Más de lo negro de la UJED

Fernando Miranda Servín.

Cuando a finales de septiembre de 2010 la mayoría de los diputados priístas del Congreso del Estado de Durango violó la autonomía de la Universidad Juárez alterando su ley orgánica para designar arbitrariamente a una rectora interina, la Dra. Patricia Herrera Gutiérrez, esta realizó una “auditoría” en menos de 72 horas a la administración del depuesto ex rector, C.P. Rubén Calderón Luján, responsabilizándolo de malversar por lo menos 19 millones de pesos y otorgar préstamos de hasta 500 mil pesos a sus colaboradores más cercanos, cuando el monto máximo por este concepto es de 20 mil pesos. Pero ni la rectora interina, Patricia Herrera Gutiérrez, ni el actual rector impuesto Luis Tomás Castro Hidalgo, informaron a la ciudadanía las medidas que tomarían para recuperar ese dinero, y el asunto quedó en el olvido.

“Ya no le movieron, y quizá llegaron a un arreglo con el ex rector Rubén Calderón Luján porque en muchos de esos saqueos estaban involucrados algunos personajes que ahora ocupan altos cargos directivos en la UJED”, manifiesta un académico inconforme por el panorama de corrupción extrema que padece la máxima casa de estudios duranguense. Y es que desde la anterior administración del C.P. Rubén Calderón Luján y en la actual del Lic. Luis Tomás Castro Hidalgo se han venido cometiendo irregularidades graves que han perjudicado severamente el erario y el desarrollo académico de esta institución, como pagos de salarios fuera de nómina, un fondo de ahorro para fideicomiso de jubilación que no está legalmente constituido, profesores “aviadores”, personal de confianza con plazas de académicos, violaciones a los contratos colectivos al otorgar plazas sin convocatorias ni concursos académicos, como lo marca el reglamento interno de la UJED, y contratos de construcciones y remodelaciones sin licitar.

La transparencia ha sido una de las cualidades más escondidas y menos practicadas en la UJED haciendo de este recinto uno de los más corruptos del país que bajo la protección del gobierno estatal en turno ha permitido fincar no pocas fortunas personales con el dinero de los contribuyentes.

Fue a principios de octubre de 2010 cuando luego de ser designado rector de la UJED de manera grotesca, sin el voto mayoritario de los integrantes de la Consejo Universitario, el Lic. Luis Tomás Castro Hidalgo declaró ante los medios de comunicación locales que su administración trabajaría para esclarecer y transparentar todas las irregularidades que se hubieran cometido en la administración anterior, pero hasta la fecha la ciudadanía duranguense sigue esperando esos resultados.

Por el contrario, los actos de corrupción en la UJED han aumentado sobremanera, comenzando por el hecho de que esta “nueva” administración no procedió ni administrativa ni penalmente para sancionar la infinidad de irregularidades que se cometieron en el rectorado del C.P. Rubén Calderón Luján. Hubo acuerdos “políticos” en lo oscuro, con borrón y cuenta nueva, al más puro estilo de las mafias de Chicago, en los que los únicos perjudicados fueron los bolsillos de los ciudadanos.

Hoy, la encrucijada que pone aún más en entredicho la honestidad del cuestionado rector, Lic. Luis Tomás Castro Hidalgo, estriba en que no puede hacer lo que por obligación le corresponde, es decir, castigar la corrupción en la UJED, ya que algunos de sus colaboradores más cercanos han venido participando en los saqueos descomunales que se perpetran en esta universidad desde hace más de una década, durante las rectorías del M.A. José Ramón Hernández Meraz y del C.P. Rubén Calderón Luján, como por ejemplo el hoy Abogado General de esta institución, Lic. Carlos Silerio Medina y el actual director de Relaciones Laborales, Lic. Roberto Martínez Tejada, que por lo menos desde el año 2000 aparecen en infinidad de relaciones de cheques emitidos por la UJED bajo el extraño rubro llamado “Sueldos Fuera de Nómina”, por el concepto denominado “Compensaciones Especiales”, recibiendo cifras que oscilan entre los 20 y 40 mil pesos quincenales.

