Ni ladran ni muerden

S贸crates Campos Lemus.

Doce renovaciones en gobiernos estatales despiertan muchas ambiciones por los 鈥渉uesos鈥, todos sabemos que el 鈥渉ueso鈥 es la mejor forma de estar tranquilos, de tener un salario seguro, de no pasar fr铆os ni hambres, no tener angustias, no estar con el Jes煤s en la boca cada fin de semana o de quincena; claro que el 鈥渉ueso鈥 obliga, obliga a la lealtad, a ser leales como los perros que se insiste son los mejores amigos del hombre o del hambre, porque en cuanto aseguran el 鈥渉ueso鈥, pues no hay perro con hueso que se atreva a ladrar o a morder, a menos que sea agente de tr谩nsito.

Los 鈥渉uesos鈥 son una bendici贸n en los cambios sexenales o en los trienios, lo importante es tener un 鈥渉ueso鈥 asegurado y es por esa raz贸n que vemos en 茅stos d铆as, cercanos a los cambios de sexenios en muchos estados, a pol铆ticos lamiendo y saboreando los 鈥渉uesos鈥, y para ello deben de tener una absoluta lealtad con los que reparten los 鈥渉uesos鈥, porque los hay de todos tama帽os: los chicos, que son ricos pero no nutren lo suficiente, y los que dejan mucho material para continuar royendo y sacando jugo, de tal forma que puede servir para muchos a帽os.

Todo depende de qu茅 calidad de 鈥渉ueso鈥 sea el que se reciba, porque sin duda alguna los 鈥渉uesos鈥, hoy en d铆a, no se reparten as铆 como as铆, no, hoy tienen reglas: primero se deben dar a los cuates de generaci贸n o degeneraci贸n del que arriba al poder, ellos llevan la mano, sobre todo cuando tienen los honores o los horrores de venir de los Estados Unidos o de las muchas escuelas inglesas o de otros pa铆ses, siempre y cuando lleguen con el doctorado puesto. No importa que se nos diga que lo Doctor no quita lo pendejo, lo importante es tenerlo para lucirlo al lado del mero mero, y es as铆 que esos 鈥渉uesos鈥 secretariales dejan, sin duda, muchos y jugosos caldos que permiten obtener una gran fortuna para ingresar al juego del poder.

Hoy por hoy, en este juego solamente llegan a particiar los que traen fichas y dinero, mucho dinero; no cualquier jodido puede llegar a ese sitio donde se pueden utilizar los fondos p煤blicos para hacer los grandes negocios privados y, por tanto, obtener la fortuna que todo pol铆tico bien nacido, actualmente, debe tener para continuar en la pol铆tica. Sin dinero, como dir铆a otro miembro de Atlacomulco, Carlos Hank: 鈥淯n pol铆tico pobre es un pobre pol铆tico鈥, es decir, sirve para achichincle, para limpiar los ba帽os, pero no para andar al lado de los nuevos pol铆ticos bien arregladitos a los que no se les mueve ni un pelo de la cabellera y que no dejan de tocarse el reloj de lujo y los trajes de marca o los chones de seda鈥 s铆, pol铆tico jodido que se vaya al PT, total, ah铆 tambi茅n pueden hacer carrera y algo de fortuna siempre y cuando se logren filtrar a los altos mandos.

La nueva putocracia,聽perd贸n, la nueva clase pol铆tica, est谩 formada en las universidades de lujo, con maestr铆as y doctorados que salen muy pero muy caros y que permiten estar al lado de hombres y mujeres que ser谩n los elegidos por la mafia en el poder para continuar la pol铆tica de saqueo en el pa铆s, y para ello hay que repartir 鈥渉uesos鈥, muchos 鈥渉uesos鈥, a煤n entre la jodencia o entre los miembros del infeliciaje nacional, porque tenemos que recordar que perro con hueso ni ladra ni muerde, y a los jodidos se les tiene que domesticar o controlar por medio de sus pastores, y esos deben tener el 鈥渉ueso鈥 grande para repartir 鈥渉uesitos鈥 entre sus muchos jodidos del pa铆s.

Hay que recordar que los jodidos se levantan por pan o por 鈥渉ueso鈥, y esto puede poner en riesgo la estabilidad y el estado de derecho de los ricos para seguirnos jodiendo, por esa raz贸n se debe mantener la postura de que no hay que dejarles llegar a estar tan hambreados que puedan protestar, porque con el hambre ya no piensan y act煤an, y esto es lo peligroso, as铆 que tambi茅n hay que distraerles, y para ello hay que darles pan, no partido, sino pan de verdad y circo para que est茅n apendejados en las telenovelas y en los partidos de futbol, emborrach谩ndose y apendej谩ndose; total, se debe tambi茅n entender que a los pendejos no hay que dejarlos pensar ya que se pueden dar cuenta que los 鈥渉uesos鈥 grandes ah铆 est谩n y que ellos son m谩s que los seleccionados del poder para gozar del mismo y los pueden arrebatar. As铆 que siempre hay que seguir la m谩xima de que a los pendejos no hay que dejarlos pensar y traerlos como pericos a toallazos, apendejados para no dejarlos volar鈥

Hace algunos d铆as escuchaba a uno de esos hombres de poder que nos dec铆a que no importa que en la pol铆tica se reciban chingadazos, se destruyan honras y vidas, todo hay que aguantarles a los jodidos, finalmente ellos terminar谩n jodi茅ndoles, es como dec铆a un pariente al que sus amigos le reclamaban porque su mujer lo trataba muy mal, aceptaba y dec铆a: no solamente me trata mal, tambi茅n me golpea, pero en la noche me la co鈥ijo para no pasar fr铆o鈥 As铆 es la pol铆tica actual. Algunos salen co鈥ijados y con 鈥渉ueso鈥, as铆 que ni para gritar ni para morder, hay que aguantar.

COMPARTIR