La “nueva” fiscalía. Agentes de la DEI agreden a ciudadano

    Fernando Miranda Servín.

    El 27 de octubre pasado, aproximadamente a las 10 de la noche, Vicente Lira Núñez, de 36 años, llegó a la casa de su esposa Norma Angélica Garcés Luna, de quien está separado y en proceso de divorcio, y con quien ha procreado tres hijos.

    Al llegar al domicilio ubicado en la calle Leopoldo Riviero Núm. 118 del Fracc. Real Victoria II, se encontró con el agente de la Dirección Estatal de Investigaciones de la Fiscalía General del estado de Durango, Alejandro Gallaga Castro, compañero sentimental de Norma Angélica. Intercambian palabras y Alejandro Gallaga le apunta con su arma oficial, pero decide darle su arma a Norma Angélica Garcés para liarse a golpes con Vicente Lira.

    Vicente Lira Núñez, en la Fiscalía, luego de la golpiza que le dieron una decena de elementos de la DEI.
    Vicente Lira Núñez, en la Fiscalía, luego de la golpiza que le dieron una decena de elementos de la DEI.

    Durante la pelea, Norma Angélica dispara en dos ocasiones el arma que le dio el agente de la DEI, Alejandro Gallaga, alarmando a los vecinos; también, Norma Angélica se dirige a la camioneta oficial de Alejandro Gallaga, hace uso del radio y avisa de la situación. Inmediatamente llega al lugar un vehículo marca Tsuru, de color blanco, del que bajan dos agentes, compañeros de Alejandro Gallaga, quienes se suman a la pelea agrediendo salvajemente a Vicente Lira Núñez dándole de puñetazos y patadas, y azotándolo en el cofre de la camioneta de la DEI placas 83181.

    screen-shot-2016-11-14-at-11-58-42-a-m

    Minutos después llegaron al lugar otros ocho elementos de la DEI en dos camionetas negras, subiendo a Vicente Lira en una de ellas para pasearlo por la ciudad durante más de una hora, golpeándolo y amenazándolo con “sembrarle” drogas y matarlo a él y a toda su familia. Lo llevan a las inmediaciones del edificio de la Fiscalía General y lo amenazan con encarcelarlo, pero debido al estado en que se encontraba los agentes de la DEI, encabezados por Alejandro Gallaga Castro, no lo presentan ante el ministerio público y Alejandro Gallaga lo vuelve a amenazar con matarlo si se presenta a la Fiscalía a denunciarlos.

    Finalmente, malherido, los agentes de la DEI lo dejan cerca de su domicilio familiar, en la calle de Pereyra, en el centro de la ciudad de Durango, a donde llega a duras penas. Al ver las condiciones en las que se encontraba Vicente Lira Núñez, sus familiares lo trasladan a la Fiscalía General para denunciar los hechos y solicitar que se abriera la carpeta de investigación respectiva, la Núm. 1442/16.

    Lic. Ramón Gerardo Guzmán Benavente, Fiscal General de Durango, complaciente con los abusos de poder de sus agentes.
    Lic. Ramón Gerardo Guzmán Benavente, Fiscal General de Durango, complaciente con los abusos de poder de sus agentes.

    Luego de esto Vicente Lira Núñez tuvo que abandonar el estado de Durango ya que sus familiares manifiestan que en la Fiscalía General dieron muestras de no querer realizar ninguna investigación, y el Fiscal, Lic. Ramón Gerardo Guzmán Benavente, se ha negado a recibirlos.

    También, los familiares de Vicente Lira Núñez expresan ante la redacción de nuestro periódico que ven en este asunto un claro tráfico de influencias y temen represalias pues la todavía esposa de Vicente Lira Núñez, Norma Angélica Garcés Luna, es colaboradora cercana del actual Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado de Durango, Lic. Esteban Calderón Rosas, de quien fue su secretaria particular desde que ocupaba el cargo de Secretario Académico de la Facultad de Derecho de la UJED.

    Así las cosas, los familiares de Vicente Lira Núñez solicitan a través de este medio la intervención directa del gobernador, Dr. José Rosas Aispuro Torres, pues temen por sus vidas y la de Vicente Lira.

    Ardua será la tarea que el Dr. Aispuro Torres tendrá que hacer de inmediato en la Fiscalía General pues si bien ha designado a nuevos directivos, en la Dirección Estatal de Investigaciones todavía permanecen en sus cargos los mismos mandos operativos corrompidos que han asolado a la ciudadanía duranguense desde el sexenio pasado con este tipo de abusos de poder.

    COMPARTIR