Jesús y los otros crucificados

De la redacción de raza cero.

Esta Semana Santa se cumplen aproximadamente 1981 años del homicidio de Jesús de Nazaret, perpetrado por la jerarquía religiosa judía, denominada Sanedrín, y el imperio romano, representado por el procurador Poncio Pilatos, en Jerusalén.

Jesús, mejor conocido como Jesucristo o Cristo, según los evangelios y testimonios de la época, con sus parábolas y enseñanzas filosóficas pretendía liberar del yugo romano y de las contradicciones de la élite religiosa judía a todos esos pueblos que habitaban esa zona del Medio Oriente, que hasta la fecha permanece convulsionada, inmersa en guerras entre judíos y árabes por disputas geográficas y religiosas.

Y la liberación que Jesucristo proponía no solo era física sino también espiritual ante el alto grado de corrupción que habían alcanzado los representantes del judaísmo y del imperio romano.

Así, al comenzar a tener cientos de seguidores, Jesús fue arrestado, crucificado y asesinado. En este contexto, Cristo es el primer redentor más conocido en la historia de la humanidad. Luego vendrían otros vivales a apoderarse de sus enseñanzas para retorcerlas, beneficiarse personalmente y vivir en medio de lujos, contrastando sus actos con la austeridad con la que vivió este profeta.

Pero alrededor del planeta ha habido muchos más personajes iluminados que de igual manera han sido asesinados en medio de esa eterna búsqueda de las libertades: Abraham Lincoln pagó con su vida el haber abolido la esclavitud en Estados Unidos, lo mismo Martin Luther King en su batalla pacífica por los derechos civiles de la raza negra en este mismo país; se dice que John Lennon fue asesinado por oponerse a los genocidios que hasta la fecha lleva a cabo el gobierno estadounidense cuando invade países para despojarlos de sus riquezas naturales, como el petróleo, principalmente.

Mahatma Gandhi fue eliminado por su fuerte pacifismo y crucial postura para liberar a la India del imperio británico. Emiliano Zapata fue acribillado por exigir justicia y libertad para los campesinos mexicanos. Ernesto El Che Guevara fue ejecutado en Bolivia por intentar liberar a este país de la opresión y miseria en que vivía bajo las botas militares.

Como estos, hay muchos otros ejemplos que no podrían caber en esta página, muchos redentores o ángeles que nos cayeron del cielo y que, al igual que Jesús, estuvieron dispuestos a dar su vida por nosotros. Todos ellos también deben ser recordados con respeto y admiración, junto con Jesús, el máximo revolucionario de la historia.

 

COMPARTIR