México del norte, México del sur

La marihuana, para los gringos ya es un negocio redondo mientras para el pueblo de México sigue representando sangre, muerte y cárcel.

Sócrates Campos Lemus.

Primero nos hicieron la guerra, después nos invadieron y nos robaron la mitad del territorio nacional, ahora nos saquean los recursos naturales y humanos, nos roban las variedades de marihuana, y si antes las exportábamos ahora las importaremos… solamente nos falta que, como a el chinito, nos hagan bolita.

Mientras el presidente Peña Nieto se desvive por hacer brujerías y conjuros para enviarles buenas vibras a los gringos, especialmente a Trump, este presidente electo de EE.UU., continúa con sus declaraciones: DEPORTARÁ A LOS INMIGRANTES QUE TIENEN ANTECEDENTES PENALES, CERCA DE TRES MILLONES, SEGÚN SUS ESTIMACIONES, “VAMOS A ECHARLOS DEL PAÍS O A ENCARCELARLOS, LOS VAMOS A SACAR DEL PAÍS PORQUE ESTÁN AQUÍ DE FORMA IRREGULAR”, dice.

Trump reiteró su promesa de construir un muro entre México y E.U., aunque admitió que podrían alzarse vallas… “pero el muro es lo más apropiado… así se decidirá sobre el futuro del resto de emigrantes indocumentados que son entre seis y ocho millones, una vez que se haya fortalecido la frontera”, declaró. Y bueno, todos sabemos que ahora que Videgaray iluminadamente lo invitó ya se promueve como el próximo embajador por sus relaciones con la familia Trump, y el mismo Trump le dijo, después de su exitosa y brillante visita a México donde le pagamos viaje y estancia, que estaba seguro que MÉXICO PAGARÍA POR EL MURO FRONTERIZO y que estaba seguro que, también, debería hacer cambios en el TLC, y casi casi nos dijo que los mexicanos (los funcionarios) estaban listos para bajarse los pantalones y aceptar, con la sonrisa en la boca, las condiciones del pinche gringo.

Y así, en tales condiciones, es lógico que con la derrota de la Clinton, “La Calderona” ya siente pasos en la azotea, y el niño Anaya le juega bien las contras para ser él y no la doña el que sea el candidato del PAN, el partido de los panuchos, de los reaccionarios, de los mochos, de los que tragan santos y cagan diablos, para la presidencia de la República en el año 2018… y en tales acciones, al parecer, AMLO, convencido de que lo estarán chingoteando entre todos, declara que si no gana la presidencia en el 18 materialmente se iría a “la chingada”, nombre del rancho que tiene por allá, donde siempre lo han enviado.

La realidad es que no se podrá evitar declarar que “Lord Botellas”, Jelipe Calderón, es el responsable de la matanza y del baño de sangre que sufrimos en México y que, además, en forma pendeja, dejó el negocio de la marihuana en manos de los gringos, de tal suerte que mientras en el país matan a gente inocente con el  pretexto de la guerra contra las drogas, en los E.U., hay una intensa campaña para su legalización; por esa razón, en la pasada contienda electoral estadounidense se aprobó el uso legal de la marihuana en siete estados y en 23 se aprobó su uso medicinal.

Solamente para que se dé cuenta de la joda que nos pararán los gringos, el “Lord Botellas” Calderón debería saber que las ventas anuales calculadas para California para el 2020, serán un nicho de mercado de más de siete mil 700 millones de dólares, por los cuales el gobierno cobrará el 15% de impuestos, y existe una tendencia a aumentar los impuestos a las armas, a los licores y al tabaco.

Si mal no recuerdo, hace muchos años se presumía que México tenía siete de las variedades más comerciales de marihuana, y esto determinaba la producción en valles y montañas de la jodidez, de tal suerte que miles de campesinos pobres tenían, cuando menos, de qué mantenerse con esa producción, y se mantenía la paz social porque nadie peleaba por hambre. Jodidos pero tranquilos y en paz. Lo mismo sucede con la producción de amapola que genera el opio, y hoy, para que sepamos, esta producción emigra de la zona de oro: Sonora, Chihuahua, Durango y Sinaloa a Puebla, Chiapas, Guerrero y Oaxaca, por lo que la violencia también emigra a esta región sureña, tal como se manifiesta en Guerrero y en Oaxaca, en la Costa, la Cuenca, las Sierras, el Istmo y el Valle, así como en varias regiones de Puebla y Chiapas. Además hay que agregar que el intenso tráfico de drogas, armas, gente, dinero y mercancías en la región del Istmo, provenientes de Centro y Sur América, son de tal nivel e intensidad que ya controla la región del Istmo en su paso de Salina Cruz a Coatzacoalcos, y de ahí a la zona del Golfo y del Pacífico.

La famosa tirada de los gringos de generar el México del Norte y el México del Sur comienza a tomar forma, ya que, seguramente, los norteamericanos buscan establecer la zona de seguridad para ellos que corra desde el Istmo y evite contaminar la región Sur de los Estados Unidos para mantener la región en paz y que su territorio no sufra por la violencia ni la inseguridad.

La realidad es que la visión de Porfirio Díaz no fue mala, a pesar de su nivel dictatorial y de cacique violento no se podrá evitar decir que no permitió la construcción del canal de Tehuantepec para prevenir que los gringos nos generaran el México del Norte y el México del Sur, cuestión que hoy ya es una realidad por la penetración cultural, económica y de drogadicción y armas que se manifiesta en esas regiones del México bronco y del México sojuzgado… así que bien diremos: Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los E.U., pero tan jodido por los gobernantes y políticos entreguistas que les han facilitado la tarea a los gringos… ellos se bajan los calzones y nos violan a todos… así está la cosa.

¿Será que la famosa Zona Económica Especial es el inicio del rompimiento de México en Norte y Sur?… pues, cuando menos, la administra un entreguista, no hay duda, un miembro de la plutocracia vallista oaxaqueña. NO COMPREMOS PRODUCTOS YANQUIS, COMPREMOS LO QUE PRODUCIMOS LOS MEXICANOS…

COMPARTIR