Parménides García Saldaña

De la redacción de razacero.

PÁG. 12 (1). El rey de La Onda.Nació en Orizaba, Veracruz, el 9 de febrero de 1944, aunque siempre vivió en la colonia Narvarte de la Ciudad de México, de donde eran sus amigos, a quienes incluye como personajes en su novela “Pasto verde” (1968). De clase media, nunca le faltó el dinero y siempre estuvo interesado en la literatura norteamericana, especialmente de Scott Fitzgerald, Hemingway, Mailer y Salinger, y la poesía y actitud contracultural de los beatniks; en música le gustaba el rock o rock and roll y, por influencia de su padre, tenía un gran interés en el marxismo. Sus padres no comprendían sus gustos musicales ni su rebeldía, por lo que siempre tuvo problemas en la escuela y su padre decidió mandarlo a estudiar a Louisiana, a Tulane University, en Baton Rouge, donde se interesó por la marginalidad contracultural de ese país. A su regreso a México ingresó a la facultad de Economía de la UNAM, la que abandonó para dedicarse a leer, escribir cuentos y vivir todo tipo de experiencias con sus amigos.

PÁG. 12 (3).Conoció al crítico Emmanuel Carballo, quien revisó algunos de sus cuentos y se hizo su maestro. Más tarde, estos cuentos conformarían su libro “El rey criollo” (1971), titulado así por la película de Elvis Presley (1957); en su libro, Parménides retrata la problemática de la juventud clasemediera mexicana alrededor de las drogas, el alcohol, el sexo y el rock, y su rebelión a los patrones sociales impuestos.

Parménides era amigo inseparable de “reventón” del actor Arsenio Campos, personaje en su novela “Pasto verde”; con los escritores Juan Tovar y Ricardo Vinós escribió una adaptación del cuento “Pueblo fantasma”, de Juan Tovar, con la que ganaron el tercer lugar en el concurso de guiones en el que resultó ganador el guión titulado “Los Caifanes”, de Carlos Fuentes.

Parménides era muy amigo y discípulo de Elena Poniatowska, quien en su libro “Ay vida no me mereces” escribe sobre su relación con él. También fue amigo e incluso mentor de Alex Lora y de Fito de la Parra, baterista de Canned heat. Parménides era uno de los más prestigiados críticos de rock y blues.

Consumía alcohol y drogas como todos sus contemporáneos, aunque más alcohol, que fue lo que lo mató, pero el constante consumo de éstos provocó que sus padres lo metieran a un hospital psiquiátrico. Junto con sus amigos de la Narvarte irrumpían en eventos literarios, una de esas ocasiones fue en un cóctel de Carlos Fuentes. También solía insultar a los policías, por lo que fue encarcelado en varias ocasiones; de éstas experiencias surgió el cuento “De barbas”.

Participó con “Pasto verde”, que originalmente se llamaba “La onda”, en un concurso de primeras novelas organizado por la Editorial Diógenes en 1968, no ganó pero provocó un gran interés. Sin saberlo, Parménides García Saldaña estaba creando un nuevo género literario, el de La Onda, al mezclar el idioma español con términos anglosajones y, de manera irreverente y a veces hasta vulgar, exponer la hipocresía y conformismo de la sociedad de la década de los sesenta.

A mediados de los setenta, Joaquín Mortiz le publicó el libro de poemas Mediodía (1975).

En medio de sus continuos ingresos a clínicas psiquiátricas, Parménides García Saldaña retiró de la editorial su libro En Algún Lugar del Rock (El Callejón del Blues) porque se tardaron en editarlo; años después de su muerte este libro fue mal editado y, según José Agustín, contiene textos comparables a los de José Revueltas.

El Rey Criollo, libro de cuentos (editorial Diógenes, 1968), es su obra más conocida y accesible, y hasta la fecha la editorial Planeta no lo ha dejado de editar y reimprimir.

Existe una investigación sobre sus últimos momentos de vida, que se tomó de algunos artículos periodísticos en Excélsior publicados por Magdalena Saldaña (sin parentesco), periodista que tenía un gran apreció por él por su extraordinaria inteligencia y genialidad, además de compartir el gusto de leer a Shakespeare en inglés.

Parménides murió solo el 19 de septiembre de 1982, a los 38 años, en la Ciudad de México, en su cuarto de azotea de la colonia Polanco que sus padres le habían adquirido pues era muy difícil sobrellevarlo por su carácter irascible, derivado de sus trastornos psiquiátricos. Su cuerpo fue encontrado ocho días después de haber fallecido a causa de pulmonía, según reveló la autopsia.

Las investigaciones evidenciaron el deterioro de su salud, la que por voluntad propia fue minando. Sólo sus padres velaron por él. Murió escribiendo (sus últimos artículos fueron publicados en Excélsior de manera póstuma).

Parménides era llamado el Rey de la Onda y es uno de los locos más lúcidos que han existido en la literatura contemporánea mexicana. En sus textos siempre se manifestó en contra del orden establecido y a favor de las libertades absolutas. Quería cambiar el mundo.

COMPARTIR