Fernando Miranda Servín.

Sin duda alguna, para la Universidad Juárez del Estado de Durango este sexenio ha sido el peor en toda su historia.

C.P. Erasmo Návar García, rector de la UJED también impuesto. Aislado y sin autoridad, la mayoría de directores de facultades incondicionales de “Don Toño” exigen su renuncia.

A escasos días de haber dado inicio la administración que está a punto de terminar, la madrugada del 29 de septiembre de 2010 el entonces diputado local Luis Enrique Benítez Ojeda (actual coordinador de campaña del candidato priísta a la gubernatura de Durango, Esteban Villegas Villarreal), presentó la iniciativa que reformaba la Ley Orgánica de la UJED autofacultando al Congreso local para elegir rector. Hecho esto, de inmediato la Dra. Patricia Herrera Gutiérrez, afín al priísmo, fue nombrada rectora interina comenzando la violación a la autonomía universitaria por el poder Legislativo estatal, apoyado, obviamente, por los poderes Ejecutivo y Judicial locales que, exhibiéndose juntos como un gobierno policíaco y ante el estupor de la ciudadanía, apostaron en las puertas de la UJED a un centenar de policías para impedir la entrada de los estudiantes y académicos que pudieran realizar actos de protesta. Posteriormente a estas acciones, serían nombrados, también de manera irregular, en sesiones cerradas del Consejo Universitario cuyo acceso libre a la comunidad universitaria fue impedido por la fuerza policíaca, los rectores Luis Tomás Castro y el actual, Erasmo Návar García.

Con la fuerza policíaca se violó la autonomía de la UJED en septiembre de 2010.
Con la fuerza policíaca se violó la autonomía de la UJED en septiembre de 2010.
Antonio Herrera Caldera, “Don Toño”, abusos de poder por la ma a de directivos que comanda en la UJED.

Así, desde septiembre de 2010 comenzó en la UJED un régimen oscurantista y totalitario de represión bajo el brazo ejecutor de Antonio Herrera Caldera, “Don Toño”, personaje en quien recayó la nada honrosa designación de ser el poder fáctico en la máxima casa de estudios duranguense.

Y las primeras acciones gangsteriles no se hicieron esperar al retirar a los directores de facultades, escuelas y centros de investigación para imponer a los incondicionales del gobierno estatal en procesos electorales en los que siempre “ganaba” el aspirante oficialista.

Bajo la consigna “por la buena o por la mala”, algunos directivos no opusieron resistencia, y quienes así lo hicieron fueron obligados a renunciar bajo amenazas, como el director de la Escuela de Matemáticas, Profr. Miguel Ángel Ortiz Castañeda, quien el 25 de enero de 2012 puso a disponibilidad al Profr. Alfredo Gallegos Villarreal, ex dirigente del Sindicato de Trabajadores Académicos de la UJED, porque desde octubre de 2007 no se presentaba a trabajar a dicha escuela y, sin embargo, continuaba cobrando su sueldo. El Profr. Miguel Ángel Ortiz Castañeda hizo pública esta denuncia en los medios de comunicación locales y dos meses después fue amenazado por varios sujetos armados. Finalmente, el 16 de abril de ese mismo año 2012 el Profr. Ortiz Castañeda renunció a su cargo de director de la Escuela de Matemáticas “por razones personales” y, en una de las acciones más oprobiosas que se hayan registrado en la historia de la UJED, en su lugar fue impuesto el Profr. Alfredo Gallegos Villarreal, sí, el mismo que el Profr. Ortiz Castañeda puso a disponibilidad y denunció como “aviador”. El Profr. Miguel Ángel Ortiz Castañeda fue confinado a dar una hora de clases de matemáticas a la semana en el Colegio de Ciencias y Humanidades, “para evitar que tuviera el menor contacto con profesores y alumnos”, según refirieron en su momento fuentes internas de esta institución educativa.

