Cartas a la Redacción: C. Gina Campuzano

    Sr. Fernando Miranda Servín, director del periódico raza cero, favor de publicar en su prestigiado medio:

    C. Gina Campuzano
    Regidora panista en el municipio de Durango.

     

    Presente:

    Si bien no sorprende el mucho dinero que de nuestros impuestos tiran en comelitones los altos funcionarios en nuestro país, ahora que usted hizo público lo que debe la Presidencia Municipal por concepto de alimentos, más de un millón de pesos, por qué no hace lo que los panistas principistas de antes: salir a la calle e informar a la ciudadanía de ese derroche, para luego convocarla a manifestarse masivamente en contra de el. Tenga la plena seguridad que seríamos muchos los ciudadanos comunes y corrientes los que responderíamos a esa convocatoria.

    La lucha por el poder, C. Regidora, se libra todos los días, no sólo en tiempos de elecciones, y se libra por todo lo que a los ciudadanos nos aqueja, como esa tiradera de dinero público a que son tan proclives quienes tienen poder, que no son solamente los hegemónicos (los priístas), sino también esa oposición (PAN, PT, PRD) que, como bien dijera muy recientemente su ex correligionaria Tatiana Clouthier, hizo suyos los vicios del partido oficial. Si hoy padecemos el peor PRI de su historia es gracias a esa oposición de opereta, mediocre, comodina y centavera que le ha facilitado las cosas a su hermano mayor. Los malos gobiernos  tiemblan, lo dice la historia, cuando los pueblos se unen, se organizan y se movilizan, y tiemblan más cuando el pueblo reconoce y rebasa a sus representaciones traidoras, como las que en México, para desgracia nuestra, ya echaron raíces. Lo acabamos de ver en Michoacán con la emergencia,  por elemental instinto de conservación, de las autodefensas ciudadanas. Para nada convocaron a los partidos.

    Déjeme decirle que eso de gastar tanto en alimentos, a ustedes, los regidores, también les gusta. Se lo digo porque, no hace mucho, estuve en una sesión de la Comisión de Desarrollo Urbano del Cabildo que no inició hasta que llegaron los bocadillos para los regidores, cosa que por supuesto molestó a quienes íbamos a ser atendidos por dicha comisión y que nos hizo decirnos: “Mientras en muchos hogares del estado falta el alimento, estos dizque representantes nuestros, a los que les pagamos muy bien y comen igual, se dan el lujo de cargar sobre nuestros impuestos hasta sus antojos”.

    Regidora panista Gina  Campuzano.
    Regidora panista Gina
    Campuzano.

    Le paso esto al costo, C. Regidora, para que, ante realidades como la aquí comentada, vaya más allá de lo mediático, porque de otra manera ese PRI de hoy, el peor de toda su historia, la va a seguir teniendo fácil para acceder y perpetuarse en el poder. Hágale caso, para decirlo pronto, a su ex correligionaria Tatiana Clouthier, que en Monterrey está convocando a la ciudadanía a luchar por el cambio sin las agarraderas de los apoltronados partidos políticos de siempre. En Argentina, el pueblo les dijo a los suyos: “¡Váyanse todos!”. Aquí, aunque usted y su partido no lo crean, ya estamos muy próximos a eso. Eso se llama madurez cívica y política. Sólo el pueblo salva al pueblo.

    Atte.
    Arcadio Estevané Hernández.

     

     

    COMPARTIR