El Dictador Fracasado

En la comunidad indígena de Ayahualtempa, en el estado de Guerrero, los niños portan armas para intentar protegerse del crimen organizado, pues el gobierno federal de la 4T es incapaz de garantizar la seguridad en un tercio del país, como recientemente lo denunció el jefe del Comando Norte de Estados Unidos, general Glen VanHerck.

A casi tres años de gobierno, el presidente López Obrador ha fracasado con su política fantasmal de seguridad pública ya que se ha dedicado a perder el tiempo en sus conferencias mañaneras, que no son más que burdos montajes televisivos que protagoniza todos los días desde el Palacio Nacional, en las que ataca y denuesta a periodistas críticos poniendo en grave riesgo sus vidas e integridad física.

En el aspecto económico, López Obrador está muy lejos de ser esa clase de estadista que saca a su pueblo de la crisis al estilo Winston Churchill; por el contrario, desde su llegada al poder el mandatario morenista, con su ignorancia e improvisación, se ha encargado de hundir más a nuestro país, sobre todo en esta trágica pandemia que estamos padeciendo, negando apoyo financiero a los micro y medianos empresarios. Sin embargo y encima de esto, López Obrador no ha tenido empacho para seguir endeudando al país mucho más que como lo hicieron sus antecesores, para financiar sus proyectos faraónicos y seguir mal administrando PEMEX.

Los escándalos de López Obrador y sus familiares han sido cotidianos, como la exhibición de su hermano Pío López recibiendo bolsas de papel repletas de dinero ilegal y las adjudicaciones directas de contratos millonarios a su prima Felipa. A estas alturas del gobierno de la 4T ya es innegable que la dinastía López Obrador ha utilizado el poder para realizar los grandes negocios de sus vidas, sin importarles a sus integrantes devastar inclusive zonas ecológicas protegidas.

Sin contar las falsedades que dijo en su larguísima campaña electoral que duró 18 años, López Obrador ha pronunciado en sus conferencias mañaneras más de 48 mil mentiras en lo que va de su sexenio, convirtiéndolo este hecho en el presidente más mentiroso de todos los tiempos.


COMPARTIR