La ciencia de la atracción física: 10 consejos científicos para ser sexy

A veces la ciencia nos ofrece conocimiento útil para nuestra vida cotidiana o, como en este caso, vital para nuestra integridad sexual: aquí te presentamos 5 recomendaciones para potenciar tu sensualidad, tu atractivo físico y tu éxito en la conquista amorosa.

Como muestra, ofrecemos a nuestros lectores este listado de 5 consejos netamente científicos -esto es, resultado del conocimiento obtenido en un laboratorio, un centro de investigación, gracias a un procedimiento metódico y sistemático de prueba y verificación- para incrementar la sensualidad del cuerpo y el espíritu, para mostrarse más atractivo pero no de una manera vacía sino, por el contrario, con todo el aval que da la ciencia y sus bondades. Algunas de estas averiguaciones científicas podrían pasar como algo engañosas –el género que utiliza todo tipo de recursos para crear la ilusión de la belleza o la fuerza erótica–, pero también se podría argumentar que en el hombre la cultura es intrincada en la naturaleza, y por lo tanto el artificio, la técnica, es algo natural, parte consustancial de la expresión humana.

1.- Sonríe.

La sonrisa es el cosmético natural más efectivo para potenciar tu belleza física. Su impacto sobre las otras personas es inmediato y también sobre ti mismo. Además, es también el más asequible, pues cualquiera puede hacerse de sus beneficios con tan solo accionar los músculos adecuados. De acuerdo con el estudio “Integrating Gaze Direction and Expression in Preferences for Attractive Faces”, la gente tiende a juzgar mucho más atractivas a personas que sonríen que a quienes no lo hacen. En el caso de las mujeres, la felicidad fue considerada por hombres canadienses la cualidad más atractiva, por encima de otras emociones como el orgullo o la vergüenza y, en los hombres, parece ser que el recurso causa mucha mejor impresión cuando se sonríe lentamente

2.- Viste de rojo.

Seas mujer u hombre, el rojo es el color del atractivo físico por antonomasia. En las mujeres, el color rojo se interpreta por parte de los hombres como símbolo de disponibilidad sexual y fertilidad, al parecer como reminiscencia evolutiva de los tiempos prehistóricos en que el rubor del rostro era consecuencia de altos niveles de estrógeno en el cuerpo femenino, señales inequívocas de apareamiento para los machos. En el caso de los hombres, no queda claro por qué las mujeres también encuentran más atractivos a quienes visten de rojo, pero al parecer sí sucede. Se conjetura que, en ambos sexos, “el color rojo actúa como un comportamiento reproductivo relevante, básico y no lexicológico”.

3.- Hombres: rasúrense.

Según una encuesta llevada a cabo en el sitio Judg.me, los hombres con barba son percibidos generalmente como sociables, mientras que a quienes se dejan el bigote se les asocia con la introversión. Curiosamente, quienes se rasuran son percibidos por las mujeres tan sociables como inteligentes, en especial cuando se observa esa sombra sutil del vello facial que empieza a crecer justo después de afeitarse.

4.- Hombres: voz profunda y dominante; mujeres, apuesten por la feminidad.

Como se ve, todo este asunto mucho tiene de primitivo, por lo cual no sorprende que una voz profunda y dominante en un hombre sea percibida como elemento atractivo en las mujeres, según parece porque existe una relación entre el tono de voz y la capacidad reproductiva del hombre. En el caso de las mujeres, la “feminidad” de la voz, definida sobre todo por su frecuencia, es, previsiblemente, mucho más sensual para un hombre, aunque las mujeres también se sirven de este recurso, más o menos conscientemente, para neutralizar a posibles competidoras.

5.- Cede al estereotipo: usa maquillaje y saca provecho a tus senos.

Es una lástima, pero en el ámbito sexual (y probablemente en muchos otros), el macho del Homo sapiens hace poco honor a esta nomenclatura y, por el contrario, se maneja en un nivel más bien primitivo y elemental. En el caso del maquillaje, diversos estudios muestran que lo mismo llama más la atención de los hombres que lo consideran signo de solvencia económica e incluso de independencia. Los senos tienen un efecto parecido, pero mucho más notorio: las mujeres de senos grandes o vistosos consiguen, sí, mucho más cortejo masculino.

(pijamasurf.com).

COMPARTIR