Competencia de corruptas

De la redacción de razacero.

Desde el inicio de su trienio, en septiembre de 2016, la ex alcaldesa de Gómez Palacio, Juana Herrera Ale, dio muestras de que su administración sería mucho peor que la de su antecesor, José Miguel Campillo Carrete, conformando un gabinete con personajes cuyos antecedentes dejaban mucho qué desear, como su Oficial Mayor, Francisco “El Paco” Bardán Ruelas, quien el 13 de abril del año 2000, siendo jefe de la oficina de Alcoholes del ayuntamiento de Saltillo, Coahuila, fue detenido en las calles de ese municipio por elementos de la PGR por posesión de drogas y armas de fuego (fuente: www.democratanortedemexico.com). Juana Herrera, en los primeros días de su gestión municipal no tuvo empacho en nombrar a su sobrino, Víctor Habib Araluce, como director de Desarrollo Social, y ya antes, durante el proceso de entrega-recepción, ambos gobiernos priístas, el saliente de José Miguel Campillo Carrete y el entrante de Juana Herrera, habían realizado negociaciones turbias para que los terrenos del DIF pudieran enajenarse. Al respecto, el periodista Juan Monrreal López publicó el 9 de mayo de 2018 en su portal digital Demócrata Norte de México su reportaje titulado “Cuñada de alcaldesa Juana Leticia Herrera, Jerónima ‘Moma’ Reza Soto, adquiere terrenos del DIF”, del que reproducimos este fragmento:

Juana
La ex alcaldesa de Gómez Palacio, Juana Herrera Ale, durante su administración y con la protección de las dos últimas legislaturas del Congreso de Durango (la actual con mayoría de diputados morenistas) se perpetraron saqueos millonarios que lesionaron gravemente el patrimonio del pueblo gomezpalatino.

“… los terrenos del DIF fueron donados (al municipio de Gómez Palacio) en 1976 por el Fraccionamiento El Campestre, Sociedad Anónima, y la Fraccionadora y Constructora de Gómez Palacio, Sociedad Anónima, escriturados bajo el Número 3 mil 160 el día 2 de febrero de 1976 por la Notaria Pública Número 12, Lilia Sonia Casas Franco, y manifestados en el Registro Público de la Propiedad bajo el Número 11 mil 999 del 25 de febrero de 1976; en estos predios fueron construidas las instalaciones del DIF, como oficinas y centro de atención a los ciudadanos.

“Desde entonces, y hasta el año 2016, fueron punto de referencia en atención a los más necesitados patrimonialmente.

“Ubicadas en el área de mayor plusvalía de la ciudad, pronto fueron motivo de negociación para el ex alcalde José Miguel Campillo Carrete, quien viendo la ambición de la cepa Herrera Ale, los canjeó por impunidad.

“De esta manera, metieron a Nicolás Alejandro Issa Mourra como “comprador” para que fingiera que iba a construir ‘un hotel de cuatro estrellas’, edificio que nunca erigió, como tampoco instaló negocio alguno.

“Dejaron pasar un año exacto para que, el 18 de septiembre de 2017, el turbio Notario Público Número 3, el ex preso Octaviano Rendón Arce, levantara la Escritura Pública Número 40 mil 688 para que Issa Mourra le vendiera el edificio que perteneció al DIF a la Arrendadora e Inmobiliaria Magistral S.A. de C.V., una empresa propiedad de Jerónima Reza Soto, mejor conocida como “Moma” Reza, cuñada de Leticia Herrera Ale, y que fue fundada el 22 de junio de 2017, ante la Fe de Rendón Arce”.

Este hecho vergonzoso de corrupción fue el preámbulo de los escandalosos saqueos que se llevaron a cabo en este municipio lagunense en el período de gobierno 2016-2019, un saqueo atroz que afectó directamente al pueblo gomezpalatino.

Así las cosas, los fraudes, malversaciones y desvíos cometidos en la administración de Juana Herrera y denunciados recientemente por la actual alcaldesa priísta-morenista, Marina Vitela Rodríguez, que ascienden a más de 430 millones de pesos, son apenas la punta del iceberg de los atracos millonarios de los que fue víctima la ciudadanía de Gómez Palacio, atracos que difícilmente serán castigados.

