La mafiocracia de la Secretaría de Salud del Estado de Durango

Cartas a la redacción

Sr. Fernando Miranda Servín.
Director del periódico razacero.

Presente:
Con mucha atención los trabajadores de esta secretaría hemos leído las denuncias que su prestigiado medio de comunicación ha publicado, en las que exhibe los actos de corrupción de los principales directivos de esta dependencia. Gracias a esto la ciudadanía duranguense se ha enterado de los brutales saqueos que estos funcionarios han realizado durante todo este sexenio, saqueos que han llevado a esta secretaría a vivir una de las peores crisis de toda su historia.

Dr. Eduardo Díaz Juárez, secretario de Salud del estado de Durango. Corrupción, saqueos y atropellos a los trabajadores en la peor administración de esta secretaría en la historia de esta entidad.
Dr. Eduardo Díaz Juárez, secretario de Salud del estado de Durango. Corrupción, saqueos y atropellos a los trabajadores en la peor administración de esta secretaría en la historia de esta entidad.

Como ya se ha visto por denuncias publicadas también en otros medios impresos y noticieros de televisión, estas anomalías y actos de corrupción oprobiosos no solo han afectado a los miles de ciudadanos que por alguna razón acuden a los centros de salud de esta secretaría sino a otros sectores, como el de los médicos y enfermeras que día con día tenemos que lidiar con el principal reclamo que los ciudadanos nos hacen, como es el desabasto grave de medicamentos y materiales de curación.

¿Por qué hemos llegado a tales extremos de no contar ni siquiera con vendas ni insulina, ni con los principales medicamentos paliativos para los enfermos de cáncer si se supone que esta secretaría tiene asignado un presupuesto base que este año 2015 fue de más de 2 mil millones de pesos ($2,073,140.042)? ¿Por qué se le deben 200 millones de pesos a Soriana, principal o única empresa abastecedora de medicamentos y materiales de curación de la Secretaría de Salud estatal?

Corrupción, pésima administración, inconsciencia y amoralidad de los directivos son solamente algunos de los muchos adjetivos que se pueden utilizar para definir lo que actualmente sucede en esta secretaría en donde los únicos beneficiados han sido el secretario de Salud, Dr. Eduardo Díaz Juárez, la Directora Administrativa, C.P. María de Lourdes Eugenia Díaz Herrera, y sus colaboradores más selectos, esta última sobre todo, cuyas actitudes se asemejan mucho a las de los mafiosos de alta escuela pues todo aquél empleado de la secretaría que por alguna razón tiene la necesidad de entrevistarse con ella es “basculeado” y conminado por sus personeros a dejar sus bolsos y teléfonos celulares afuera, bajo resguardo, antes de entrar a su oficina. ¿A qué le teme esta funcionaria?

Ahora, solamente los que pertenecen a los círculos cercanos de estos funcionarios y del alcalde de Durango, Esteban Villegas Villarreal, están siendo beneficiados con las regularizaciones laborales, así como los allegados del Secretario General del sindicato, Dr. Guillermo Burciaga Alvarado.

Así, el nepotismo, el favoritismo, el amiguismo, el gangsterismo, las transas, la total falta de transparencia y la impunidad es lo que tiene a esta secretaría en las condiciones lamentables en las que se encuentra por lo que la mayoría de los trabajadores que todos los días somos atropellados en nuestros derechos y amenazados por los directivos con perder nuestros empleos esperamos que las cosas cambien radicalmente en el próximo sexenio, con un gobernador ajeno al actual grupo gobernante, de otra manera nos esperan otros seis años de podredumbre administrativa, carencias y sufrimiento para los miles de pacientes duranguenses.

Atte.
Grupo de trabajadores, médicos y enfermeras de
la Secretaría de Salud del Estado de Durango.

Cartas-a-la-reda

COMPARTIR