricos y desheredados.

Antonieta, desilusionada social y sentimentalmente, prefiri贸 partir de este mundo al que intent贸 modificar con su labor art铆stica y con su activismo pol铆tico que ensuciarse las manos.

As铆 les refut贸 a los traidores al vasconcelismo la valiente Antonieta: 鈥溾樎an chulo nuestro M茅xico!鈥. 隆Tan puerco, les dije, tan puerco como todos los que ven con indiferencia aquella situaci贸n! 驴Qu茅 no les da asco? 驴Qu茅 ya se acabaron los hombres? 隆Por mi parte a m铆 me dan n谩useas al pensar que he de volver a mirar las caras de todos aquellos rufianes sin ponerles el pu帽o en el rostro鈥!鈥.

Una mujer que, a decir de Jos茅 Vasconcelos, 鈥渓e puso condiciones al destino鈥. Actriz, mecenas, escritora, promotora cultural, defensora de los derechos de la mujer y activista pol铆tica, Antonieta Rivas Mercado es un 铆cono en la cultura universal del siglo XX.

COMPARTIR