Delegado de la PGR en Durango: Enriquecimiento ilícito

    Lic. Antonio López Lagarde, ha tenido mucho éxito económico a pesar de su pobre desempeño profesional.

    De la redacción de razacero.

    Una regla de oro que debería seguir todo funcionario corrupto es la de no hacer ostentosidad del producto de sus actividades ilícitas, pero por lo general a este tipo de protagonistas los derrota su condición humana. Así, el que no aparece en las redes sociales de internet exhibiéndose a sí mismo en costosos viajes de placer es denunciado por sus vecinos por hacer uso ilegal de helicópteros y aviones oficiales para irse a vacacionar con su familia, provocando la indignación ciudadana, porque hoy, más que nunca, el pueblo de México ha despertado y está protestando en las calles y en cuanto foro le es posible en contra de estos actos reprobables, precisamente por las condiciones de pobreza extrema, atraso social, violaciones de derechos humanos e inseguridad que padecemos.

    Y si ahora amplios sectores de la sociedad repudian los desaciertos y actos desaseados del mismo presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y exigen que se le investigue de manera seria por los notorios conflictos de intereses en los que ha incurrido, con más razón deben ser revisadas las actividades y omisiones de servidores públicos de menor jerarquía.

    Este es el caso del Delegado de la Procuraduría General de la República en Durango, Lic. Antonio López Lagarde, quien ya desde hace un buen tiempo se colocó en la lupa, no solo de sus mismos subordinados y de los medios de comunicación duranguenses sino de la ciudadanía entera cuando a principios de junio de 2014 envió citatorios a seis reporteros de tres medios de comunicación locales con la intención de presionarlos para que identificaran a los líderes de los ejidatarios que ya en varias ocasiones habían bloqueado la carretera Durango-Mazatlán, en protesta porque el gobierno federal no les ha pagado sus tierras expropiadas.

    Personaje muy sui géneris, el Lic. Antonio López Lagarde suele vestir de manera especial: con botas estilo vaquero finísimas, pantalones de línea, camisa cuadrada y joyas… joyas por todos lados: anillos de oro, esclava de oro, cadenas de oro y el infaltable carísimo reloj.

    Antonio López Lagarde toma posesión de su cargo el 10 de octubre de 2012, y a partir de ese momento las cosas comienzan a cambiar, tanto al interior de las instalaciones de la PGR en Durango como en los municipios y calles de la capital del estado.

    “La venta de mercancía pirata como discos compactos de música y de películas ha aumentado a niveles nunca antes vistos en la ciudad de Durango, y usted lo puede constatar: en algunos puntos en donde antes había un puesto o local en donde vendían este tipo de productos, hoy existen hasta diez”, comenta indignada una comerciante establecida de la Av. 20 de Noviembre.

    Y a la par que se cometen este tipo de ilícitos con la complacencia abierta de las autoridades de esta delegación de la PGR, el narcomenudeo aumenta. “Ahora ya vemos vendedores de drogas en muchas esquinas, aquí antes no veíamos esto, pero ahora sí”, expresa un habitante del fraccionamiento Jardines de San Antonio, ubicado al sur de la capital duranguense.

    Pero son los mismos empleados de la PGR quienes, ya bastante indignados por el proceder anómalo de su superior, rompen el silencio y, en entrevista exclusiva para razacero, comentan:

    “Durante los tres años que el Lic. López Lagarde ha ocupado el cargo de delegado de la PGR en Durango se ha enriquecido ilícitamente, y él mismo es quien presume sus logros ante sus colaboradores más cercanos y frente a todo el personal de la PGR. Así, hemos podido saber por su propia boca que ha adquirido por lo menos media docena de autos costosísimos: un Honda Accord modelo 2015, placas GBN 8530, que dice que le costó 425 mil pesos; un Jetta, placas MK4 2014, que según presume le costó 317 mil pesos; los siguientes autos no tienen placas: un Dodge Challenger modelo 2014 (470 mil pesos); un Ford Mustang convertible modelo 2012, de color blanco; una camioneta clásica Chevrolet modelo 1937 (470 mil pesos); otra camioneta clásica pickup Chevrolet modelo 1941 (285 mil pesos); y el día sábado 11 de julio llegó presumiendo su última adquisición: un Jeep modelo 2015 que, según le platicó a sus colaboradores cercanos, le costó 515 mil pesos. Además de estos vehículos, el Lic. López Lagarde tiene una flotilla de 11 taxis, todos modelos 2014 y 2015. Los taxistas a quienes alquila estas unidades acuden a las instalaciones de la PGR todos los sábados entre 11 y 12 del día para pagarle sus rentas al Lic. López Lagarde y para que les revise el estado de sus taxis. Esto se puede constatar en los videos de la delegación”, denuncia uno de los servidores públicos de la PGR, que solicita el anonimato por temor a ser despedido.

    Al fondo, parte de la flotilla de taxis propiedad del Lic. Antonio López Lagarde, en el interior de las instalaciones de la PGR en Durango.
    Al fondo, parte de la flotilla de taxis propiedad del Lic. Antonio López Lagarde, en el interior de las instalaciones de la PGR en Durango.

    Otro de los denunciantes agrega:

    “El Lic. López Lagarde también obtiene recursos ilegales de un retén que instaló en la población de Bermejillo, en el municipio de Mapimí, por la carretera a Chihuahua, pasando Gómez Palacio; este retén solo está atendido por policías federales ministeriales, no hay ministerio público federal”.

    Y los denunciantes continúan:

    “Recientemente, el Lic. López Lagarde presumió haber comprado dos terrenos cerca de las instalaciones de la Feria que, según él, le costaron 3 millones 150 mil pesos. El 23 de junio de 2014 el Lic. Antonio López Lagarde compró una casa en el Fracc. Colinas del Saltito en tres millones de pesos, sin que tuviera contratiempos, violando las actuales disposiciones fiscales para compra de inmuebles que establecen investigar a los compradores que adquieren propiedades con valor superior a los 500 mil pesos; a esta casa el Lic. López Lagarde le mandó construir una alberca que dice le costó 800 mil pesos. El delegado López Lagarde está separado de su familia y se jacta de enviarle mensualmente 70 mil pesos, más 25 mil para el pago de una hipoteca. ¿De dónde saca este funcionario tan fuertes cantidades de dinero para darse estos lujos si su sueldo apenas rebasa los 100 mil pesos mensuales?”, se preguntan los empleados de la PGR y rematan la entrevista:

    Recibo de pago de contrato de compraventa de inmueble a nombre de Antonio López Lagarde, que establece un millón de pesos como base de cálculo del valor catastral de la propiedad, que en el fraccionamiento Colinas del Saltito alcalza un valor comercial superior a los 3 millones de pesos.
    Recibo de pago de contrato de compraventa de inmueble a nombre de Antonio López Lagarde, que establece un millón de pesos como base de cálculo del valor catastral de la propiedad, que en el fraccionamiento Colinas del Saltito alcalza un valor comercial superior a los 3 millones de pesos.

    “Algunos compañeros ya han hecho llegar toda esta información a las más altas autoridades de la PGR, incluyendo a la Procuradora, Lic. Arely Gómez González, pero ninguna de ellas ha tomado cartas en este asunto”.

    Así las cosas, esto parece ser solo la punta del iceberg de las muchas anomalías que ocurren en la delegación de la PGR en Durango.

    COMPARTIR