Bajo este esquema dictatorial, durante este sexenio en la UJED se llegó al vergonzoso grado de que sus principales directivos tenían (y tienen) que presentar sus proyectos de trabajo no ante el rector sino a “Don Toño”, como se le conoce en la UJED a Antonio Herrera Caldera, para que este les diera (y les dé) el visto bueno. Y este grupo de directores hoy conforman una verdadera mafia que dentro de la UJED no rinden cuentas a nadie, ni al rector, ni a la Junta Directiva ni al Consejo Universitario, más que a “Don Toño”, que también ejerce control sobre estos órganos de gobierno, razón por la cual son frecuentes los abusos de autoridad y atropellos que sufren los alumnos y académicos por parte de directivos prepotentes; en la UJED abundan los profesores faltistas y violadores de derechos humanos de los estudiantes, así como aquellos directivos que han falsificado las calificaciones de sus certificados profesionales para obtener maestrías y doctorados en la UNAM (ver en nuestra página web el reportaje titulado La “nueva” UJED: Directivos falsificadores), y todos estos hechos quedan impunes precisamente porque en la UJED no hay una autoridad auténtica sino un poder de facto, el poder de facto ejercido por “Don Toño”, quien, aparte de haber impuesto a todos los directores de facultades, escuelas y centros de investigación, también impuso al representante de la Federación de Estudiantes Universitarios de Durango, Rodolfo Alonso Vidales, conocido como El Rodo.

Image result for el rodo ujed
Rodolfo Alonso Vidales, “El Rodo”, presidente de la FEUD, priísta impuesto por “Don Toño”.

En septiembre de 2014 la FEUD dio a conocer la convocatoria para elegir a su presidente 4 días antes del proceso electoral, y a los estudiantes que quisieran aspirar a este cargo les exigieron como requisito hacer a la FEUD un donativo en especie equivalente a 100 mil pesos. ¿Qué estudiante va a conseguir o a recolectar 100 mil pesos en 4 días? Pues solamente uno patrocinado por el gobierno estatal priísta. Esto explica por qué este alumno, que ha ocupado cargos en el sector popular del PRI, jamás se ha dedicado a defender los atropellos de que son objeto sus compañeros en casi todas las facultades de la UJED.

Hoy, las consecuencias que ha tenido este desmesurado abuso de poder son, entre otras, que la UJED durante estos últimos seis años no haya podido obtener millonarios recursos provenientes de programas federales por no presentar en tiempo y forma los proyectos correspondientes para acceder a esos beneficios, porque los directivos impuestos por “Don Toño” no tienen la suficiente capacidad profesional para presentar esa clase de proyectos, como por ejemplo el Programa de Fortalecimiento de la Calidad en Instituciones Educativas (PIFI), del cual la UJED dejó de percibir recursos por lo menos desde el año 2014. Por otro lado, los institutos de investigaciones de la UJED han presentado raquíticos o nulos resultados, pues la mayoría de sus investigadores no publican los trabajos que supuestamente realizan. La UJED, en los hechos, cada año aparece en los niveles más bajos de aprovechamiento a nivel nacional, a pesar de que el gobierno estatal anunciara recientemente con bombo y platillo un supuesto aumento considerable de sus recursos.

Ya en las postrimerías del sexenio, el hartazgo por parte de la comunidad estudiantil y académica de la UJED estalló en la Facultad de Enfermería, en la que el pasado 25 de septiembre de 2015 los estudiantes, académicos y trabajadores, luego de tres años de no tener director por injerencias políticas y actos porriles orquestados por “Don Toño”, realizaron su proceso electoral, resultando ganadora la Profra. Eloina Ruiz Sánchez, pero como la candidata favorita de “Don Toño” era la Profra. Martha Cecilia Ramírez Ochoa, esta impugnó sin fundamentos el proceso electoral solicitando un amparo (auspiciada, por supuesto, por la mafia que lidera “Don Toño”), como medida marrullera para impedir a toda costa que la Profra. Eloina Ruiz Sánchez tomara posesión de su cargo, por lo que los alumnos, fastidiados ya de los abusos y atropellos de este personaje sórdido, tomaron la decisión de cerrar las instalaciones de su facultad, accediendo días después a regresar a clases mientras un juez resuelve esta penosa situación, que hasta el momento sigue empantanada. “Sabemos que Don Toño le ordenó al Lic. Salvador Corral, director del Instituto de Ciencias Sociales, tramitarle un amparo a la profesora Martha Cecilia Ramírez Ochoa; también, al director de Administración de la UJED, Manuel Gutiérrez, al secretario del SPAUJED, Jesús Soto, y al director del CCH, Luis Enrique Rodríguez Ríos, les ha dicho que hagan todo lo posible para que la profesora Eloína Ruiz Sánchez no tome protesta como la nueva directora de la Facultad de Enfermería y Obstetricia”, denunciaron los alumnos y profesores de la Facultad de Enfermería a finales de octubre de 2015.

