Consideran en Sudáfrica arma de destrucción el bloqueo de EEUU a Cuba

El bloqueo de Estados Unidos ha sido la acción más atroz en contra del pueblo de Cuba y debe cesar, afirmó Solly Mapaila, segundo vicesecretario del Partido Comunista Sudafricano (SACP).

Al saludar el avance hacia el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países, Mapaila expresó en entrevista con Prensa Latina su deseo de que esas “conversaciones guíen a un levantamiento incondicional del bloqueo”, que ha durado más de 50 años.

Durante 22 años la ONU ha pedido a E.U., suspender el bloqueo a Cuba.
Durante 22 años la ONU ha pedido a E.U., suspender el bloqueo a Cuba.

El cerco económico, comercial y financiero contra la isla caribeña “es como un arma de destrucción contra los cubanos”, subrayó el dirigente del SACP, fuerza política en alianza con el gobernante partido Congreso Nacional Africano (ANC) y el Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU).

También dijo sentirse feliz de que la Isla no hará concesiones de principios y que “en el contexto de las discusiones, Cuba continuará con su Revolución, que para nosotros es muy importante”.

“Continuará -añadió- con su autonomía e independencia, en defensa de su futuro y al lado de su gente”.

“Siempre veremos en la Revolución cubana nuestra inspiración -acotó Mapaila-, le hemos dado apoyo en cada ocasión que ha sido amenazada por las fuerzas imperialistas, y ese apoyo seguirá.

Consideró que preservar el proyecto social en Cuba y defenderlo es como “proteger nuestra propia existencia”.

El segundo vicesecretario del Partido Comunista Sudafricano resaltó lo que ha significado el ejemplo de Cuba y el heroísmo de su pueblo para Sudáfrica en especial, para África en general y para los países del Sur.

Mapaila comentó, además, lo esencial de mantener los movimientos de las clases trabajadoras en Sudáfrica y rechazó manifestaciones que atentan contra la unidad en el COSATU.

“Al mismo tiempo estamos respondiendo para alcanzar los retos que nuestra sociedad enfrenta”, expresó.

Esos desafíos, destacó, dependen de bajar los niveles de pobreza y de inseguridad, así como los índices de desempleo en general, pero en particular de la juventud.

(Prensa Latina).

COMPARTIR