De la redacción de razacero.

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) es una organización político-militar formada por indígenas de varios grupos étnicos del estado mexicano de Chiapas, cuya existencia se conoció públicamente el 1 de enero de 1994 a raíz del levantamiento armado mediante el cual tomó la ciudad de San Cristóbal de Las Casas y otras poblaciones.

La Declaración de la Selva Lacandona fue el primer documento público del EZLN; en ella se invocaba el artículo 39 de la Constitución y se declaraba la guerra al Ejército federal, señalado como el “pilar básico de la dictadura monopolizada por el partido en el poder y encabezada por el ejecutivo federal que hoy detenta su jefe máximo e ilegítimo, Carlos Salinas de Gortari”. La Declaración exponía también las demandas del grupo, que consistían en “trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”.

Los orígenes del EZLN se remontan a los primeros años de la década de 1980, cuando un pequeño grupo guerrillero, formado por mestizos e indígenas, se instaló en la zona montañosa de la Selva Lacandona con la intención de crear un frente que impulsara la lucha armada en el país. 

3 de enero de 1998. Foto: Pedro Valtierra

La historia del EZLN es compleja y ha estado marcada por transformaciones, fracturas y reformulaciones a lo largo de sus más de 24 años de existencia. Es posible distinguir un primer momento en la vida de la organización, cuando los militantes provenientes de las ciudades se encontraron con el mundo indígena, que no se ajustaba a las concepciones ideológicas de los precursores del movimiento armado, y se vieron obligados a modificar buena parte de sus tesis sobre el cambio social y la lógica de la lucha armada. El segundo momento es la consolidación de un proyecto que planteaba a los indígenas y campesinos de Chiapas la lucha de liberación nacional y la propuesta de instaurar un modelo socialista de nación; el tercer momento, producto del levantamiento del 1 de enero de 1994, tiene que ver con un replanteamiento de los objetivos y propósitos del EZLN que implicó dar un papel central a las demandas indígenas, a la lucha por la autonomía, al cuestionamiento del capitalismo neoliberal y a la movilización por una nueva democracia que reconozca la pluralidad de las sociedades y el derecho de cada comunidad a elegir su propia forma de gobernarse.

Posteriormente a su rebelión armada que tuvo repercusiones mundiales y contó con el apoyo de notables intelectuales, escritores y hasta mandatarios de otras naciones, el EZLN firmó con el gobierno del entonces presidente Ernesto Zedillo los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, el 16 de febrero de 1996; en estos acuerdos el Estado mexicano se comprometió a reformar la Constitución Política para otorgar derechos a los pueblos indígenas de México, entre estos su autonomía, acceso a la justicia, educación, empleo digno, igualdad, promoción de sus culturas, respeto a sus usos y costumbres, a sus medios de producción tradicionales y a sus proyectos de desarrollo, tanto para los pueblos indígenas como para los pobres del país, pero hasta la fecha estos acuerdos no han sido cumplidos por el Estado mexicano, representado tanto por los gobiernos priístas como por los regímenes panistas.

Actualmente, el EZLN ha dado a conocer su postura, la cual no es nada alentadora para el lopezobradorismo pues ha señalado que con la llegada a la presidencia del abanderado de Morena, Andrés Manuel López Obrador, la situación del país no cambiará e incluso habrá desilusión.

El subcomandante Marcos con la legendaria comandante Ramona.

“Podrán cambiar de capataz, mayordomos y caporales, pero el finquero sigue siendo el mismo, al menos la ilusión actual alivia esa historia de fracasos a la que luego se sumará la desilusión prevista”, detalló el comunicado firmado recientemente por los Subcomandantes Galeano (antes Marcos) y Moisés.

En el texto, el EZLN no menciona el nombre del ganador de la elección presidencial, pero compara la llegada del nuevo gobierno con un partido de futbol: “El dueño del balón no pierde, no importa que equipo gane”.

El EZLN señaló que no se suma al movimiento de López Obrador pues desde el año 2006 los zapatistas han acusado a Obrador de ser “enemigo de los indígenas”, “representante de la falsa izquierda” y de estar rodeado de colaboradores que fueron responsables de matanzas como la de Acteal.

El movimiento zapatista informó también que del 2 al 5 de agosto próximo se realizará el Encuentro de Redes de Apoyo al Concejo Indígena de Gobierno para evaluar el futuro de éste, evento en el que participará María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, quien intentó contender por la Presidencia de la República como candidata independiente y demostró su honestidad al no presentar ante el INE ninguna firma falsificada de apoyo ciudadano.


 

COMPARTIR