Samadhi

El significado de “Samâdhi” sería un estado en que la conciencia se halla tan disociada del cuerpo que éste permanece insensible. Es un estado de enajenamiento o de éxtasis en el que la mente es por completo consciente de sí misma, y del cual vuelve ésta al cuerpo con los conocimientos o experiencias que ha adquirido en aquél estado super físico, recordándolos una vez que se ha sumido de nuevo en el cerebro físico. Y estoy de acuerdo en lo del éxtasis porque al final de cuentas es el estado que tenemos cuando saciamos nuestro apetito.

Este restaurante está ubicado en la calle Negrete 403, entre Victoria y Madero, en pleno Centro Histórico de la ciudad de Durango, desde hace más de 25 años. Es una construcción ya muy vieja que no se ve que le hayan hecho algún tipo de mejora. Imagino que ha de haber sido una casa porque se ve que está muy grande y la dividieron en espacios para renta.

Dentro de la gran variedad de lugares para comer en nuestra ciudad, tristemente es de los muy pocos que manejan y ofrecen un menú vegetariano, ya que proliferan más los lugares de comida china.

PAG-7-4La atención es cordial, amable, y le ofrecen la variedad de platillos que tienen, desde desayunos pasando por la comida y cena, así como panadería que sale a la venta después de las seis de la tarde, según me comentaron.

Tienen una gran lona anunciando los platillos y las sugerencias; sin embargo, entraron unos clientes a pedir tamales y atole, y el encargado del restaurante les dijo que no había. Después de que la señora se retiró con cara de enfado, los comentarios de quien le contestó no fueron de lo más amable.

El lugar está limpio, pero al momento de entrar al baño, ya que solamente tienen uno, ¡¡le falta todo!! Mucha higiene, pero no tiene papel ni para secarse las manos, tampoco tiene jabón y está muy oscuro.

Las manteletas que ponen anunciando el platillo de promoción ¡¡son de lona!! Eso sí, piden que no se “borroneen”.

PAG-7-2

PAG-7-3Acá entre nos pedí uno de los paquetes de desayuno, que incluye yogurt, té y dos hotcakes. Cuando me preguntan que té prefiero y pido de manzanilla, ¿qué cree? ¡¡No hay!! (Y es cuando uno se pregunta… ¡¡¿¿en qué casa o restaurante no hay manzanilla??!!).

Una de las funciones de un mesero es sugerirte y/o mencionarte lo que hay, para darte a elegir y evitar así responder con un “no hay”. Tengo que reconocer que el plato de yogurt está bien servido, el té verde que me llevaron también está muy sabroso, mas no así los dos hotcakes, ya que uno estaba más grande que el otro y uno de ellos estaba pasado de cocción, quemado pues, y para rematar fue el que pusieron arriba; ¡les faltó buena cocción y sabor! Mínimo le hubieran añadido unas gotas de vainilla, ¡porque no sabían absolutamente a nada!

Al momento de pedir la cuenta, la chica que se encarga de las mesas tiene que salir a buscar que le cambien el billete porque no se prevé, tal vez será porque no esperaban gente tan temprano (10:30 de la mañana en un restaurante en una de las principales calles de la ciudad).

Los costos son muy accesibles, tanto los que manejan en el desayuno como los de las comidas, que son de tres tiempos.

Cierto es que hay que apoyar a los negocios locales, y más aún cuando ya tienen tiempo de estar instalados, pero si estos negocios no se actualizan o mejoran el servicio y la calidad de sus instalaciones, creo que por mucho que hablemos sobre el apoyo, este se va a ir retirando poco a poco, y más por la gran variedad de lugares que actualmente existen en Durango.

Lamentable que uno de los pocos restaurantes vegetarianos que tenemos en la ciudad esté dando servicio en esas condiciones.


COMPARTIR