El mismo ex rector, C.P. Rubén Calderón Luján, como tesorero de la UJED en el rectorado del M.A. José Ramón Hernández Meraz, y la C.P. María Guadalupe Flores Bolívar, ex contralora general, ya jubilada, aparecen incontables veces en estas listas.

¿Cuántos millones de pesos del erario estarán yendo a parar de manera ilegal a los bolsillos de esta mafia universitaria desde el año 2000 hasta la fecha?

 

CUANDO LA PERRA ES BRAVA… hasta a los de casa muerde, reza el conocido refrán popular, y esto es precisamente lo que sucede en la UJED, concretamente en la Dirección de Administración, a cargo del Dr. José Gerardo Ignacio Gómez Romero quien recientemente perjudicó a todos los funcionarios de primer nivel al contratar un seguro colectivo de gastos médicos mayores en condiciones más que sospechosas y desventajosas.

“Desde el concurso de licitación hubo anomalías graves ya que personal de la Dirección de Administración filtró a la compañía de seguros “ganadora” el monto de las tarifas de las otras dos compañías que compitieron; así, fue la compañía AXA la que ofreció una tarifa menor y “ganó” la licitación a las compañías Metlife y MAPFRE. Al parecer, el representante de esta compañía de seguros es amigo del director de administración, Ignacio Gómez Romero”, acusa uno de los directores de escuela que se vieron afectados por este hecho.

“Lo que pasa es que con este cambio de compañía de seguros no se nos respetó la antigüedad que teníamos con la compañía que estábamos asegurados, MAPFRE. Algunos teníamos hasta más de 10 años asegurados con MAPFRE por lo que alcanzábamos coberturas de hasta más de 2 millones de pesos en caso de sufrir alguna enfermedad grave, y ahora con este nuevo seguro colectivo contratado esta cifra se limitó a 360 mil pesos”, agrega el directivo de la UJED del que por razones obvias se omite su nombre.

Y es un empleado de la misma Dirección de Administración de esta universidad quien denuncia que esta licitación para contratar a la compañía de seguros AXA estuvo plagada de irregularidades. “Un mes antes del concurso de licitación, en febrero de este año 2012, el director de administración, Ignacio Gómez Romero, les solicitó sus cotizaciones de pólizas a las compañías Metlife y MAPFRA, en marzo se llevó a cabo el concurso y el día 14 de este mes se dio el fallo. La compañía AXA le ganó a MAPFRA por una diferencia de 23 mil pesos ya que MAPFRA ofreció un costo de 362 mil pesos por póliza y AXA presentó una propuesta de 339 mil pesos. Según las bases del concurso de licitación, la compañía ganadora debería de entregar las pólizas dentro de los 10 días siguientes al fallo, pero AXA incumplió esta disposición y fue hasta el 29 de marzo que entregó las pólizas”, refiere este empleado que solicitó el anonimato. El número del concurso fue UJED-DGO.INVIT-001/12 Seguro de Gastos Médicos Mayores Colectivo.

Así, bajo sospechas, dudas y evidencias de graves actos de corrupción es como se han hecho las cosas en la UJED desde hace más de una década, sin que autoridad alguna audite y sancione a ningún directivo de sus diferentes administraciones que bajo el amparo de los gobiernos estatales han saqueado a diestra y siniestra las arcas de esta casa de estudios.

Hoy, las principales facultades de la UJED (Medicina campus Gómez Palacio, Derecho y Ciencias Políticas, Trabajo Social y Odontología) y sus institutos de investigaciones jurídicas e históricas han sido rechazados del Programa Integral de Fortalecimiento Institucional  (PIFI), por no cumplir con los requisitos de excelencia académica solicitados para recibir importantes recursos financieros que el gobierno federal otorga a través de la Secretaría de Educación Pública a todas las instituciones de educación superior del país. ¿Hasta cuándo seguiremos los ciudadanos tolerando las pillerías y mediocridades de las mafias que se han apoderado de la UJED perjudicando gravemente a nuestros jóvenes estudiantes?

COMPARTIR