Jairo Peña Avilés, representante de la sociedad de alumnos de la Facultad de Enfermería, fue amenazado por oponerse a las imposiciones de “Don Toño”.
Jairo Peña Avilés, representante de la sociedad de alumnos de la Facultad de Enfermería, fue amenazado por oponerse a las imposiciones de “Don Toño”.

El 4 de noviembre de 2015, los dirigentes estudiantiles de esta facultad, Jairo Peña Avilés y Rocío Guevara, denunciaron ante varios medios de comunicación locales las amenazas de que habían sido objeto por oponerse a la imposición de “Don Toño” y apoyar a la profesora que había ganado las elecciones limpiamente, siendo esta la primera manifestación estudiantil en la UJED en contra de la violación a su autonomía. Hoy, la Facultad de Enfermería de la UJED sigue teniendo, desde hace más de tres años, una directora provisional. Mientras tanto, los alumnos de esta facultad ya han advertido ante los medios de comunicación que si el juez del Tribunal Superior de Justicia estatal falla a favor de la Profra. Martha Cecilia Ramírez Ochoa (incondicional de “Don Toño”) volverán a tomar las instalaciones de su escuela.

El Dr. José Antonio Herrera Díaz, primo de “Don Toño”, nuevo Secretario General de la UJED.
El Dr. José Antonio Herrera Díaz, primo de “Don Toño”, nuevo Secretario General de la UJED.

Ante este panorama general, el poder fáctico ejercido por Antonio Herrera Caldera, “Don Toño”, cierra filas y el pasado 24 de febrero retiró al secretario general de la UJED, Ing. Vicente Reyes Espino, para imponer en este alto cargo a su primo, el Dr. José Antonio Herrera Díaz, quizá para mandar el mensaje de que este grupo hamponeril está decidido a seguir sometiendo a la comunidad universitaria de la UJED por lo menos otro sexenio más.

Ahora, ya inmersa la sociedad duranguense en el proceso electoral del próximo 5 de junio, varios analistas ligados al poder estatal pregonan que la UJED debe de estar ajena a la política, pero haciendo un recuento de los graves daños que esta administración gubernamental le ha ocasionado a la UJED durante los últimos seis años, se hace evidente que precisamente por no participar en política la comunidad universitaria ha tenido que padecer todos estos latrocinios.

Este año electoral, los estudiantes, académicos y trabajadores de la UJED que estén realmente comprometidos con su casa de estudios y deseen recuperar su autonomía (en la que va implícita su dignidad) deben asumir una postura política activa y apoyar aquél proyecto que les garantice al 100% la restitución de su autonomía y el respeto absoluto de esta.

Obviamente, el proyecto retrógrada priísta no debe ser contemplado por la comunidad universitaria, toda vez que su candidato a la gubernatura, Esteban Villegas Villarreal, forma parte y está siendo impulsado precisamente por esa mafia que los ha ultrajado (el coordinador de la campaña electoral de Esteban Villegas es ni más ni menos que el Lic. Luis Enrique Benítez Ojeda, el ex diputado local que presentó la iniciativa que dio paso a la violación de la autonomía de la UJED), y correrían el riesgo de seguir siendo sometidos por “Don Toño” u otro personaje igual o más nefasto que este.

El ex diputado local Luis Enrique Benítez Ojeda, actual coordinador de la campaña electoral del candidato priísta a la gubernatura de Durango, Esteban Villegas Villarreal, fue quien presentó la iniciativa de reforma a la Ley Orgánica de la UJED que dio paso a la violación de su autonomía.
El ex diputado local Luis Enrique Benítez Ojeda, actual coordinador de la campaña electoral del candidato priísta a la gubernatura de Durango, Esteban Villegas Villarreal, fue quien presentó la iniciativa de reforma a la Ley Orgánica de la UJED que dio paso a la violación de su autonomía.

La coyuntura política ya está dada para dar término al fascismo que ha padecido la UJED durante este sexenio, y esta coyuntura es el próximo proceso electoral del 5 de junio. A la comunidad universitaria de la máxima casa de estudios de Durango le corresponde decidir si sigue bajo el yugo de “Don Toño”, “Don Paco” o “Don Pepe”, o recupera el futuro que le arrebataron el 29 de septiembre de 2010.


COMPARTIR