Que viva el amor, ya que este no tiene género

He conocido a gente heterosexual y también a gente homosexual toda mi vida, y no he podido notar la diferencia. De donde yo vengo la gente es gente, y ya.

Este próximo 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, conmemoración que se hace por la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 1990.

En el año 2015 surge el término bifobia, difundido por Louis-George Tin, militante francés implicado en la lucha contra la homofobia y el racismo.

Pero, ¿qué significado tienen estas palabras? Bueno, la definición es la siguiente:

Homofobia.- Miedo irracional ante la homosexualidad. Es una forma de discriminación a cualquiera que forme parte de la diversidad sexual, por no ser “normal”.

Transfobia.- Es el miedo, el odio y la falta de aceptación o la incomodidad frente a personas transgénero, o cuya expresión de género no se ajusta a los roles tradicionales.

Bifobia.- Es el odio o aversión hacia personas bisexuales, las cuales son atraídas romántica y sexualmente hacia hombres y mujeres, o bien hacia personas de cualquier sexo o identidad.

Estos temas han sido y serán discutidos por los siglos de los siglos, porque lo que puede ser “normal” para unos, es “anormal” para otros.

¿A qué voy con esto? A que desde los tiempos antiguos el amor y las relaciones sexuales entre hombres eran muy comunes, por ejemplo a los filósofos griegos como Platón, Aristóteles, Ateneo y muchos otros les era permitido relacionarse sexualmente con hombres jóvenes, ya que el hacerlo se consideraba como símbolo de hombría, pero esta actividad era exclusiva de la aristocracia.

El inicio del movimiento por los derechos LGBTI comienza a finales de los años 60, el 28 de junio de 1969, a causa de una redada en un bar llamado Stonewall (donde se reunían gays y lesbianas), ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, que derivó en una serie de disturbios entre la comunidad LGBT y la policía.

Ahora se festeja mundialmente el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTI con diferentes manifestaciones que generalmente se hacen a través de una marcha, a la que se suman familiares y amigos.

El 17 de mayo es el día en el que gays, lesbianas, transexuales y bisexuales celebran con orgullo, y lo demuestran con un recorrido por las principales avenidas de cada ciudad, exhibiendo al caminar uno de sus lemas principales, que es “no hay heteros, no hay gays, no hay bisex, solo personas que se enamoran de personas”.

Pero, ¿por qué se hace la marcha? La marcha se originó por el mercantilismo que comenzó a haber en esa locación neoyorquina. Al ver la cantidad de personas que se congregaban surgió el interés por parte de los mercados y negocios hacia la comunidad LGBTI. Actualmente, como bien sabes, el turismo LGBT es uno de los que más dinero dejan en las ciudades nombradas “Gay-Friendly” (tema que traté en este mismo espacio, en el mes de diciembre). Clic aquí

La marcha tiene bastante aceptación, van desde niños hasta adultos mayores. Se realiza en varias partes del mundo y en México se lleva a cabo en las grandes ciudades; en nuestra entidad, Durango, poco a poco esta festividad va ganando adeptos, participando, aparte de gente de la comunidad, grandes empresas. Este año, por la situación que estamos pasando, hace unos días a nivel mundial se dio por cancelada. Pero si no quieres dejar pasar esta celebración, puedes festejar disfrutando ese día viendo películas con temas de la diversidad, mismas que puedes encontrar en cualquier plataforma o aplicación que tengas. En mis redes sociales subiré algunos títulos, ya que nunca está de más conocer aún mejor este mundo para quitarnos prejuicios y dejar de señalar o de juzgar.


COMPARTIR