Parece difícil que la clase obrera se organice para emprender la lucha de clases y evitar su explotación.

Pedro Echeverría V.

  1. “La ideología dominante en una sociedad es la ideología de la clase dominante”. Todo el conjunto de creencias religiosas, políticas, las formas de vivir y las “verdades” que manejamos son enseñanzas que hemos recibido en el hogar, la escuela, la iglesia, en los medios de información y en la sociedad. Por ello cuando se anuncia una encuesta, un referéndum, un plebiscito o una consulta, siempre estoy seguro de que los convocados siempre apoyarán las ideas de derecha porque en el mundo es la ideología que siempre ha dominado, sin olvidar que podría haber una rarísima excepción. También, cuando se habla de una consulta sobre el aborto, leyes de orden y castigo, y partidos políticos, me explico con facilidad los resultados.
  2. Estaba escuchando hace unas horas una polémica acerca de la integración del gobierno español, en el que juegan un papel central el derechista PP, el centrista PSOE, el de centro-izquierda Podemos y el derechista Ciudadanos. Por sus posiciones políticas e intereses personales han pasado ya más de tres meses sin llegar a acuerdos; pero los poderosos capitalistas de la empresa pública, privada y extranjera no han descansado en mover sus piezas para garantizar un gobierno derechista que garantice la seguridad de sus inversiones, sobre todo de sus enormes ganancias. Aquí, como en todas partes, la población nunca ha contado más que como fuerza de trabajo, como productora de riqueza y como receptora de ideología dominante.
  3. A lo largo de esa polémica por televisión –de las centenares que se transmiten en España- se repitió como información que “los resultados de una encuesta al pueblo español” arrojaban el rápido crecimiento del PP y Ciudadanos, que el PSOE permanecía sin moverse y el que se había desplomado era Podemos, por la intransigencia de su líder Pablo Iglesias. Se decía que en caso de que se realizaran nuevos comicios esos serían los resultados porque la población está cansada de líderes tercos e intransigentes. Obviamente esas previsiones no me alarman, sorprenden, alegran o disgustan; al contrario, pienso que confirman que la derecha mundial vive desde hace varios años un período de recuperación y consolidación.
  4. El tiempo progresista de Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Lula, los Kirchner, Mujica, los Castro -que representaron las luchas contra el imperialismo y el neoliberalismo- fue frenado y está siendo destruido con distintas estrategias por el capitalismo mundial. Con boicot a la producción y el comercio, con bloqueos, dolarización, devaluaciones, desplome de precios, golpes de Estado o cualquier acusación, el dinero del imperio ha sido suficiente para la desestabilización de cualquier país. Si bien cada uno de esos gobiernos -como todos en la historia- ha cometido desaciertos o errores, estas pifias las han provocado y las han exagerado los medios de información al servicio del imperio para manipular a la población y lanzarla contra ellos.
  5. La realidad es que de lo único que podría acusar a esos gobiernos de centro/izquierda es de su “blandenguería” o pusilanimidad por no entregar armas a sus pueblos para defenderse de la agresión imperialista y empresarial; pero (obvio) no es una cosa fácil (incluso parece imposible) en un régimen “legal” capitalista de gobierno que controla todo. (Es cuando me pasa en la mente un López Obrador en la Presidencia de México, amarrado de pies y manos por los grandes empresarios y el imperialismo sin poder hacer nada, aunque esté en forzamiento para soltar sus amarres). La realidad es que ninguno de esos gobiernos progresistas ha sido malo sino simples obedientes de las órdenes del capital que los reglamenta y controla.
  6. ¿Por qué la derecha y el capitalismo se recuperan siempre y reconfirman su dominación en todos los países? Porque todavía son muy potentes, y nosotros -el pueblo- seguimos siendo débiles por falta de consciencia y unidad. Y no es nada fácil liberarse de esa terrible carga que llevamos desde hace milenios. ¿Te puedes imaginar a un pobre trabajador que después de ocho horas de trabajo y dos de transporte llega a su domicilio a ver televisión y lidiar en la distribución de un salario que no alcanza para nada? ¿De dónde carajos le va a surgir las idea de la lucha de clases, de salir a la calle a protestar o que es necesario hacer una revolución social? ¿Cómo el capitalismo va a dejar de meter futbol, novelas, fiestas y borrachera en la cabeza del trabajador?
  7. Cuando he escuchado las decenas de polémicas, entrevistas y discursos de Julio Anguita, Monedero y Pablo Iglesias, he sentido un ambiente y una correlación de fuerzas en España hacia la izquierda; pero cuando me pongo a recordar al gobierno de la República desbaratado por el ejército y la dictadura de Francisco Franco y la continuidad del franquismo en la “Monarquía Constitucional Hereditaria”, me pregunto: ¿De dónde puede salirle un fuerte movimiento anarquista y de izquierda a los españoles si aún siguen anclados en una monarquía hereditaria que los domina desde 1939, es decir, desde hace 77 años? Por ello el PSOE, que en los años 50 y 60 fue de ideología socialista, ha preferido tornarse de derecha, como el PP y Ciudadanos.

COMPARTIR