La hist贸rica complejidad vecinal

La voz popular le atribuye a Porfirio D铆az la frase: 鈥淧obre M茅xico, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos鈥. Sea como sea, quien haya dicho eso le dio en el clavo. Nuestra hist贸rica vecindad con la naci贸n m谩s poderosa del mundo se ha constituido en un pesado lastre cuyas consecuencias se miran en todas las direcciones, en todos los escenarios, y a cada momento.

Nuestra historia vecinal nos ha tra铆do como consecuencias la p茅rdida de m谩s de la mitad de nuestro territorio a manos de las fuerzas armadas estadunidenses, con cierta complacencia de parte de los gobiernos mexicanos, sin que la guerra del 47 haya sido la 煤ltima invasi贸n sufrida por el vecino norte帽o; todav铆a en 1914 desembarcaron en Veracruz y alcanzaron la ciudad de M茅xico.

Pero no hablemos solamente de los enfrentamientos armados y la anexi贸n de amplios territorios mexicanos en el contexto de la expansi贸n decimon贸nica de la Uni贸n Americana; tambi茅n en el control que han ejercido en nuestra pol铆tica interior y exterior; las presiones econ贸micas y pol铆ticas para dise帽ar los caminos que debemos seguir como naci贸n. Ya lo dec铆a el secretario de Estado, Richard Lansing, en 1924: 鈥渓os gobernantes mexicanos har谩n lo que queramos鈥.

Dentro del ejercicio gubernamental mexicano aparece el imponderable llamado, Casa Blanca; a Washington se le rinde cuentas constantes sobre el actuar de las autoridades de nuestro pa铆s, los embajadores de las barras y las estrellas juegan un papel preponderante en el accionar del gobierno federal.

Son amplios los temas en los que la Casa Blanca decide las directrices que debe poner en marcha el gobierno mexicano. Sin duda, uno tema es 鈥渘uestra鈥 pol铆tica migratoria. La presi贸n por materializar la externalizaci贸n de la frontera estadunidense hasta el sur de nuestra Rep煤blica es permanente. La presi贸n norteamericana cruza por diversas 谩reas, desde la pol铆tica hasta la econom铆a, pasando por la militar.

El 煤ltimo episodio de la historia vecinal, lo estamos viviendo esta semana a consecuencia de los arrebatos del presidente, Donald Trump, quien contin煤a empe帽ado en cerrar la frontera con M茅xico. Todo en el contexto de la creciente migraci贸n centroamericana que amenaza con ingresar a la Uni贸n Americana a un ritmo de tres mil personas por d铆a. Si bien, la frontera solo presenta cierres parciales, las molestias en los miles de cruces diarios en los dos sentidos y las p茅rdidas econ贸micas ya se han comenzado a presentar. Recordemos que el comercio diario entre ambos pa铆ses es de aproximadamente 1.7 mil millones de d贸lares. Adem谩s, la integraci贸n social y econ贸mica de las doce ciudades gemelas fronterizas se ve seriamente afectada por los amagues del jefe de la oficina oval, quien presume estar preparado al 鈥100 por 100鈥 para cerrar la frontera, a pesar de las consecuencias negativas en la econom铆a.

Lo que llama poderosamente la atenci贸n es que no existe una relaci贸n entre la migraci贸n 鈥渋legal鈥, ya sea de mexicanos o centroamericanos, con el cierre de la frontera. Los migrantes 鈥渋ndocumentados鈥 no pasan por los puentes internacionales, la actividad econ贸mica s铆. La 煤nica explicaci贸n a la decisi贸n de Donald Trump, es la de ejercer presi贸n a la presidencia de L贸pez Obrador, para que detenga a las personas migrantes en nuestro pa铆s. Este es el verdadero motivo de amagar con cerrar la frontera. Ante ello, la respuesta del gobierno de Andr茅s Manuel, debe mostrar mayor firmeza y no permitir que nuestra naci贸n siga bailando al ritmo de la m煤sica norteamericana.


 

COMPARTIR