Durango, los enemigos de Esteban

Fernando Miranda Servín.

 

En Durango, cada día se calienta más el ambiente político con miras a las elecciones de 2015 y 2016. En este contexto, el alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal, parece perfilarse como el candidato del PRI a la gubernatura del estado y seguro ganador. Pero la política tiene mucha similitud con las intervenciones quirúrgicas y los partidos de futbol, en los que las cosas pueden cambiar de un momento a otro. Así, podría pensarse que el edil duranguense tiene sus principales adversarios en los llamados partidos de oposición, como el PAN o Movimiento Ciudadano, ya que el PT y el PRD ni de broma se pueden considerar como verdaderas opciones opositoras.

Esteban Vilegas. Las zancadillas, de su propio equipo de colaboradores.
Esteban Vilegas. Las zancadillas, de su propio equipo de colaboradores.

Por las luchas intestinas que se desarrollan al interior del PAN a nivel nacional, en las que se están exhibiendo toda clase de corruptelas que han cometido los principales jerarcas que se disputan la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional de este partido, lo más seguro es que el PAN duranguense llegue a las futuras elecciones muy mermado en su credibilidad, y quizá solo lo salve un poco la popularidad que aún mantiene su candidato natural, no panista, José Rosas Aispuro Torres, cuyas preferencias electorales muy probablemente disminuyan luego de haber votado también, al igual que los priístas, a favor de la reforma energética. Y el Movimiento Ciudadano en esta entidad norteña deja mucho que desear con un líder estatal que ha hecho de este partido un auténtico monumento al nepotismo. Y es que, sin ningún pudor, el dirigente de Movimiento Ciudadano, Dr. José Ramón Enríquez Herrera, desde que este partido se llamara Convergencia mantuvo en la nómina a familiares y servidumbre, ocupando los principales cargos. Luego, en las pasadas elecciones de 2013, descaradamente colocó a sus hermanos en los sitios idóneos como candidatos para asegurarles por la vía plurinominal una diputación local y una regiduría, dos de los tres puestos de elección popular con que cuenta este partido a nivel estatal. Estos hechos, por supuesto, fueron muy mal catalogados por el electorado duranguense.

Por lo anterior, los verdaderos enemigos del presidente municipal priísta, Esteban Villegas Villarreal, no son los panistas con Aispuro ni el nepotista cacique del MC, José Ramón Enríquez Herrera, ni mucho menos los inofensivos PT y PRD… son sus mismos colaboradores que se están encargando de deteriorar su imagen política frente a la ciudadanía, y que podrían provocar que decenas de miles de votos que podrían darle un triunfo holgado vayan a dar a cualquiera de las opciones arriba mencionadas, y, en una de esas, hasta darle la voltereta a los resultados.

En Durango, la precampaña ya comenzó y el proselitismo a favor de la oposición lo están haciendo personajes como el Director Municipal de Seguridad Pública, Lic. Noel Díaz Rodríguez, quien como titular de esta dependencia se dedica a otras cosas, menos a cumplir con el trabajo por el cual le pagamos los contribuyentes, que es el de salvaguardar la seguridad de los duranguenses y prevenir el delito. Hoy, en Durango los delitos del fuero común han aumentado hasta en un 30% en relación al trienio anterior, y muchos de los agentes de la DMSP se dedican más a extorsionar a taxistas, automovilistas y conductores ebrios que a desempeñar sus labores.

 Noel Díaz Rodríguez, director municipal de Seguridad Pública.
Noel Díaz Rodríguez, director municipal de Seguridad Pública.

El Lic. Juan Rafael Rosales Sida, Coordinador General de Inspectores del municipio de Durango, es otro de los funcionarios enemigos del edil Esteban Villegas, ya que ha provocado la antipatía de miles de pequeños comerciantes hacia la gestión del futuro candidato priísta a la gubernatura duranguense. Rosales Sida, ex policía con negro historial dentro de la Fiscalía General de Durango, en donde fue titular de la DEI, se ha dedicado a agredir, a fustigar y a hostilizar a la planta productiva de la capital con su pequeño ejército de inspectores extorsionadores que levantan actas a los comerciantes sin exhortos ni inspecciones previas y, bajo la amenaza de clausura, obtienen fuertes dádivas. Así, propietarios de talleres mecánicos, estéticas, tiendas de abarrotes y prestadores de servicios tienen que cubrir una cuota, al más puro estilo Templario, de mil 500 pesos para que sus negocios no sean clausurados.