Hoy, lo peor que le ha podido pasar al pueblo gomezpalatino es que en su legítimo afán de deshacerse de la delincuencial élite priísta encabezada por Juana Herrrera, eligió una alternativa electoral que a medio año de haber llegado al palacio municipal ha resultado igual o peor que sus antecesores.

Muy pocos días le duró el gusto a la alcaldesa priísta-morenista Marina Vitela de haber señalado por actos de corrupción a varios funcionarios del equipo de la ex alcaldesa Juana Herrera, pues ahora ella misma, su síndico, Omar Castañeda González, y su Tesorero Municipal, Cuauhtémoc Estrella Ochoa, han sido denunciados por el delito de tráfico de influencias y nepotismo ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción del Estado de Durango.

El denunciante, Gustavo Américo Oteo Oropeza, director del periódico La Palabra Vecinal, declaró recientemente a los medios de comunicación locales los pormenores de su acusación penal: “Recibí un correo electrónico con la lista de todos los familiares del síndico Omar Castañeda, de la alcaldesa Marina Vitela y del Tesorero Municipal, Cuauhtémoc Estrella Ochoa, que ocupan cargos dentro de la actual administración del municipio de Gómez Palacio”, manifestó el comunicador lagunense.

SONY-DSC

En la denuncia aparece en primer término la lista de familiares directos del síndico gomezpalatino Omar Castañeda González: Kenia Ileana Palma Montoya, su esposa, con sueldo de 22 mil 206 pesos; Tania Eugenia Palma Montoya, cuñada, con sueldo de 25 mil 999 pesos, adscrita a la Secretaría del Ayuntamiento; Katya Idaly Palma Montoya, cuñada, con sueldo de 22 mil 206 pesos, adscrita a la dirección de Desarrollo Social; Norma Alicia Montoya Acosta, suegra, con sueldo de 9 mil 619 pesos, como auxiliar administrativa; Jenifer Gabriela López Castañeda, sobrina, con sueldo de 15 mil pesos, como auxiliar administrativa; Claudia Gabriela Castañeda González, hermana, con sueldo de 22 mil 206 pesos, como Coordinadora del Departamento del Patrimonio; Juan Carlos Castañeda González, Alberto Castañeda González y Santiago Castañeda González, primos, con sueldos de 4 mil pesos, adscritos a la presidencia municipal, y Nora Camacho González, hermana, adscrita a la dirección de Educación.

Por parte de la alcaldesa Marina Vitela aparece en la denuncia penal su hermana Laura Vitela Rodríguez, directora del DIF de Gómez Palacio; su sobrino Yahir Vitela, director de Desarrollo Social; su nuera, Gretel Romo, encargada del área de Imagen y Relaciones Públicas; su primo, Arturo Rodríguez de León, director de Obras Públicas, y su hermano Adrián Vitela, quien ocupa un cargo en la dirección de Obras Públicas.

En lo que respecta al Tesorero Municipal, Cuauhtémoc Estrella Ochoa, su prima hermana, Liliana Estrella Rivera, aparece convenientemente en la nómina municipal de Gómez Palacio como titular de Transparencia.

Como se puede apreciar, éste fue el pésimo comienzo de la priísta-morenista Marina Vitela como alcaldesa de Gómez Palacio, que en el aspecto del nepotismo y tráfico de influencias supera en mucho a su antecesora Juana Herrera Ale, por lo que en los demás rubros como transparencia, eficacia y honestidad para gobernar los resultados serán de pronóstico muy reservado. Ante esto, la pregunta obligada es la siguiente: ¿Quién resultará más corrupta, Juana Herrera o Marina Vitela?

PAG-5-2
La priísta-morenista Marina Vitela, alcaldesa de Gómez Palacio, comenzó su trienio cometiendo actos de corrupción, hecho que le restará miles de votos a su partido Morena en las elecciones de 2021 y 2022.

En lo que sí hay certeza es que en el contexto político actual, la priísta-morenista Marina Vitela, exponente de la “Cuarta Transformación”, será uno más de los nefastos perfiles que, sin lugar a dudas, le restarán miles de votos al partido Morena en las próximas elecciones de 2021 y 2022.


COMPARTIR