Javier Solís

De la redacción de raza cero.

 

Gabriel Siria Levario, mejor conocido como Javier Solís, nació en la ciudad de México, D.F., en el barrio de Tacubaya. Al separarse sus padres, Francisco Siria Mora, de oficio panadero, y Juana Levario Plata, comerciante, queda al cuidado de sus tíos, Valentín Levario Plata y Ángela López Martínez.

PÁG. 12 (2)

Al fallecer su madre adoptiva, en 1939, Gabriel Siria Levario tuvo que dedicarse a infinidad de oficios, como panadero, carnicero, cargador de canastas en los mercados y lavador de automóviles, sin abandonar su deseo de cantar, inquietud que cultivaba desde temprana edad.

Fue Manuel Garay, payaso de profesión, quien le dio la oportunidad de debutar en el Teatro Salón Obrero, del cual era administrador.

Con apenas 16 años, Gabriel Siria se gana la simpatía de David Lara Larios, dueño de la carnicería en donde trabajaba, quien al ver que Gabriel cantaba de manera excepcional, se ofrece a pagarle clases de canto con Noé Quintero, maestro que daba lecciones de vocalización a muchos de los cantantes reconocidos de esa época.

Es en este momento que comienza la increíble carrera artística de Gabriel Siria Levario con el nombre de Javier Luquín, cantando primero en la Plaza Garibaldi y luego en los célebres restaurantes El Tenampa y el Guadalajara de Noche. Posteriormente, en 1955, es contratado para cantar en el Bar Azteca, en donde su amigo Manuel Garay le aconseja utilizar el nombre de Javier Solís, con el que sería conocido en el mundo entero.

Se llegó a decir que Frank Sinatra fue el que bautizó a Javier Solís como El Rey del bolero ranchero.
Se llegó a decir que Frank Sinatra fue el que bautizó a Javier Solís como El Rey del bolero ranchero.

Ese mismo año, promovido por el famoso descubridor de talentos de Discos Columbia, don Felipe Valdés Leal, graba su primer sencillo con los temas Qué te importa y Por qué negar, de Agustín Lara, pero es hasta 1959 cuando Gabriel Siria Levario hace que el nombre de Javier Solís se consolide en todo México y Latinoamérica interpretando el tema Llorarás llorarás, del compositor Rafael Ramírez, para el mismo sello discográfico, del cual formaría parte de su elenco como uno de sus artistas exclusivos. Luego de este éxito, Javier Solís colocaría en los primeros lugares de la radio de todo el continente americano canciones como El peor de los caminos, El loco, Las rejas no matan, Entrega total, Payaso, entre muchas otras, y Sombras nada más, tango de los compositores Francisco Lomuto y José María Contursi adaptado al ritmo de bolero ranchero, tema que sería uno de los más representativos de este enorme cantante.

Javier Solís grabaría 379 canciones interpretando a los mejores compositores hispanoamericanos, y participaría en más de 20 películas a lo largo de los 10 años que duró su carrera, pues el 19 de abril de 1966, cinco meses antes de cumplir 35 años, fallecería sorpresivamente, luego de una operación de la vesícula biliar.

Javier Solís, junto con Jorge Negrete y Pedro Infante, forma la triada de auténticos cantantes del género ranchero que jamás han sido superados en toda la historia musical de México.

 

COMPARTIR