De la redacción de razacero.

Muchas fueron las expectativas de cambio positivo que el pueblo de Durango se fincó cuando el pasado 5 de junio de 2016 le dio su voto a la coalición PAN-PRD, encabezada por el ex senador José Rosas Aispuro Torres, ahora gobernador de esta entidad, pero desgraciadamente no todos los integrantes de su gabinete cubren los requisitos y el perfil para realizar sus funciones con eficacia y cumplir con las exigencias de la ciudadanía.

Uno de estos funcionarios es el ya de sobra señalado Dr. César Humberto Franco Mariscal, secretario de Salud, identificado en todo este sector por su vulgaridad y la prepotencia con la que trata al personal de esta institución.

Muchas han sido las veces que este secretario de marras ha declarado ante los medios de comunicación locales el estado lamentable en que encontró la secretaría de Salud en el inicio de este sexenio, y los adeudos millonarios que la anterior administración priísta dejó en el sector Salud. Pero lo cierto es que ahora, a seis meses de que tomó posesión de su cargo, el Dr. Franco Mariscal ha sido incapaz de solucionar los problemas graves que aquejan a esta secretaría y que perjudican directamente tanto a los derechohabientes como a los contribuyentes en general.

Y ya no se trata de acciones heredadas por el anterior gobierno priísta sino de anomalías y corruptelas generadas ya bajo su gestión, y fomentadas y toleradas por el mismo.

Hoy, a nuestra redacción llegan con frecuencia denuncias de trabajadores de esta secretaría de Salud, de fuentes confiables que revelan la verdadera situación que se vive al interior de esta institución como ineficacias que provocan la muerte de los derechohabientes, además de detallar la manera en que nuestros impuestos se siguen yendo a los bolsillos de unos cuantos vivales:

“En la actualidad, la mortalidad del Hospital 450 en la especialidad de Cardiología es muy alta debido al poco interés del jefe de Cardiología y la pobre gestión que hace para mejorar este servicio.

“Existen programas ya establecidos que no se ejecutan al 100%, como es la atención de infarto agudo. Este padecimiento debe de tratarse en los primeros 90 minutos, de lo contrario la mortalidad aumenta hasta un 80%, y el Hospital 450 no está teniendo la capacidad para atender estos casos debido a la incompetencia de sus directivos”, acusan los trabajadores.

A medio año de iniciado "el gobierno del cambio" ya se practican las mismas corruptelas que se daban en los anteriores gobiernos priístas.
A medio año de iniciado “el gobierno del cambio” ya se practican las mismas corruptelas que se daban en los anteriores gobiernos priístas.

Otra de las muchas irregularidades que se presentan en este hospital y en esta misma área de Cardiología, ya bajo la administración del Dr. César Humberto Franco Mariscal, “son los altos costos de procedimientos, que por no existir licitaciones desde hace más de 10 años todo se compra a la empresa Grupo DEM, cuya representante legal es la Srita. Pamela González Pacheco, sobrina del conocido cardiólogo Sergio González Romero, asesor del secretario de Salud, Dr. César Humberto Franco Mariscal, quien en contubernio con el Dr. Iván González Pacheco, hermano de Pamela, y también sobrino del Dr. Sergio González Romero, se están enriqueciendo vendiendo los insumos de cardiología al precio que quieren, pues, como mencionamos, no hay licitaciones y el secretario de Salud, Dr. Franco Mariscal, como director de los Servicios de Salud realiza las adjudicaciones directas a su antojo, especialmente a sus familiares, amigos y colaboradores cercanos”, manifiestan indignados los empleados, y continúan:

“El jefe de servicios de Cardiología, Dr. Anuar Delahanty, amigo desde la facultad del hijo del secretario de Salud, Dr. César Humberto Franco Mariscal, es quien autoriza los pagos a la empresa ya mencionada”, concluyen los trabajadores denunciantes que solicitan el anonimato por temor a ser despedidos de sus empleos.

Y lo mismo sucede en el Centro Estatal de Cancerología, en donde el administrador, C.P. Juan Carlos Díaz, denuncian empleados de este centro, ya ha hecho de este lugar un auténtico infierno para los trabajadores, negando permisos, vacaciones, pases de salida y acosando laboralmente a las empleadas. “El C.P. Juan Carlos Díaz, metió a trabajar a su cuñada como jefa de Archivo, pero su código es de cocinera”, denuncian.

Así las cosas, esta es solo una parte del esquema hamponeril que ya funciona en la secretaría de Salud del estado de Durango bajo la complacencia absoluta de su titular, el Dr. César Humberto Franco Mariscal, uno de los integrantes más importantes del gabinete del “gobierno del cambio”, encabezado por el Dr. José Rosas Aispuro Torres.

Dr. César Humberto Franco Mariscal, corrupto secretario de Salud que solapa las ineficiencias, los saqueos y los conflictos de intereses de sus colaboradores.
Dr. César Humberto Franco Mariscal, corrupto secretario de Salud que solapa las ineficiencias, los saqueos y los conflictos de intereses de sus colaboradores.

COMPARTIR