De la redacción de razacero.

En plática reciente con el prestigiado periodista lagunero Juan Monrreal López nos comentó que hace varios años una calle del municipio de Gómez Palacio se llamaba Lázaro Cárdenas, “le cambiaron el nombre para ponerle el nombre del ex alcalde y empresario Carlos Herrera Araluce”.

El pasado 9 de octubre, con la presencia del gobernador de Durango, Dr. José Rosas Aispuro Torres, la alcaldesa gomezpalatina, Juana Leticia Herrera Ale, develó el busto de su padre, Carlos Herrera Araluce, en la esquina que forman las avenidas Morelos e Independencia, de esta ciudad.

Sobre la marcha, el 10 de octubre el diputado local Sergio Uribe Rodríguez, incondicional del grupo político afín a la familia Herrera Araluce-Ale que ha ejercido un largo cacicazgo político en este municipio, entregó una petición formal al ayuntamiento de Gómez Palacio “para que se considere el cambio de nombre del Parque Industrial Lagunero por el de Parque Industrial ‘Carlos A. Herrera Araluce’, en reconocimiento a uno de los principales promotores del desarrollo industrial y económico de este municipio”.

A como van las cosas, y de acuerdo a lo que comenta el periodista Juan Monrreal López en su artículo publicado el 9 de septiembre respecto a que esta alcaldesa declaró en un programa de televisión local que “sigue hablando con su padre (ya fallecido) y que le da consejos”, muchos ciudadanos gomezpalatinos ya han comenzado a mostrar cierta molestia y manifiestan que “no nos sorprendería que un día de estos la alcaldesa Juana Leticia Herrera Ale se presente en el Congreso de Durango a pedir el cambio de nombre de nuestro amado municipio de Gómez Palacio por el de ¡Carlos Herrera Araluce!”.

El busto del empresario Carlos Herrera, develado el pasado 9 de octubre en la Av. Morelos e Independencia del municipio de Gómez Palacio, Dgo.
El busto del empresario Carlos Herrera, develado el pasado 9 de octubre en la Av. Morelos e Independencia del municipio de Gómez Palacio, Dgo.
n103
Periodico razacero edición núm. 103.

“Alguien debe de parar este desmedido culto a la persona de este político, ya que si bien es cierto que generó fuentes de empleo también es cierto que su cacicazgo y el de los Rebollo han mantenido a Gómez Palacio en el atraso político, económico y social. Una cosa es lo que se dice y otra cosa es la realidad”, comenta vía telefónica una ciudadana que solicita el anonimato por temor a las represalias que pudiera sufrir por parte de los integrantes del grupo que localmente es conocido como el grupo “Carlos Herrera” y que se ha caracterizado por practicar acciones gangsteriles en contra de quienes no están de acuerdo con sus ideas.

Y no es para menos pues recientemente uno de nuestros voceadores fue agredido física y verbalmente en el interior del palacio municipal de Gómez Palacio por “vigilantes”, y despojado de 20 periódicos de nuestra edición Núm. 103, en la que nuestra casa editorial denuncia el nepotismo de la alcaldesa Juana Leticia Herrera Ale al designar a su sobrino, Víctor Habib Araluce, como director de Desarrollo Social.

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR