Sería conveniente que la clase política mexicana consumiera estas pastillas ¡por toneladas!

Imagina que existiera una píldora capaz de volver a las personas más compasivas y solidarias, el mundo podría ser un lugar mejor. Sorprendentemente, investigadores de la Universidad de California Berkeley, en Estados Unidos, han hecho un gran avance en esa dirección. Descubrieron una droga que altera el balance neuroquímico de la corteza prefrontal del cerebro, provocando una mayor disposición a participar en comportamientos altruistas, como asegurar la división equitativa de los recursos.

Durante el estudio, 35 participantes ingirieron un placebo o tolcapona, que es un medicamento actualmente utilizado en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson que prolonga los efectos de la dopamina, sustancia química del cerebro asociada con la recompensa y la motivación. Posteriormente, los voluntarios jugaron a dividir dinero entre ellos mismos y una persona anónima. Quienes habían recibido la droga dividieron el dinero de manera más justa y equitativa que el resto del grupo.

Modelos computacionales mostraron que, bajo la influencia de la tolcapona, los jugadores eran más sensibles a la desigualdad social y menos tolerantes a ella. Por lo tanto, los científicos concluyen que el pensamiento justo puede propiciarse mediante vías neuroquímicas específicas del cerebro humano.

La investigación acerca a los expertos a identificar exactamente cómo se inician las conductas altruistas en el cerebro. Esperan que un mayor entendimiento entre la interacción de los mecanismos cerebrales de la dopamina y las enfermedades mentales, como la adicción o la esquizofrenia, también ayude a posibilitar nuevas herramientas de diagnóstico y tratamiento.

El estudio ha sido publicado en Current Biology.

(blog.jacv.es).

COMPARTIR