Un pillo, el dueño de MORENA-Durango

    Gonzalo Yáñez. Deudas, maltratos, discriminaciones y traiciones, su estilo de hacer política.

    Fernando Miranda Servín.

    Quienes lo conocen y lo han tratado, coinciden en describirlo como una persona seriamente desequilibrada, irascible, impredecible y con características de bipolaridad. “Te puede saludar muy amablemente, pero en cuanto le das la espalda y caminas unos cuantos metros comienza a decir pestes de ti, te conozca o no”, comenta un ex empleado que durante más de una década laboró en el Partido del Trabajo del estado de Durango.

    Se trata de Alejandro González Yáñez o “Gonzalo Yáñez”, nombre de pila que usa desde los viejos tiempos en que los grupos de “izquierda” operaban en la clandestinidad.

    “En las elecciones de 2010, estábamos en la plaza IV Centenario observando la filmación de un promocional en el que aparecería el Profr. Gabino Martínez (Q.E.P.D.) como candidato del PT a la gubernatura. ‘Gonzalo Yáñez’ estaba molesto porque el profesor no quería decir algunas frases que él le proponía; de pronto, se acercó una asistente, una joven, de nombre Violeta. ‘Gonzalo Yáñez’ la vio y estalló en ira: ‘¡Quítenme a esta pinche gorda asquerosa de aquí!’, gritó enardecido. ‘¡¿De dónde es?! ¿¡Qué hace aquí!?’, preguntó. Le dijeron que era empleada del PT. Al otro día Violeta fue despedida”, comenta el ex colaborador de “Gonzalo Yáñez”, y continúa: “Lo mismo pasó con Luis Granados, quien estuvo en el partido 15 años. Un día de mayo de 2010, ‘Gonzalo Yáñez’ reventó en la sede del bufete jurídico del PT y le dijo a Delio Hernández Valadés, en ese tiempo diputado federal petista: ‘¡Ya no quiero ver aquí a este pinche gordo asqueroso!’. A los pocos días Luis Granados fue despedido sin recibir indemnización alguna”.

    Margarita Carrillo, con 37 años de servicio en el PT, fue despedida injustificadamente por “Gonzalo Yáñez” en el año 2012, también sin recibir ninguna remuneración.

    Otros empleados del PT-Durango han abandonado sus puestos por los maltratos y ataques verbales que han sufrido de este cacique de la “izquierda” local.

    Otra de las peculiaridades que tiene este político es la de engañar y estafar a los prestadores de servicios que tienen la mala fortuna de ser contratados por este líder paranoico. Así, arrendadores de oficinas, alquiladores de equipos de sonido, rotulistas, impresores, medios de comunicación y abogados tienen que andar cazándolo para que les pague lo que les debe y, en casos extremos, han tenido que acudir a los tribunales, como el caso de la empresa periodística El Siglo de Durango, que demandó a “Gonzalo Yáñez” por negarse a pagar las inserciones que ordenó publicar durante la campaña electoral de 2010. Al respecto, el 22 de mayo pasado se cumplió el plazo legal para que “Gonzalo Yáñez” pagara los 730 mil pesos que le debe a El Siglo de Durango y, al parecer, no pagó, por lo que el juez de la causa tendrá que ordenar el embargo de bienes a este jerarca de la “moderna izquierda”.

    Cheque sin fondos entregado por Gonzalo Yáñez a un proveedor de servicios. (CLICK PARA AGRANDAR)
    Cheque sin fondos entregado por Gonzalo Yáñez a un proveedor de servicios. (CLICK PARA AGRANDAR)

    La entrega de cheques sin fondos es otra práctica común de “Gonzalo Yáñez”.

    Este comportamiento anormal podría ser atribuible a sus desordenes de personalidad: “genéticamente es transa ya que no tiene necesidad de quedarle a deber a la gente pues recibe un fuerte financiamiento de la dirigencia del PT nacional, tanto que constantemente viaja a Cuba”, apunta el ex empleado que lo conoce al dedillo.

    Abandonado por los principales fundadores del PT duranguense, los hermanos Juan y Marcos Cruz, y Gustavo Pedro Cortés, y en pleno declive tanto por su comportamiento asocial como por sus incongruencias políticas, “Gonzalo Yáñez” parece acercarse ya al final de su carrera ya que a pesar de haber gestionado algunas obras positivas como la creación de los CADIS (planteles en los que se otorga educación, alimentación  y medio internado a niños y jóvenes de escasos recursos), son más los daños que le ha causado a la sociedad duranguense.

    “A ‘Gonzalo Yáñez’ le debemos que en Durango no haya habido hasta la fecha alternancia en el poder, pues en dos ocasiones le ha arrebatado a los duranguenses la oportunidad de librarse de gobernadores priístas”, dice el ex petista Luis Granados.

