Adán Soria, Alcalde de Durango, un político inflado

Fernando Miranda Servín.

Sin duda son buenos los cabilderos y diseñadores de imagen del presidente municipal de Durango, Adán Soria Ramírez, quien no deja de aparecer en los canales de televisión, spots de estaciones de radio y páginas de periódicos locales de esta entidad promocionando obras con un lenguaje mañoso y confuso, como el que recientemente utilizó para hacerle propaganda a su segundo informe de labores: “hemos pavimentado las calles de Durango”, se le escucha y se le ve decir sonriente a este político en promocionales pagados en televisión, y lo que la mayoría de los duranguenses se preguntan es ¿cuáles calles? ¿en dónde?

Y es que en este asunto la mejor aliada de Adán Soria Ramírez fue la sequía que azotó a Durango los últimos dos años, que coinciden con el período que lleva al frente de la alcaldía de este municipio ya que durante este par fde años que no llovió no se hizo notorio el enorme problema de los baches, que este presidente municipal lo tenía resuelto rellenando los hoyancos en el pavimento solamente con tierra apisonada. Y ahora, con las precipitaciones pluviales, la tierrita de los baches es arrastrada por la lluvia dejando al descubierto no baches sino verdaderas trampas mortales para miles de automovilistas a quienes se les han averiado ya las suspensiones, amortiguadores y llantas de sus vehículos, cuyas reparaciones prefieren cubrirlas sus propietarios que pasar por el calvario burocrático de solicitarle a esta administración la reparación de los daños sufridos para luego conseguir que por fin sus automóviles sean enviados a algún taller que tardará un tiempo incierto en arreglar el desperfecto. También, no son pocos los ciudadanos que han sufrido lesiones físicas por este problema.baches durango

Hoy, el feliz término de la sequía y la llegada de las lluvias nos han dejado ver que durante los dos años que lleva gobernando Adán Soria la ciudad de Durango no hizo absolutamente nada para solucionar este problema que ya es grave para la ciudadanía ya que hasta en las principales avenidas hay enormes hoyancos, cosa que tal vez no le preocupa para nada a este gobernante ya que se traslada en vehículos que son propiedad del ayuntamiento, es decir, propiedad de nosotros los contribuyentes.

El malestar social ya es generalizado, y a esto se suma el aumento alarmante de delitos del fuero común como robos a casas habitación (un promedio de 75 robos al día) y de vehículos (20 autos robados diariamente), que se han incrementado hasta un 50% desde que tomó posesión Adán Soria Ramírez, pudiendo ser superior esta cifra ya que muchos ciudadanos prefieren no denunciar los delitos de los que son víctimas por la falta de respuesta de la Fiscalía General de Durango.

Y es que Soria Ramírez mantuvo en el cargo de la Dirección Municipal de Seguridad Pública al policía Mario Zaldívar Mijares, personaje conocido en Durango por su ineficacia y corrupción, que ya venía ocupando el mismo cargo desde la pasada administración. Fue luego de su segundo informe de gobierno que Soria Ramírez decidió cambiar a este jefe policiaco por el licenciado en Derecho Gerardo Heraclio Godínez García, duranguense que tiene una amplia trayectoria en cargos de seguridad pública, por lo que tal vez pueda cambiar la imagen de esta dirección que a lo largo de estos dos últimos años ha hecho muy poco por preservar la tranquilidad de la ciudadanía y se ha dedicado más a extorsionar a automovilistas ebrios y a conductores designados a quienes “decomisan” cada fin de semana enormes cantidades de cervezas y botellas de licor cerradas que ya no les son devueltas a los parroquianos por los jueces luego de pagar sus multas, infracciones que muchas de las veces son aplicadas por faltas administrativas inventadas por los policías. En los hechos, Adán Soria Ramírez no ha realizado un verdadero trabajo de prevención de la delincuencia.

unnamed
DMSP de Durango. Solamente sirve para extorsionar e inventarle delitos a conductores ebrios.

“Para Adán Soria, cualquier pretexto es suficiente para aparecer en la televisión o en los periódicos, que si entrega alumbrado público a un par de calles de una colonia o entrega cuadernos en alguna escuela… termina gastándose cantidades millonarias en pagos de inserciones periodísticas y publicidad en televisión que lo que costaron esas obras… ¿quién audita a este edil?”, manifiesta indignada una empleada del municipio.

Recientemente, su secretario particular, Sergio Torrecillas Ortiz, fue denunciado por su marcada afición a frecuentar los casinos de Durango, en donde, según los asistentes, gasta enormes cantidades de dinero.

A finales de septiembre pasado se llevó a cabo la Semana Mundial del Turismo en Durango, pero la titular de esta dirección, Yazmín Barrera Compeán, no estuvo presente. Adán Soria justificó la ausencia de su colaboradora declarando ante los medios que “se encuentra en una gira por el país con ‘mujeres empresarias’ sin goce de sueldo”. ¿Una gira de trabajo sin goce de sueldo?

La realidad, según declaraciones de la regidora panista Patricia Jiménez, es que la titular de Turismo andaba de vacaciones. “A mi me dijo que iba a pedir sus vacaciones”, dijo la regidora ante los medios de comunicación locales.

El 26 de septiembre pasado, Adán Soria Ramírez fue nombrado Presidente de la Red de Municipios por la Salud por los ediles de la República que integran esta red y supuestamente coordinará a 2400 alcaldes del país para combatir los problemas que amenazan la salud de las personas, familias y comunidades. “Candil de la calle y oscuridad de su casa… no nos puede resolver el problema del digestor descontaminante  en el drenaje, aquí en el Pueblito, y como consecuencia de esto los mantos freáticos de este lugar ya están contaminados de materia fecal humana y el aire que respiramos huele a mierda”, refiere el conocido doctor y escultor duranguense Salvador Salas Ceniceros.

Así, pregonando exageradamente logros inexistentes para promocionar su imagen personal, Adán Soria Ramírez dilapida el dinero de los contribuyentes para posicionar su futuro político y el de sus cercanos colaboradores que gozan de muy poca credibilidad y confiabilidad entre la ciudadanía duranguense.


 

COMPARTIR