Daños colaterales

Sócrates Campos Lemus.

Existe la idea de que ya estamos en el proceso de sucesión presidencial adelantada. Cuando uno escucha a los “políticos”, casi todos hablan de sus “Gallos”. Unos dicen abiertamente que son simpatizantes de tal o cual secretario, otros afirman que será “El Peje” porque se requiere de cambios y solamente él, aseguran, los puede generar. Otros hablan de los faldones de Margarita y de las imprudencias o borracheras de Felipe Calderón, así como de su entreguismo y del baño de sangre en que dejó al país.  Los hombres del presidente se dan de topes con los hombres de Manlio y tal pareciera que todos buscan la aprobación de Enrique Peña Nieto. El problema de las corrientes en la “sucesión adelantada” es que de pronto se entrecruzan, y si no hay un buen conductor del proceso se hacen bolas o se generan tragedias.

Las luchas por el poder llegan a las traiciones, confusiones y asesinatos, solamente debemos recordar los asesinatos de Obregón, Maximino Ávila Camacho, Manlio Fabio Altamirano, Luis Donaldo Colosio o los levantamientos que se dieron en diferentes épocas que provocaron muertes y persecuciones; los asesinatos masivos en los tiempos  de Alemán, López Mateos, Díaz Ordaz y Echeverría; en fin, las pasiones desbordadas provocan tragedias y dejan heridas que jamás cierran.

Las confrontaciones entre los miembros de un equipo en un gabinete presidencial se convierten en pleitos de por vida, solamente recordemos aquella pelea entre el ex Secretario de Hacienda y Zedillo que termina en una devaluación y en golpeteos que afectaron la relación entre los presidentes Salinas y Zedillo, o bien los enfrentamientos entre los coronistas o los seguidores de Martínez Manatou con Echeverría o la división permanente que existió entre Echeverría y Marcelino García Barragán. El odio generado de Javier García Paniagua y Fernando Gutiérrez Barrios contra Manuel Camacho Solís o Córdova Montoya. Los conflictos que costaron mucho entre Vicente Fox y “El Pejelagarto”; historias serían muchas, pero jamás podremos decir que se conocen todos los entretejes y manejes de las mismas.

En esta carrera adelantada por la sucesión presidencial varias mafias poderosas se disputan el poder.
En esta carrera adelantada por la sucesión presidencial varias mafias poderosas se disputan el poder.

En muchos casos siguen siendo secretos de Estado, como por ejemplo el crimen de Luis Donaldo Colosio, los actores de la masacre del 68 y del 71, las relaciones entre los grupos y partidos políticos del gobierno y los de la llamada “oposición”, los arreglos para que todo se quedara en paz después de los enormes y cínicos fraudes electorales, los acuerdos en lo “oscurito” o en plena luz que se dieron para parar a la oposición con el cuento de la represión, cuando los ciudadanos indignados estaban a punto de la insurrección popular en 1988; las manifestaciones arregladas para dar salida a la indignación popular y tener el tiempo para que las “aguas bajaran de nivel”. En fin, podemos pensar, como ahora se explica en algunas publicaciones, que con el cuento de las drogas y de los movimientos guerrilleros en Guerrero, con la salida y robo de minerales estratégicos y oro del estado de Guerrero, ahora se sostiene que en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa intervinieron los agentes de la CIA para dar una muestra de cómo se pueden parar las insurrecciones en algunos puntos y de cómo utilizando el terror oficial se puede obligar a las autoridades nacionales y estatales a frenar las actividades de ciudadanos que se protegían de los grupos de la delincuencia organizada, de la guerrilla y de los empresarios que saquean los recursos minerales y materiales estratégicos como el uranio, del cual, dicen, operaba su explotación con total impunidad Carlos Ahumada, gracias a las negociaciones políticas y compromisos que logró con gente del PR$I y del PR$D… en fin, se puede especular mucho, y solamente escribimos para reflexionar, y en la reflexión, a veces, se pueden encontrar las verdades…

Ahora, vemos movimientos como el magisterial o el de los policías comunitarios que tienen atrás de ellos muchas manos que mueven el pandero, se habla de políticos que utilizan esas fuerzas para cobrar por su mediación y lograr la tranquilidad social; en esto, se puede investigar mucho en Oaxaca, porque ahí los políticos se han enriquecido con ese mecanismo. En el caso de los “comunitarios” hablan de que fueron movidos por el gobierno con el apoyo norteamericano para eliminar los centros de acopio o producción de drogas fuertes a los Estados Unidos y evitar el saqueo de minerales a China y el retorno de precursores químicos y armas al país procedentes de China, así se habla abiertamente de la acción de los cuerpos de inteligencia y seguridad de los norteamericanos, y por esa misma razón, ahora, se habla de las acciones de la CIA en Guerrero… pero todo es confusión, finalmente “a río revuelto, ganancia de pescadores…”. Los muertos son, para el gobierno, los daños colaterales… y así continuamos… unos luchan por un puesto y un presupuesto, y los de verdad se reparten el pastel utilizando a los grupos de “carne de cañón”,  como se utilizaron a los maestros y campesinos cuando solamente eran la carne de votación, pero hoy los costos y la violencia son mayores.

Por eso no olvidemos que estamos envueltos en la sucesión presidencial adelantada, y cuidado, también hay muchos muertos.

COMPARTIR