Durango: Mil robos al mes

    INÚTILES, LOS TITULARES DE LA FISCALÍA Y DMSP 

     

    De la redacción de raza cero.

     

    Año tras año aumentan los robos en la capital de Durango, al grado que esta ciudad tiende a convertirse en el paraíso de los ladrones por la ineficacia de las instituciones encargadas de prevenir los delitos y perseguir a los delincuentes.  

    Hoy, para la mayoría de los miles de ciudadanos que son despojados de sus pertenencias, de poco o nada sirve presentarse en las instalaciones de la Fiscalía General de Durango a solicitar averiguaciones previas ya que un 95% de las denuncias no son atendidas por el personal de esta institución, cuyos sueldos pagamos los contribuyentes.

    Recientemente, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública dio a conocer que, según datos proporcionados por la Fiscalía General, durante el año 2013 esta Fiscalía recibió 12,084 denuncias de robo, haciendo un promedio de 1007 delitos de esta modalidad cometidos al mes. 26% de estos casos se refieren a robos a casa habitación y otro 26% a robo de vehículos. Así, los robos a viviendas y de vehículos rebasan la mitad de averiguaciones previas por robo solicitadas por los ciudadanos afectados. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública manifiesta que esta cifra supera la del año anterior, 2012, que fue de 11 mil 597 robos.

    Lic. Sonia Yadira de la Garza Fragoso, Fiscal General de Durango, y Lic. Noel Díaz Rodríguez, titular de la DMSP, de los dos no se hace uno para combatir a la delincuencia en la capital de Durango
    Lic. Sonia Yadira de la Garza Fragoso, Fiscal General de Durango, y Lic. Noel Díaz Rodríguez, titular de la DMSP, de los dos no se hace uno para combatir a la delincuencia en la capital de Durango

    Lo que no informa la Fiscalía General de Durango al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública es que la mayoría de estas denuncias no son investigadas por los ministerios públicos ni por los agentes ministeriales, a quienes las víctimas, en muchos casos, tienen que ofrecerles dinero para que realicen el trabajo que por obligación les corresponde hacer, y ni así resuelven los casos.

    En no pocos asuntos, los ladrones suelen ser hijos de algunos funcionarios gubernamentales, por lo que las víctimas se topan con el infranqueable muro del tráfico de influencias y protección que los empleados de la Fiscalía otorgan a estos hampones.

    La falta de resultados en el combate a la delincuencia, en cuanto a robos se refiere, hace pensar a buena parte de la ciudadanía que hay cierta colusión entre los delincuentes y elementos de los cuerpos policíacos pertenecientes a la Dirección Municipal de Seguridad Pública, a cargo del Lic. Noel Díaz Rodríguez, y a la Fiscalía General de Durango, cuya titular es la Lic. Sonia Yadira de la Garza Fragoso.

    En esta ciudad la prevención del delito es nula, y así se puede constatar a todas horas en las calles, en donde los elementos de la DMSP solo se abocan a poner retenes en puntos estratégicos para extorsionar a conductores de vehículos ebrios y a otros que por alguna razón no portan placas o pertenecen a organizaciones sociales como ONAPAFFA.

    En los hechos, ninguna banda de ladrones de autos ni de casas habitación ha sido capturada in fraganti ya que el patrullaje de la DMSP, por incapacidad o de manera premeditada, es más que obsoleto. Y lo mismo sucede en la Fiscalía General de Durango, en donde las miles de averiguaciones previas que los ciudadanos solicitan no son atendidas, y estos, frustrados, se dan cuenta que sus querellas jamás van a ser investigadas.

    “Estas policías, la municipal y de la Fiscalía, solo se dedican a cuidar otro tipo de intereses, por eso no hacen el trabajo que deben realizar. Hace tres años me robaron mi tienda de abarrotes y hasta la fecha sigo esperando resultados de la Fiscalía”, dice un ciudadano indignado.

    Y lo mismo sucede en otros rubros en los que la ciudadanía es víctima de estas instituciones, especialmente de la Fiscalía General, en donde sus ministerios públicos, de manera perversa y poco ética, ocultan o fabrican pruebas para incriminar a ciudadanos inocentes y culparlos de delitos que no cometieron. Esta es la realidad que se vive en Durango en cuanto a seguridad pública e impartición de justicia, con dos titulares, de la DMSP y de la Fiscalía, incapaces de ejercer sus funciones de manera profesional y sin don de mando dentro de las instituciones que dirigen, razones por las cuales no se ve para cuándo los actos delictivos disminuyan.

    Y lo peor de todo esto es que esta ineficacia de ambos funcionarios contrasta con la política del gobierno estatal que, infructuosamente, intenta apuntalar a la ciudad de Durango como destino turístico nacional.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    COMPARTIR