Rafael Rosales Sida, coordinador de inspectores del municipio de Durango.
Rafael Rosales Sida, coordinador de inspectores del municipio de Durango.

Y a tal grado llega el descontento de los comerciantes duranguenses que ya comienzan a manejar la especie de exigirle al representante de la Cámara Nacional de Comerciantes en Pequeño que convoque a un paro de actividades en protesta por la actitud delincuencial de estos “servidores públicos”. “Mientras a nosotros nos levantan actas, clausuran y extorsionan, las ‘ventanitas’ y prostíbulos funcionan como si nada, ¿de qué se trata?”, manifiesta indignado un comerciante de la zona oriente de la ciudad de Durango.

Otro enemigo del Dr. Esteban Villegas es el Subsecretario de Atención y Participación Ciudadana, Lic. José Nazario Ortega Vera, quien como tal niega apoyos económicos a organizaciones y ciudadanos que no son afines al PRI y, en el colmo, mediante oficios que tienen el sello de la presidencia municipal, de manera anómala pone los bienes inmuebles del municipio de Durango a disposición de algunos líderes gangsteriles de la CNOP, dañando a terceros que, por supuesto, no son priístas. Hoy, varias organizaciones sociales que tienen un vasto poder de convocatoria y han sido excluidas del reparto de recursos financieros y perjudicadas por este funcionario visceral, seguramente votarán por otra alternativa diferente al PRI.

Nazario Ortega Vera, subsecretario de Atención y Participación Ciudadana.
Nazario Ortega Vera, subsecretario de Atención y Participación Ciudadana.

El director del Instituto Municipal del Arte y la Cultura, Lauro Arce Gallegos, a pesar de ser uno de los colaboradores cercanos de Esteban Villegas, actúa como su enemigo. La política cultural de la ciudad de Durango no tiene ni pies ni cabeza, no existe, pues este directivo confunde marcadamente la cultura con el entretenimiento, y este instituto se ha convertido en mero contratista de espectáculos comerciales foráneos sin que fomente, para nada, la formación cultural de la ciudadanía. Lauro Arce Gallegos ya tiene una denuncia en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, presentada por el promotor cultural Sergio Delgado, por negarse a proporcionar el presupuesto de 2 mil 500 pesos mensuales que el programa cultural “Los reyes de la serenata” ha recibido durante todas las administraciones anteriores. El subdirector de este instituto, Francisco Pérez Meza, descalifica a quienes se atreven a criticar a Lauro Arce Gallegos, y tacha como “amarillistas” a los medios de comunicación que publican las denuncias de la ciudadanía en contra de los directivos de este instituto.

Lauro Arce Gallegos, director del IMAC.
Lauro Arce Gallegos, director del IMAC.

Y, para finalizar por el momento, un enemigo más de EVV es su ex director de Protección Civil, Héctor Partida Romero, quien junto con su vocera, Fátima Salazar, tuvieron que renunciar a sus cargos tras el escándalo suscitado por publicar mensajes difamatorios en contra del periodista Rubén Cárdenas, desde la cuenta oficial de Twitter denominada @bomberosdurango, perteneciente a la Dirección de Protección Civil y manejada por ambos personajes. Héctor Partida y Fátima Salazar, según funcionarios del municipio de Durango, podrían regresar a ocupar sus puestos.

Héctor Partida Romero, ex director de Protección Civil.
Héctor Partida Romero, ex director de Protección Civil.

Así las cosas, y por lo que se puede observar, los partidos de oposición no tendrán necesidad de realizar una extenuante campaña electoral, ni tendrán que asestar golpes bajos a Esteban Villegas para obtener votos, ya que estos mismos funcionarios aquí mencionados se encargarán de que el Dr. Villegas Villarreal llegue a gatas a la contienda electoral de 2016, y con un alto riesgo de perder la gubernatura ante el ex priísta senador del PAN, que no es panista (“soy más de izquierda que de derecha”), José Rosas Aispuro Torres.

 

COMPARTIR