¿Cuándo el deseo sexual sobrepasa lo normal?

Lo que verdaderamente significa tener un alto nivel de deseo.

Pero, exactamente, ¿qué significa un alto deseo sexual? Shannon Chávez, terapeuta sexual, afirma que es “un fuerte deseo de participar en actividades sexuales”. Hay estudios que afirman que los hombres suelen experimentar más ganas, como aquel de 1991 realizado a través de un cuestionario, pero eso fue hace mucho tiempo y contó una muestra pequeña de 58 hombres y 86 mujeres, entre los 18 y 54 años de edad.

Ahora se puede decir que el panorama sexual es mucho más distinto, “no hay normas y cada persona es diferente”, explica Chávez. “Nuestra libido también cambia diariamente, entonces es mejor entender cómo hacer frente a los cambios en vez de hacer presunciones sobre los altos y bajos”.

El ingrediente que está directamente relacionado con el deseo sexual es la testosterona, usualmente conocida como la hormona masculina, también la dopamina, un neurotransmisor que afecta la sensación de placer, ambas afectan el deseo sexual.

La doctora dice: “También encuentro que la gente que es más activa y atlética tiende a tener libidos más altas, mientras que la gente que lidia con problemas de salud puede presentar grandes bajos en la libido, o un efecto de montaña rusa con altos y bajos”.

Su libido puede cambiar también basándose en qué momento del mes es, “las mujeres experimentan un deseo sexual más alto cerca a la ovulación, cuando los niveles de hormonas están cambiando”, advierte Chávez. Sin embargo, cuando se experimenta la menopausia es posible que usted note una caída de la libido por los cambios que están sucediendo con las hormonas.

¿Entonces cómo saber que se tiene un nivel de deseo sexual normal? La palabra “normal” depende de cada individuo. La definición de deseo sexual normal puede ser diferente entre varias personas. Lo importante aquí es encontrar lo que le funcione, estar atento y comunicarlo a su pareja, dependiendo de la situación.

Siempre es preocupante cuando el sexo empieza a dominar cada aspecto de su vida. Si su rutina diaria es de repente interrumpida por constantes pensamientos sobre el sexo o masturbación obsesiva, por ejemplo, eso sí es un problema. Si sucede lo contrario, entonces es momento de mirar cuáles son los factores que podrían estar generando la falta de deseo sexual y acudir con un profesional en el tema.

(headtopics.com).


COMPARTIR