    Nacido en el D.F., el 9 de septiembre de 1956, “Gonzalo Yáñez” llega a Durango a principios de los años ochentas del siglo pasado. Funda el Comité de Defensa Popular para gestionar la construcción de viviendas en terrenos baldíos y comienza a hacerse cargo de la dirigencia estatal del PT; es diputado local en 1989; en 1992, gracias a la enemistad que existía entre el gobernador duranguense Maximiliano Silerio Esparza y el presidente Carlos Salinas de Gortari, obtiene el apoyo de este mandatario para ganar las elecciones de presidente municipal de la ciudad de Durango, cargo que ocuparía hasta 1995. En 1997 es elegido diputado federal y al año siguiente, 1998, contiende por la gubernatura teniendo como principal adversario al priísta Ángel Sergio Guerrero Mier. Y es en este momento cuando comienzan las incongruencias políticas de este personaje pues, al ir encabezando las intenciones de voto de la ciudadanía, de repente abandona su campaña electoral y desaparece de la escena política dejando el camino libre al candidato priísta Guerrero Mier. “Salió con la jalada de que se había ‘deprimido’ y por eso abandonó la campaña electoral, imagínate, solo un loco se deprime cuando va ganando unas elecciones para ser gobernador”, comenta el ex empleado de “Gonzalo Yáñez”.

    Siempre con las riendas del PT duranguense en su mano, “Gonzalo Yáñez” vuelve a ser diputado federal de 2003 a 2006 para inmediatamente ocupar una senaduría plurinominal de 2006 a 2009.

    En las elecciones de 2010, “Gonzalo Yáñez” vuelve a jugarle sucio al pueblo duranguense al negarse a que el PT formara parte de la coalición Durango nos une, conformada por el PAN, PRD y Convergencia, que lanzaron como candidato a gobernador al popular ex priísta José Rosas Aispuro Torres que, luego de una contienda cerradísima con el priísta Jorge Herrera Caldera, perdería las elecciones por una diferencia mínima de votos, a pesar de las graves violaciones cometidas a las leyes electorales por el gobierno estatal y el PRI local.

    Si “Gonzalo Yáñez” hubiera aceptado que el PT formara parte de la alianza Durango nos une, Aispuro Torres hubiera ganado la gubernatura de manera desahogada. Para más, fue el candidato del PT a la gubernatura, el Profr. Gabino Martínez, quien días antes de las votaciones, en un acto de congruencia política y moral, renunció a su candidatura denunciando las transas y traiciones que “Gonzalo Yáñez” le hizo durante la campaña electoral, y simbólicamente se adhirió a la coalición Durango nos une, apoyando a José Rosas Aispuro Torres, causando la furia de “Gonzalo Yáñez”.

    Estas son las cuentas pendientes que en las pasadas elecciones de 2013 el pueblo de Durango le cobró a “Gonzalo Yáñez”, negándole el voto para ser, de nueva cuenta, diputado local, esta vez haciendo alianza con el PAN, perpetrando una más de las incontables contradicciones ideológicas y políticas en las que ha caído la “izquierda” mexicana.

    Ya con todo su añejo capital político tirado al bote de la basura por su cercanía innegable con los gobiernos priístas de Ángel Sergio Guerrero Mier e Ismael Hernández Deras, de capa caída ante el electorado duranguense y con el PT arruinado pues en este último proceso electoral solamente obtuvo una diputación local y dos regidurías plurinominales, “Gonzalo Yáñez” comienza a entrometerse en la formación del Movimiento de Regeneración Nacional, fundado por Andrés Manuel López Obrador, y desde las asambleas constitutivas, con la anuencia total del santón de la “izquierda” tabasqueño, empieza a colocar en los principales cargos directivos a personajes totalmente identificados como petistas. Así, María de Jesús Páez Güereca, esposa del conocido petista Primitivo Ríos (diputado local y federal petista y lugarteniente de “Gonzalo Yáñez”) fue designada como presidenta del Consejo Estatal del MORENA, y Miguel Ángel Lucero Olivas, coordinador de Proyectos Educativos del PT, fue “elegido” como secretario general, ante las protestas de cientos de ciudadanos a quienes les fueron impedidas, de manera alevosa, sus aspiraciones a ocupar estos y otros cargos dentro del MORENA, contraviniendo las declaraciones de López Obrador de que ningún partido debería entrometerse en su naciente instituto político.

    María de Jesús Páez Güereca, figura decorativa en la dirigencia del MORENA-Durango.
    María de Jesús Páez Güereca, figura decorativa en la dirigencia del MORENA-Durango.

    Abiertamente, otros petistas ocuparían diversos cargos en el Consejo Estatal del MORENA duranguense.

