Durango: Entre corruptos te veas

    Adán Soria Ramírez y Esteban Villegas Villarreal, la única diferencia es que el primero ya pisó la cárcel y el segundo todavía no.

    Fernando Miranda Servín.

    Mucho ha llamado la atención el regreso a la política del ex alcalde corrupto de Durango, Adán Soria Ramírez, quien la madrugada del 11 de marzo de 2014 fue encarcelado por haber participado en millonario fraude a empresarios de la construcción, más no por haber saqueado al municipio duranguense durante su gestión, de 2010 a 2013.

    Y es que Adán Soria dejó prácticamente en quiebra al municipio ya que al concluir su periodo la Auditoría Superior del Estado detectó un faltante de más de 300 millones de pesos tan solo en las cuentas públicas del ejercicio presupuestal del año 2012.

    Pero como era de esperarse por tratarse de grupos extremadamente mafiosos, ni la Auditoría Superior del Estado ni el alcalde entrante (el doctor que nunca ha ejercido), Esteban Villegas Villarreal, le fincaron responsabilidad penal por este descomunal saqueo a las arcas del ayuntamiento de Durango.

    Este político ladrón, como se sabe, fue encarcelado porteriormente por la abierta confrontación que tuvo con el actual gobierno estatal por manifestar sus aspiraciones de ser el próximo gobernador de Durango, bajo la sombra del ex gobernador Ismael Hernández Deras, dentro de ese contexto de pugna por el poder que se dio (y al parecer se sigue dando) entre este ex gobernante y el actual, Jorge Herrera Caldera.

    Hoy, Adán Soria Ramírez, luego de un exilio en los comités estatales del PRI en Nayarit y en Puebla, regresa a la escena política duranguense regalando bicicletas y despensas a esos duranguenses a los cuales les metió las manos en los bolsillos hasta que se cansó (si es que un ladrón se cansa de robar). ¿El fin? Golpear políticamente a quienes lo encarcelaron y zancadillear al único exponente a la candidatura del PRI a la gubernatura de Durango de este grupo político, el  actual alcalde (también corrupto) Esteban Villegas Villarreal, quien, al igual que Adán Soria, ha saqueado las arcas municipales de Durango a más no poder y ha permitido que sus colaboradores se enriquezcan ilícitamente extorsionando a la ciudadanía, haciendo negocios privados con recursos públicos y construyendo “casas blancas” con el dinero de los contribuyentes.

    En los corrillos políticos duranguenses se comenta que Adán Soria pretende proponerse como candidato “independiente” a la alcaldía de Durango. Imagínese usted, apreciado lector, a esta dupla de políticos bandidos: a Adán Soria nuevamente como alcalde y a Esteban Villegas como gobernador. Pobre pueblo de Durango… tan lejos de Dios y con las manos de este tipo de priístas metidas en sus bolsillos.

    COMPARTIR