AMLO: El otoño mexicano o la manipulación de las masas

Fernando Miranda Servín.

 

El 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador citó al pueblo de México a una marcha para el 8 de septiembre; el 8 de septiembre López Obrador volvió a citar al pueblo de México a otra marcha el 22 de septiembre; el 22 de septiembre Obrador cita de nuevo al pueblo de México para otra marcha el 6 de octubre.

¿Hasta cuándo Andrés Manuel López Obrador seguirá manipulando a las masas?

A partir del 15 de octubre la derecha oligárquica, en contubernio con la “izquierda”, va a comenzar a perpetrar el despojo a los mexicanos de PEMEX y la industria eléctrica.

¿Realmente piensa López Obrador que los mexicanos vamos a creer que la mafia que ostenta el poder va a querer realizar una consulta nacional respecto a la reforma energética? Y, en caso de que esta consulta se realice ¿realmente cree López Obrador que la mafia de Los Pinos va a respetar los resultados de esa consulta?

 

Si el 6 de octubre López Obrador no convoca a Paro Nacional y Desobediencia Civil, como se lo está pidiendo el pueblo de México, nos estará dejando en claro que está al servicio de la derecha oligárquica como un muro de contención para que el pueblo de México no pase de las marchas a la resistencia social enérgica.

Lo mismo hizo Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, y lo mismo hizo AMLO en 2006 y 2013, convocar a marchas y más marchas sin guiar al pueblo al siguiente nivel, que es el Paro Nacional, la Desobediencia Civil y la Resistencia Social, acciones que en un par de meses derrocarían a cualquier gobierno dictatorial.

¿Por qué no lo hace? Las condiciones políticas e históricas ya están dadas para que esto suceda. Tenemos un gobierno depredador integrado por mafiosos que han impuesto en la presidencia de la República a un neófito que ni siquiera sabe el nombre de las capitales de los estados de nuestra federación y que están a punto de privatizar lo poco que queda del Estado mexicano y que es lo más valioso que poseemos: PEMEX y la industria eléctrica.

¿Por qué este jerarca de la “izquierda” le está dando tantas largas al asunto? ¿Será que todavía la mafia de Los Pinos no le llega al precio?

Si el 6 de octubre López Obrador no encabeza el otoño mexicano tal vez haya hecho un muy buen negocio personal a costa del pueblo, pero su carrera política, ahora sí, habrá terminado, y no será más que un cadáver viviente.

Así las cosas, el otoño mexicano tendremos que hacerlo nosotros, los ciudadanos, sin AMLO, sin Cárdenas y sin la “izquierda”.

El 6 de octubre, esta corriente política tiene dos opciones: hacer lo que nunca ha hecho, que es defender heroicamente el patrimonio nacional de los mexicanos o irse a sus casas vergonzosamente, en medio del repudio popular.

 

 

 

COMPARTIR