    El 15 de diciembre de 2013, en la asamblea estatal llevada a cabo en el Auditorio del Pueblo de la ciudad de Durango para elegir a los asambleístas requeridos por el IFE para proporcionar el registro del MORENA como partido político, el acarreo de ciudadanos que habitan los sectores más precarios de Durango fue más que evidente y, recientemente, a la convocatoria de su dirigencia invitando a la ciudadanía a firmar para sumarse a la campaña en contra de la reforma energética, en la Plaza de Armas, a duras penas acudieron 150 ciudadanos, confirmando la escasa o inexistente penetración social que sus representantes tienen en este estado.

    Y es que la mayoría de los duranguenses sabe muy bien que el MORENA no es más que una extensión del PT, manipulada por quien los ha traicionado de manera grotesca en dos ocasiones: “Ni Guerrero Mier ni Jorge Herrera Caldera hubieran sido gobernadores si ‘Gonzalo Yáñez’ hubiera actuado congruentemente”, asevera el ex petista Luis Granados.

    En Durango, todo mundo sabe que en el MORENA no se mueve nada si no lo ordena “Gonzalo Yáñez”, pues todos sus directivos son de extracción petista y él los impuso en sus cargos.

    La dirigente estatal del MORENA, María de Jesús Páez Güereca, en los hechos no es más que una figura decorativa que ahora está entre la espada y la pared, ya que como directora general de los CADIS está siendo investigada por la Auditoría Superior de la Federación por infinidad de anomalías encontradas en las finanzas de estas instituciones educativas.

    María de Jesús Páez Güereca, presidenta del MORENA-Durango y directora de los CADIS, no aparece en el Registro Nacional de Profesionistas de la SEP; lo mismo su esposo, Alfonso Primitivo Ríos Vázquez, que da clases en uno de estos planteles.

    “Desde hace tres quincenas los maestros y el personal de los CADIS no recibimos nuestros sueldos pero, a diferencia de otras ocasiones en que los directivos nos organizan para protestar en contra del gobierno estatal que es el que libera los recursos para pagarnos, ahora están callados”, dice un trabajador de los CADIS, quien sospecha que la directora  general de estas escuelas, y también dirigente estatal del MORENA, tal vez suspenda las protestas que siempre ha llevado a cabo en contra del gobierno estatal a cambio de impunidad.

    En este contexto, el MORENA en Durango no es más que un remedo de partido, conformado por un grupúsculo de políticos decadentes del PT encabezados por un jerarca local enfermo física y psicológicamente, sin cuadros políticos ni representantes que tengan verdadero arraigo popular, y con nulo trabajo de campo. Y lo que comprueba lo anterior es el hecho de que los ciudadanos más destacados de la sociedad duranguense, identificados con ideales socialistas y que no militan en ningún partido político, tampoco están afiliados al MORENA porque conocen perfectamente la injerencia directa que sobre este partido ejerce Alejandro González Yáñez o “Gonzalo Yáñez”.

    Así las cosas, Rafael Jacobo Femat, Santiago Fierro, Sergio Delgado Soto, Mauricio Yen Fernández, Lilia Velia Carranza, Leopoldo Vázquez y Sergio Silva, son algunos de los auténticos izquierdistas duranguenses y recalcitrantes opositores al régimen priísta que también, en su momento, han criticado severamente las prácticas desaseadas que se llevan a cabo tanto en el PT como en el MORENA, PRD y MC, y han evitado pertenecer a estos partidos.

    Ante este panorama desolador, los dirigentes nacionales del MORENA, Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres, parecen estar de acuerdo con lo que sucede en Durango, e hipócritamente solapan la injerencia directa en su instituto del líder conflictivo del PT, “Gonzalo Yáñez”, quien, literalmente, ha alejado a la ciudadanía de este partido, al grado de que antes de participar en su primera contienda electoral ya se pronostica su rotundo fracaso.

    Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres, jerarcas nacionales del MORENA. Protección descarada al cacique paranoico Gonzalo Yáñez.
    Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres, jerarcas nacionales del MORENA. Protección descarada al cacique paranoico Gonzalo Yáñez.

    Si realmente Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres tienen intenciones de ofrecerle al pueblo duranguense una verdadera opción de izquierda para votar, deberán deshacerse de toda la mafia petista que está apoderada del MORENA en este estado norteño, principalmente de “Gonzalo Yáñez”, y elegir a una nueva dirigencia integrada por ciudadanos intachables, lo que a estas alturas se antoja prácticamente imposible dada la cercanía del proceso electoral de 2015 y la marcada protección que López Obrador y Martí Batres le brindan a este insoportable cacique de la “izquierda” duranguense.

    COMPARTIR