Sin resolver, agresión a comunicador en Durango.

    De la redacción de razacero.

    Eran las 2:45 de la tarde del día 14 de septiembre de este año 2019, cuando Elman César Rosado Godina salió de las oficinas generales del CONALEP, ubicadas en la calle Paseo de los Pinos Núm. 501, en la Col. La Esperanza, en la ciudad de Durango. De pronto, dos sujetos se le acercaron y comenzaron a agredirlo con gruesos palos de madera o garrotes, tipo bat, especiales para golpear. “Lo único que querían era mi teléfono celular y me lo robaron, no fue un asalto común pues llevaba mi cartera con el dinero de la quincena y no me la quitaron”, relata Elman César Rosado en entrevista exclusiva para razacero.

    El comunicador Elman César Rosado, fue golpeado, asaltado, hospitalizado y despedido de su trabajo por ejercer su libertad de expresión, hoy hace fuertes declaraciones en contra de altos funcionarios del gobierno “del cambio”.

    Los agresores, luego de despojarlo de su teléfono celular y propinarle fuertes garrotazos en la cabeza y el cuerpo, corrieron hacia un vehículo. “Hubo testigos que vieron a mis agresores correr y subirse a un auto Mazda color gris, sin placas, para retirarse rápidamente del lugar de los hechos”, comenta Elman César Rosado, quien tuvo que ser hospitalizado por los traumatismos que sufrió.

    Dos meses después, el 12 de noviembre de 2019, Elman César Rosado fue despedido de su trabajo, en el CONALEP, en donde laboraba en el área administrativa, a pesar de tener un expediente limpio y haber obtenido el premio de puntualidad durante cuatro años consecutivos.

    Carlos Maturino, dirigente de la fracción panista en el Congreso de Durango, es señalado por Elman César Rosado como uno de los autores intelectuales de la agresión física que sufrió el 14 de septiembre pasado.

    Elman César Rosado se ha caracterizado por la actividad que desarrolla en la red social Twitter, denunciando las ineficacias y actos de corrupción de buena parte de la clase política duranguense, por lo que señala que la brutal agresión de la que fue objeto y su despido laboral fueron actos de represión por parte de un grupo político en especial.

    “Galdino Torrecillas (Consejero General de Asuntos Jurídicos del gobierno del estado de Durango) fue quien le dio la orden al director del CONALEP, Ing. Alfredo Parra, para que me despidieran”, denuncia el conocido comunicador duranguense, y señala como autores intelectuales de la agresión que sufrió “al diputado panista Carlos Maturino y a la Jefa de Gabinete del gobierno estatal, Rosario Castro”, por las constantes publicaciones que ha hecho en las redes sociales señalando los actos de corrupción de estos dos personajes.

    Rosario Castro, “jefa del Gabinete” del gobierno estatal de Durango, tiene un negro historial político como ex alcaldesa de Lerdo y como ex Contralora de la actual administración panista encabezada por el gobernador José Aispuro Torres.

    A tres meses de haber sido atacado, despojado de su teléfono celular y enviado al hospital, la Fiscal General del estado de Durango, Lic. Ruth Medina Alemán, no ha presentado ningún avance en este caso que quedó registrado en la Ficha de Asignación con número de Registro: DGO-2019-019159, y número de Carpeta de Investigación CDI/FGE/DGO/12914/19 en la “Unidad de Investigación de Imputado no Identificado”.

    En los últimos dos años, de acuerdo al Índice Global de Impunidad México, elaborado por la Universidad de las Américas, en el estado de Durango se ha incrementado de manera alarmante el índice de impunidad en la comisión de delitos hasta alcanzar el puntaje del 75%, mientras la impunidad en homicidios dolosos ha remontado al 64%.

    A la par de estos registros negativos, la Comisión Estatal de Derechos Humanos del estado de Durango actúa como una falange más del gobierno estatal, protegiendo a altos funcionarios del gobierno “del cambio” e intimidando a ciudadanos para que retiren sus quejas en contra de servidores públicos violadores de derechos humanos.

    COMPARTIR