Claves para descubrir a un hipersexual o adicto al sexo

Te explicamos algunos factores que contribuyen a esta condición.

La adicción al sexo (hipersexualidad) es un impulso desmedido por mantener cada vez más relaciones sexuales y se considera que las causas son una confluencia de diversos factores, aunque los motivos exactos no están claros.

Pueden existir determinadas disfunciones o enfermedades físicas que den paso al deseo sexual desmedido, como por ejemplo los tumores en las glándulas suprarrenales.

Características:

1.- Se siente un deseo intenso, incómodo, que necesita ser satisfecho en forma urgente.

2.- El impulso sexual se acompaña de fantasías y pensamientos intrusos.

3.- La persona intenta infructuosamente controlar la conducta sexual.

4.- Sentimiento de culpa por no haber podido frenar el impulso.

5.- Consumo excesivo de material pornográfico.

6.- Deterioro laboral, social, académico y familiar.

7.- Gastos desmedidos en “sexo pago”.

8.- “Sexo rápido” en lugares marginales. 

Este padecimiento se clasifica además dentro del marco de una enfermedad psicológica, una manía o un trastorno bipolar. Se sabe que tratamientos médicos a base de pramipexol, un fármaco usado para controlar el Parkinson, pueden producir como efecto secundario trastornos de hipersexualidad.

Factores:

Existen casos de familiares que también padecen adicción al sexo y a menudo se han determinado diversas dependencias de otro tipo, como puede ser el alcoholismo.

En otros casos la adicción al sexo se da en víctimas de abusos emocionales, físicos o sexuales en su infancia.

Además existe la sensación de poder solucionar los propios problemas a través del sexo y esto suele estar fundamentado en la primera experiencia sexual. Si se tienen síntomas de este padecimiento lo recomendable es acudir de inmediato con un especialista.

(laprensa.hn).


 

COMPARTIR