Ezequiel López Peralta.
Master en Sexología.

Cuando enfocamos los temas sexuales tendemos a pensarlos desde una perspectiva de relaciones estables de pareja. Sin embargo, esa no es la realidad de todas las mujeres, de hecho son cada vez más las solteras que, entre otras cosas, se plantean qué hacer con su vida sexual en esas circunstancias.

Para los hombres es como un poco más sencillo el tema, ya que la cultura nos estimula a un ejercicio casi maratónico de la sexualidad, y no existe prejuicio alguno para el que decide relacionarse de una manera práctica y sin afecto de por medio. Así encuentran una satisfacción sexual que puede ser efímera, pero al menos tienen un canal para el ejercicio de su erotismo.

¿Qué cosas se plantean al respecto las mujeres? En principio se preguntan si realmente su necesidad sexual puede satisfacerse sin una relación relativamente estable. Si la respuesta fuese positiva, tendrán que trabajar en permitirse esa situación para que los prejuicios o los sentimientos de culpa no terminen contaminando el encuentro y entonces consigan pasarla bien. Escucho frecuentemente a las mujeres preguntarse si cierto tipo de relaciones “casuales” o de “amistad con derechos” son “normales”, o si están mal vistas para ellas. Y pienso que el parámetro es estrictamente personal. La pregunta en todo caso sería ¿esto me hace bien?, ¿es lo que necesito?, o ¿cuáles son las circunstancias en las cuales me siento cómoda para poder disfrutar del sexo?

Claro que existen otras alternativas en la soltería. Algunas tienen encuentros teóricamente descomprometidos con ex parejas, con quienes quedó una buena relación y sostienen una química sexual interesante. Es una opción respetable, pero cuidado con quedar atrapadas y que este tipo de relación cierre otras opciones que puedan ser quizás de mayor crecimiento personal. El sexo en soledad es otra alternativa, que además permite un conocimiento más sofisticado del propio cuerpo y de nuestras fantasías. Algunas mujeres acompañan ese encuentro consigo mismas con compañeros virtuales, a través de internet.

Mujeres, definitivamente es el momento de que se adueñen de su cuerpo, que solamente a ustedes les pertenece, y son ustedes las responsables de disfrutarlo y cuidarlo como deseen.

En síntesis, la soltería tiene sus beneficios y sus complejidades, tal como pasa con la vida en pareja. Ninguno de por sí es el estado ideal, sino que lo importante es sentir que procedemos de manera coherente y que alcanzamos la satisfacción sexual a nuestra manera.

(www.latam.discoverymujer.com).

COMPARTIR