Nada que informar

La Reflexiva

Nada qué informar… este mes se realizan los eventos de entrega protocolaria de informes de gobierno y en Durango capital no hay obra, ni siquiera un programa o algo relevante que puedan entregar como resultado de meses al frente del Ayuntamiento, pero si mucha actividad política.

En un ambiente de franca improvisación, amiguísmo e incompetencia se ha desarrollado el primer año del alcalde Jorge Salum, quien se ha caracterizado por hacer señalamientos que no llevan a nada en el orden judicial pero le dan un respiro en lo mediático.

Con obras carísimas pero ridículas como la ciclovía que inicia de la nada en una calle que carece de tránsito ciclista y termina de la misma manera, cuando lo obvio hubiera sido colocarla en una ruta que conectara maquiladoras con fraccionamientos o colonias cercanas donde son necesarias y urgentes este tipo de obras, se evidencia una total falta de planeación urbana, al igual que en otros “proyectos” como el programa “Dale un respiro a Durango”, que a través de la Dirección de Medio Ambiente y con  la cooperación de la Comisión Nacional Forestal inició con la campaña de reforestación de distintos puntos de la ciudad, sin estudios previos de viabilidad, representando dinero tirado a la basura en obras ocurrentes. ¿Cuántos de esos árboles sobrevivirán, considerando el nulo mantenimiento que la dirección de Servicios Públicos le da a las áreas verdes y parques que todavía existen milagrosamente en nuestra ciudad? Y así pudiéramos ir enumerando y analizando cada acción, pero no hay mucho qué decir en cuanto a logros en este primer año de gestión, por lo que el informe que esperamos, que seguramente será virtual, deberá ser breve, pero lo más seguro es que esté plagado de falso triunfalismo.

PAG-5-1
Rodrigo Mijares Casavantes, inoperante e improductivo director de Obras Públicas del municipio de Durango, en días pasados culpó a la pandemia por los magros resultados que ha obtenido el gobierno del alcalde Jorge Salum, cuando desde el 1 de septiembre de 2019 tomaron posesión de sus cargos; es decir, desde ocho meses antes de que iniciara la contingencia sanitaria los panistas se dedicaron solo a “grillar” y a beneficiarse a sí mismos.

Al revisar la página web del Ayuntamiento para ver si ya informaban o presumían resultados positivos de su gestión, nos dimos cuenta que los micro sitios o enlaces a páginas como la del IMAC no presentan nada pues aparecen en “mantenimiento”, la del DIF municipal también, y los portales del empleo, juventud y educación no tienen información generada; quizá esta “brillante estrategia” de “comunicación social” es parte del estilo desenfadado e informal de (no) informar a la ciudadanía.

¿A dónde nos llevan este tipo de acciones que vienen desarrollando las autoridades municipales de Durango? Indudablemente a un clima muy inestable de ataque entre los diversos actores políticos de los diferentes partidos y de confrontación constante donde están a la orden del día las denuncias de corrupción de uno y otro bando; también, estos desaciertos nos llevan a una franca desilusión y molestia en el grueso de la población, que ya se manifiesta hasta agresiva hacia las autoridades y se burla de ellas, quizá porque es lo único que puede hacer a manera de desahogo popular ante la impotencia por los pésimos resultados que está entregando esta deplorable administración panista.

Estos mismos ciudadanos ven ahora con asombro el recorrido que ya realizan por sus colonias varias figuras políticas que ocupan cargos públicos, utilizando de pretexto el Covid19 para realizar lo que bien se podría catalogar como actos anticipados de campaña, puesto que recorren el distrito de su interés para entregar diversos apoyos y de esta manera posicionarse en las preferencias del electorado previo al arranque formal de las campañas políticas. Las autoridades electorales locales deberían ser vigilantes de este tipo de acciones que seguramente estos personajes realizan con recursos públicos, en horario laboral y a todas luces con fines electorales; pero quizá también estas autoridades están en cuarentena por la pandemia y no se han percatado del gran movimiento de estos funcionarios. Se los dejamos de tarea para cuando regresen a sus actividades normales.

PAG-5-2Screen-Shot-2020-08-19-at-1-04-32-AM

Cynthia Montserrat Hernández Quiñones, uno de los personajes de la política duranguense que más ha aprovechado la pandemia para promover su imagen personal en las redes sociales.

Y respecto a esta lamentable crisis sanitaria, el Estado mexicano, dirigido por el gobierno de López Obrador, hoy se encuentra en una situación de confusión, desarticulado, pues mucho se habló de fechas para esperar el pico de la pandemia y la verdad es que este pico ha estado siempre inamovible; desde Palacio Nacional se dieron infinidad de cifras y posibilidades para “domar el pico de la pandemia”, mismas que han sido rebasadas por la traumática realidad, una realidad que ha provocado que no pocos altos funcionarios federales y estatales ante su imposibilidad de dar resultados favorables para contener al virus se han encerrado herméticamente en sus oficinas o han decidido “enfermarse” de coronavirus para hacer largas cuarentenas y alejarse lo más posible de los reflectores.

Nos hemos quedado atónitos ante las cifras de estos días, pues en México ya rebasamos los 500 mil contagiados y las 60 mil desafortunadas muertes, y a pesar de los grandes avances tecnológicos y científicos se hace evidente la fragilidad humana ante esta expansion del virus que parece imparable.

Esta debacle sanitaria de nueva cuenta vuelve a mostrar las graves deficiencias y la fragilidad de nuestro sistema de salud, donde no se agiliza la atención ni se informa a la población que vive en el campo y en las periferias de las principales ciudades del estado, que realiza su día a día sin pensar ni tomar precauciones ante esta enfermedad; solo basta darse una vuelta por esos rumbos para constatar que nadie usa cubre bocas ni se respeta la sana distancia.

En un inicio, el gobierno federal (principalmente el presidente Andrés Manuel López Obrador) minimizó el problema, a grado tal que hasta el momento hay amplios sectores de la sociedad que no creen en la letalidad del COVID19.

Se debe informar con veracidad a la población y, sobre todo, se tiene que garantizar la atención a los sectores más alejados de los centros urbanos, pues ya vamos superando los 60 mil muertos, ¿cuántos más se van a sumar hasta la fecha en que esté disponible la vacuna en 2021?

Hagamos conciencia como ciudadanos, ya que nuestras autoridades parecen estar enfrascadas en otra realidad, en la realidad de sus intereses, de las próximas elecciones y de sacar provecho económico de esta pandemia.

La desatada actividad política que ahora se vive en la capital de Durango debe su fuerza a la insensibilidad de la clase gobernante, que en su afán de permanecer en el poder hace uso electoral de esta grave pandemia. Este tipo de actos son simplemente deplorables.


COMPARTIR