Campañas en Durango, propuestas decrépitas

    La Reflexiva

    Si algo puede
    salir mal, saldrá mal.

    Las campañas continúan avanzando día con día y se empieza a ver en el ambiente el nulo interés de la ciudadanía siquiera para conocer a los candidatos, y las expresiones “¡son tantos!” y “¿para qué si de todos no se hace uno?”, se han vuelto cotidianas. Ante estas afirmaciones, empiezo a sospechar que el abstencionismo se hará presente de nuevo en nuestro estado.
    La desesperación por la continuidad y permanencia de los perfiles afines al gobernador se empieza a hacer cada vez más evidente puesto que se ve a presidentes municipales trabajar a favor de los candidatos de la alianza PRI-PAN-PRD y empiezan también a presionar a trabajadores para que hagan campaña a favor de estos.

    Y en cuanto al gobierno del Estado, en todo su esplendor el año de Hidalgo. Es un saqueo impresionante desde la oficina de la Consejería Jurídica, ahí donde se supone esta la legalidad.

    La cara del cinismo en esta campaña la lleva Patricia Jiménez, quien no se cansa de prometer apoyo a microempresarios, cuando ya todos sabemos que formó parte del SEDECOGATE, un hecho por demás ofensivo y falto de sensibilidad y responsabilidad social.

    Patricia Jiménez Delgado, candidata panista a la diputación local por el distrito V de Durango, su participación en el Sedecogate la ha dejado marcada; por lo demás, solo ha ocupado cargos de elección popular para beneficiarse a sí misma.

    Todos los candidatos agradeciendo el tiempo que les dan los medios de comunicación, como si no supiéramos que son tiempos pagados, además de que todos repiten lo mismo: “la gasolina no ha bajado, el seguro popular desapareció, y las guarderías también”. Créame que si ve una entrevista las ve todas, al menos las de la Alianza Va por México o Va por Durango.

    Quizá ya no somos tan crédulos y es que cuando señalan todas las faltas de Morena y su presidente, no se nos olvida que han tenido la posibilidad más de 4 años de hacer mejores acciones por nuestro estado y no lo han hecho. El simple hecho de que en todo el sexenio no hemos visto cambio en Durango, cuando fue lo prometido, los deja muy mal parados. No hemos visto a ningún funcionario del sexenio pasado pagar por ningún delito, cuando se gritó a los 4 vientos que era lo que iban a hacer; promesas de campaña, promesas no cumplidas. Dijeron enfáticamente que serían diferentes, pero hicieron lo mismo: llenar la nómina de familiares, favorecer a contratistas de otros estados y proteger a sus funcionarios corruptos; en fin, prometer no empobrece en tiempo electoral, por lo que su discurso anti-morenista suena hueco y desangelado porque está cubierto de cinismo y corrupción.

    Podrán argumentar que el atraso económico se debe a la pandemia de COVID19, pero esa es del 2020 y los duranguenses tenemos con la PAN-demia desde 2016. Prometieron un cambio y nos lo dieron, pero para atrás con un Durango gris, abandonado y cada vez más pobre.

    Pareciera que algunos candidatos tienen como único objetivo generar polémica, buscar reacciones así sea a través de lenguaje ofensivo o el ridículo, ojalá esta sea la única campaña que veamos donde los candidatos caen tan bajo con estrategias tan poco inteligentes cuyo único objetivo es buscar reacciones a través de redes sociales.
    Señoras y señores candidatos, no vamos a votar por el candidato más payaso, el que baile mejor o el que diga más groserías. Esas no son estrategias serias. Por cierto, varios candidatos están pasados de botox y photoshop, tan es así que cuando los ve uno no los conoce, no se parecen a la foto y menos a los que eran antes.
    Y también están pasados de soberbia, tal es el caso de Gina Campuzano quien mostró su prepotencia y poder ante una twittera. Esta candidata ha estado en las redes sociales desde hace años, ya sabe cómo funcionan, y tener las ganas y el poder para amedrentar de esa manera a una ciudadana no la hace buena opción para la diputación. Alguien debe decirle a Gina que la política es el arte de tragar sapos sin hacer gestos.

    Otro soberbio ególatra es Enrique Benítez quien presume su espectacular en Francisco Villa, ahí por la Camionera, nomás de ganas puesto que él es candidato por la vía plurinominal.

    Luis Enrique Benítez Ojeda, ex dirigente estatal del PRI duranguense, absurdo y ostentoso el culto a su personalidad cuando solo es candidato a diputado plurinominal.

    Un aplauso de pie a los habitantes de la comunidad de Dinamita, Gómez Palacio, quienes literalmente corrieron a la brigada de la candidata Claudia Galán, del distrito X, por la Alianza PAN-PRI-PRD. Estos ciudadanos hicieron lo que miles quisiéramos hacer: decirles sus verdades a los políticos y mandarlos de regreso a sus casas.

    En Morena Durango ya tienen delegado: el diputado Otniel García. A ver qué puede aportar cuando tiene tras de sí la sombra enorme de su pasado priista. Las campañas ya están más que empezadas y cero atractivas por parte de los candidatos de ese partido, quienes en su mayoría ni siquiera pueden hablar con fluidez en una entrevista o presentar una idea interesante, todo se resume a la continuidad del proyecto de López Obrador y a ser fieles seguidores de la 4T, y la verdad qué miedo, digo, ya estamos viendo las “grandiosas acciones” y la “visión progresista” de la 4T.

    Otniel García Navarro, nuevo “delegado” de Morena en Durango, a un mes de las votaciones llega a este cargo solamente a administrar la derrota de este partido, cuyos candidatos impuestos desde la Ciudad de México han resultado ser todo un fiasco.

     

    COMPARTIR