Fernando Miranda Servín.

Es adoradora de la llamada Santa Muerte, y como dirigente del Sindicato Único de Trabajadores del Municipio de Durango quiere que todos sus agremiados le rindan veneración a esta imagen pagana, cuyo culto está al margen de cualquier creencia religiosa. “Nos exige que vayamos a su casa a depositarle ofrendas y a ponerle veladoras a la imagen de la Santa Muerte que ahí tiene”, comentan trabajadores municipales que solicitan el anonimato por temor a sufrir represalias físicas y laborales.

Se trata de Alicia García Valenzuela, alias “La Licha”, quien desde hace más de dos décadas, violando los estatutos del SUTM, se ha venido reeligiendo como secretaria general de este gremio.

PAG-4-1
Alicia García Valenzuela, alias “La Licha”, su imperio sindical de corrupción al servicio de gobernantes deleznables está llegando a su fin. Foto: Magazine Life Durango

Priísta de viejo cuño, Alicia García Valenzuela, alias “La Licha”, ha sido regidora en el municipio de Durango y diputada en el Congreso local, pero en las elecciones de junio pasado le dio la espalda a su partido de origen para integrarse a la planilla del alcalde capitalino, José Ramón Enríquez Herrera, como aspirante a síndica municipal por el partido Movimiento Ciudadano, que fracasó en su intento de buscar la reelección del edil exhibicionista Enríquez Herrera.

En estos últimos tres años, “La Licha” se caracterizó por ser cómplice de los atropellos a los derechos laborales y humanos de los trabajadores municipales perpetrados por los directivos sátrapas que actuaron bajo las órdenes del alcalde corrupto José Ramón Enríquez Herrera.

PAG-4-2
El emecista Alcalde Opaco de Durango, José Ramón Enríquez Herrera, quería reelegirse con Alicia García, alias “La Licha”, como su síndica municipal. El electorado, por obvias razones, lo rechazó.

Impune y protegida por los gobernantes en turno, “La Licha” hizo del Sindicato Único de Trabajadores del Municipio de Durango una empresa familiar al servicio del mejor postor, con la que se ha enriquecido ilícitamente traficando favores y plazas laborales. Así, sin pudor alguno, “La Licha” colocó en algunas de las principales carteras del SUTM a sus hermanas, María Nora Edith García Valenzuela, como Secretaria de Actas y Acuerdos “Suplente”; María Alejandrina García Valenzuela, como Secretaria de Acción Política, y María de Lourdes García Valenzuela como Secretaria de Gestión Social.

Al paso de los años, ante los abusos que ha cometido esta lideresa sindical la disidencia al interior de este gremio ha crecido, tanto por la total opacidad con la que se manejan sus recursos financieros como por la ausencia de democracia y principios políticos. Y una de las acciones que contribuyeron a exacerbar esta oposición fueron las amenazas y presiones que “La Licha” ejerció en contra de sus agremiados para que votaran a favor del alcalde funesto José Ramón Enríquez Herrera, en el pasado proceso electoral.

Hoy, con la inminente llegada de las huestes panistas del alcalde electo Jorge Salum del Palacio, que tomarán posesión de sus cargos el próximo 1 de septiembre, los días de Alicia García Valenzuela, alias “La Licha”, al frente del SUTM parecen estar contados pues, según fuentes internas del municipio capitalino, “decenas de trabajadores ya preparan denuncias penales en su contra para presentarlas ante la Fiscalía General del estado de Durango, y demandas ante las instancias laborales por las violaciones que ha cometido a los estatutos del SUTM”.

PAG-4-3
El panista Jorge Salum del Palacio, alcalde electo de Durango, por congruencia política deberá apoyar a los trabajadores del municipio capitalino que exigen democracia y transparencia sindical.

A todo esto se suma una carpeta de investigación en la Fiscalía General en la que Alicia García Valenzuela, alias “La Licha”, es señalada por presuntamente haber mandado amenazar a su principal opositor, el conocido disidente Mario Alvarado Santillán, trabajador del municipio de Durango que ha aspirado al cargo de secretario general del SUTM y ha sido violentado en sus derechos sindicales.

Al respecto, Mario Alvarado Santillán declaró en entrevista exclusiva para razacero:

“El 7 de julio pasado me encontraba en las puertas de mi casa lavando mi coche, aproximadamente a las 12 del día, cuando una camioneta de color negro, Explorer, sin placas, se detuvo. El copiloto, un sujeto de tez blanca, con barba y cabello oscuro, de aproximadamente 35 años, sacó un arma de fuego y me apuntó, diciéndome: ‘Bájale de huevos, si no te va a llevar la chingada’.

“Tengo la certeza de que esas personas fueron enviadas por Alicia García Valenzuela, porque el pasado 5 de julio llevó a cabo una asamblea para tratar asuntos referentes al sindicato y compañeros que asistieron a esta asamblea me comentaron que una vez que concluyó, Alicia García me insultó y me amenazó públicamente diciendo que iba a mandar gente para que me partieran la madre por meterme con ella. Hubo muchos testigos de estas amenazas”, manifiesta Mario Alvarado Santillán, quien al día siguiente de estos hechos acudió a la Fiscalía General del estado de Durango para presentar su denuncia, que quedó asentada en el expediente CDI/FGE/R1/DGO/10849/19.

Mario Alvarado Santillán en los últimos meses ha realizado un activismo político intenso dentro del SUTM y en este momento cuenta con el apoyo de cientos de trabajadores del municipio para exigir la renuncia de Alicia García Valenzuela o, en su defecto, para crear un nuevo sindicato de trabajadores del municipio de Durango en el que se elija libremente a sus dirigentes y se manejen sus recursos financieros con total transparencia, cosa nada alejada de la realidad por la apertura que ya existe en la materia.

Después del 1 de septiembre muchos cambios obligatorios habrá en el municipio de Durango, así como muchas sorpresas, y una de ellas seguramente será la caída de esta lideresa gangsteril.


COMPARTIR