Super Salads

Hay amores que duran para siempre, como el amor a la comida, ese es infinitamente infinito.

Antes de comenzar con mi plática sobre la visita que hice a este lugar, agradezco infinitamente a todas aquellas personas que me hacen llegar su felicitación por esta columna, ya que me dicen es pionera y única en Durango con este tipo de comentarios y señalamientos; me comentan los lectores que las críticas aquí expuestas son acertadas, que se hacen con el único propósito de mejorar el servicio en los diferentes establecimientos de comida y que aprovechan esta columna para aprender cuando relato lugares y fechas importantes, ¡en verdad muchas gracias!

Y entrando en materia, este lugar está ubicado en la avenida Felipe Pescador Núm. 1401, en una de las entradas principales de la plaza de negocios más importante de nuestra capital, el Paseo Durango. Éste restaurante es de comida rápida, llamada “fast & casual”, terminó usado desde 1990. Dentro de esta clasificación de negocios de categoría informal está el de “Súper Salads”, marca nacida en la ciudad de Monterrey allá por el año 1996 y que para el año 2002 se consolida como líder en este tipo de servicio, que atrae generalmente a los “millenials”. Pero, ¿qué es el “fast & casual”? Se le llama así porque la tendencia gastronómica combina elementos tanto nutricionales como industriales, generacionales y ecológicos, y la preparación de sus alimentos es en el “aquí y en el ahora”.

Después de este breviario te cuento que mi experiencia no fue tan grata, ya que el servicio no es tan bueno puesto que los meseros, que ni uniformados andan, no se acercan a la mesa más que para llevar el menú y tomar tu pedido de comida. Durante tu estancia, en lo que degustas tus alimentos, tienes que llamarles con insistencia para que te atiendan si se te ofrece algo, y cuando pides la cuenta tienes que andarlos buscando.

A sus instalaciones les urge una remodelación, tanto de interiores como a su mobiliario, ya que aunque es un lugar de comida rápida su mobiliario no es nada cómodo.

PAG-7-4

PAG-7-3Tristemente, ese día que estuve ahí me tocó ver dos “cuquis”, como diría mi abuela a esos insectos rastreros que no es nada grato verlos. Le comenté al personal que tuvieran cuidado ya que esos insectos anduvieron por varias mesas pasando por entre los pies de los comensales, y su respuesta fue que habían terminado de fumigar… valga esa explicación.

Como siempre, después de ordenar me fui a lavar las manos y los baños lucen sucios, tanto el piso como el mingitorio.

Dentro de la variedad que ofrece la carta están los paninis, los croissant, waffles, burritos, omelette y huevos en diferentes preparaciones. Me decidí por unos “Huevos Pita”, que son, como lo menciona el menú, huevos al gusto con queso manchego y salsa roja, la cual cambié por salsa verde, montados en triángulos de pan árabe acompañados de ensalada dulce de la casa. Se lee muy atractivo ¿verdad? Bueno, ¡déjame decirte que son un total fiasco! ya que nunca me preguntaron cómo quería que me prepararan los huevos y me los llevaron revueltos. El queso manchego nunca lo vi y por lo tanto nunca lo saboreé. En vez de la ensalada dulce me llevaron unos chilaquiles (para no variar) en salsa verde (que a decir verdad estaba bastante sabrosa), bañados con queso y crema.

El volumen de la música estaba alto, incómodo para poder platicar, y su iluminación es muy aceptable por los grandes ventanales.

Por todo esto mi calificación a “Super Salads” es de un tenedor.


COMPARTIR