Fernando Miranda Servín.

En su afán de reprimir y perjudicar económicamente al periodista gomezpalatino Juan Monrreal López, director del portal noticioso Demócrata Norte de México que ha denunciado muchas de sus corruptelas, la alcaldesa caciquil de Gómez Palacio, Juana Leticia Herrera Ale, ha terminado enlodando la imagen de los poderes Ejecutivo y Judicial del estado de Durango.

El pasado 21 de septiembre, el juez federal titular del Juzgado Primero de Distrito de La Laguna en el Juicio de Amparo Núm. 1220/2018 determinó amparar al periodista Juan Monrreal y suspender el juicio por “daño moral” que en su contra interpusieron de manera dolosa la alcaldesa Juana Leticia Herrera Ale y el Juez Primero de Primera Instancia del Ramo Civil, Gerardo Ramírez Juárez.

Los poderes Ejecutivo y Judicial del estado de Durango han quedado desprestigiados al ponerse a las órdenes de la alcaldesa de Gómez Palacio, Juana Leticia Herrera Ale, para reprimir al periodista Juan Monrreal López.
El amparo emitido por un juez federal que protege al periodista Juan Monrreal y suspende el juicio por “daño moral” promovido dolosamente en su contra por la alcaldesa represora de Gómez Palacio, Juana Leticia Herrera Ale, y el juez corrupto Gerardo Ramírez Juárez. (Clic Para Ampliar)

Así, de esta manera vergonzosa, quedó evidenciado el Poder Ejecutivo del estado de Durango, que desde hace dos años recibió oficio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en el que le solicitó que implementara de inmediato medidas cautelares para proteger la vida y patrimonio del periodista Juan Monrreal. 

Esta petición de la CNDH recayó en el titular de la Secretaría General de Gobierno, Arq. Adrián Alanís Quiñones, quien por su marcada cercanía y relación de servidumbre con la alcaldesa gomezpalatina Juana Leticia Herrera Ale, hizo caso omiso de la mencionada petición negándose a intervenir con sus oficios políticos para evitar que el periodista Juan Monrreal fuera constantemente agredido con denuncias penales arbitrarias y demandas ilegales por parte de la presidenta municipal de Gómez Palacio y su cabildo en pleno. Y hasta la fecha este “servidor público” continúa ignorando los dictados de la CNDH.

“El hermanastro de la alcaldesa Juana Leticia Herrera Ale, Manuel Ramos Carrillo, es el Subsecretario de Gobierno para La Laguna, esto y su sumisión a la familia Herrera Ale son las razones por las que el Arq. Adrián Alanís Quiñones ha ignorado la petición de la CNDH”, manifiesta el periodista Juan Monrreal a razacero.

Arq. Adrián Alanís Quiñones, Secretario General de Gobierno del estado de Durango, vergonzosa la actuación que ha tenido en este caso mostrando sumisión absoluta a los intereses de la dinastía caciquil Herrera Ale.

Por otro lado, el Poder Judicial del estado de Durango también ha quedado desprestigiado en este caso tan sonado, pues relata Juan Monrreal:

“A sabiendas de que la CNDH había solicitado al gobierno estatal medidas cautelares para proteger mi vida y patrimonio, la alcaldesa Herrera Ale y el Juez Primero de Primera Instancia del Ramo Civil, Gerardo Ramírez Juárez, decidieron demandarme por ‘daño moral’ con el único objetivo de perjudicarme económicamente, además de que una autoridad, como lo es un alcalde, no puede demandar a un civil”.

Ya en el inicio de este juicio viciado, Juan Monrreal fue objeto de marrullerías por el juez de marras arriba mencionado:

“Primero se negó a recibir mi contestación porque según él la presenté a destiempo, luego alteró el expediente e inclusive asesoró al abogado de la alcaldesa para que corrigiera las pifias que había cometido en la estructuración de su demanda. Todo esto se lo hice saber directamente al Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Lic. Esteban Calderón Rosas, quien me ignoró por completo. Luego expuse por escrito estas anomalías al Consejo de la Judicatura del Poder Judicial, pero esta instancia también hizo caso omiso protegiendo al juez Gerardo Ramírez Juárez”, expone el comunicador lagunense desnudando la corrupción y putrefacción que existe en esta institución que debería ser honorable.

Lic. Esteban Calderón Rosas, Presidente del Poder Judicial del estado de Durango, conoce las corruptelas que cometen algunos de sus jueces, pero no hace nada para impedir los atropellos que cometen en contra de la ciudadanía.
El periodista Juan Monrreal López, ante la corrupción extrema del gobierno estatal “del cambio” y del Poder Judicial de Durango, un juez federal tuvo que protegerlo.

Juan Monrreal López se ha caracterizado por denunciar en su portal noticioso, Demócrata Norte de México, numerosos actos de corrupción graves cometidos por la alcaldesa Juana Leticia Herrera Ale, integrantes de su gabinete y regidores del cabildo de Gómez Palacio.

El pasado 7 de julio, como respuesta al constante acoso y persecución de la alcaldesa Herrera Ale, el comunicador lagunense demandó ante el Congreso del estado de Durango dos juicios políticos en los que denuncia a Juana Leticia Herrera Ale, a integrantes de su gabinete y a regidores del cabildo por haber contratado irregularmente a la empresa Círculo Recolector S.A. de C.V, una empresa formada al vapor por dos personajes sórdidos que viviendo en casas de interés social se manifestaron como propietarios de una flota de camiones recolectores de basura que vale más de 14 millones de pesos; en el otro juicio político Juan Monrreal denuncia la infinidad de faltas a las sesiones de cabildo que la alcaldesa Herrera Ale tiene y que ameritan su destitución. 

Será la actual legislatura del Congreso duranguense, compuesta en su mayoría por diputados del partido Morena, la que deberá dar trámite a estas demandas de juicios políticos que fueron archivadas de manera dolosa por los anteriores diputados priístas y, en base a las pruebas aportadas por el periodista Juan Monrreal, determine si procede o no la destitución de esta alcaldesa represora. 


 

COMPARTIR