Fernando Miranda Servín.

A escasos días de que se emita la convocatoria para elegir al nuevo rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango, ya comenzó la batalla interna y externa de grupos de poder para hacerse de la máxima posición en esta casa de estudios.

En octubre próximo a más tardar, tanto la comunidad universitaria como la ciudadanía duranguense sabrán si esta institución educativa seguirá en poder del clan político que violó su autonomía en septiembre de 2010, se someterá a los intereses del gobierno estatal en turno o emprenderá el camino histórico e inédito de una verdadera autonomía, posibilidad que realmente se ve remota por los más de 1,200 millones de presupuesto anual (y muy poco transparentados) que están en juego.

Así, se sabe, son varios personajes los que aspiran a ocupar el cargo del C.P. Óscar Erasmo Návar García, algunos con antecedentes personales y académicos aceptables y otros francamente impresentables.

En esta pasarela se mencionan los nombres de dos personajes ligados al rector Óscar Erasmo Návar: el Dr. Jorge Arturo Cisneros Martínez, ex director de la Facultad de Medicina y Nutrición, conocido por el nepotismo y despotismo que practicó cuando fue titular de esta facultad, y el Dr. Jesús Óscar Reyes Escalera, director de la Facultad de Odontología con viejos antecedentes de corrupción y un equipo de colaboradores extremadamente deshonestos, como el secretario académico de esta facultad, Gamaliel Ortiz Sarabia, quien en el año 2003 falsificó las calificaciones de su título profesional para poder cursar la especialidad en cirugía oral y maxilofacial en el Hospital Regional Ignacio Zaragoza, del ISSSTE, en el D.F. (Ver reportaje titulado La “nueva” UJED: Directivos falsificadores).

Dr. Jesús Óscar Reyes Escalera, director de la Facultad de Odontología, con añejos antecedentes de corrupción y un equipo de colaboradores muy poco confiable es un perfil impresentable para ocupar la rectoría de la UJED.

Por el grupo contrario, integrado por quienes han luchado por la recuperación de la autonomía de la UJED, el contendiente más nombrado es el M.A. Rubén Solís Ríos, dos veces director de la Facultad de Economía, Contaduría y Administración (FECA) y dos veces dirigente del Sindicato de Trabajadores Académicos de la UJED (STAUJED), también con antecedentes de nepotismo y estrechamente ligado al secretario de Educación estatal y ex rector de la UJED, C.P. Rubén Calderón Luján. En este grupo también destaca la presencia de la Doctora en Medicina, catedrática de la UJED y senadora electa por el PT, Lilia Margarita Valdez Martínez, y la MVZ Palmira Maldonado Serrano, dirigente del STAUJED.

C.P. Rubén Solís Ríos, conocido por su nepotismo cuando fue director de la FECA y estrechamente ligado al secretario de Educación estatal, Rubén Calderón Luján, quiere ser el máximo representante de la UJED.

El ex secretario del Sindicato de Personal Académico de la UJED, Jesús Abraham Soto Rivera, Licenciado en Informática egresado del Instituto Tecnológico de Durango, también aspira a la rectoría de la máxima casa de estudios duranguense, a pesar del escándalo en el que se vio envuelto recientemente al ser denunciado por un grupo de profesores de la Facultad de Psicología por haberse hecho de una plaza de manera ilegal, sin concurso por oposición. Jesús Abraham Soto Rivera presume del apoyo incondicional del Secretario General de Gobierno estatal, Arq. Adrián Alanís Quiñones.

Y otro aspirante que ha venido haciendo una campaña austera pero ganando fuertes adeptos es el catedrático Enrique Leal Maturino, ex director de la Escuela de Educación Física y Deporte de la UJED, quien el pasado 1 de agosto, en el interior del edificio central de la UJED, recibió el apoyo de la nutrida organización estudiantil llamada Poder Social Activo Universitario.

Entre sus propuestas, Enrique Leal Maturino plantea la desaparición de horarios quebrados y del polémico semestre cero, que en los hechos no ha servido más que para esquilmar los bolsillos de los estudiantes. Leal Maturino promete también ampliar la matrícula y ejercer una rectoría con total transparencia, además de echar a andar los proyectos de Villa Universitaria y Ciudad Universitaria.

Jóvenes estudiantes de varias escuelas de la UJED apoyan la campaña austera del ex director de la Escuela de Educación Física y Deporte, Enrique Leal Maturino, para ser rector de esta institución. El conocido catedrático exige al rector Óscar Erasmo Návar y al gobernador del estado, José Aispuro Torres, “piso parejo” “y que no metan las manos” en la contienda electoral.

Llama la atención que este es el único aspirante a la rectoría que exige al rector y al gobernador José Aispuro Torres “piso parejo” “y que no metan las manos” para que el ya cercano proceso de elección se realice en igualdad de condiciones. 

Por el momento, estos son los más destacados aspirantes a la rectoría de la UJED, institución que durante el pasado sexenio priísta se fue a pique para ocupar los últimos lugares entre las universidades del país, sitio del que no ha podido salir pues en ella todavía prevalecen los intereses políticos y financieros de ese grupo de poder bien identificado.

Finalmente, la comunidad universitaria tendrá la última palabra y sabrá a quién elegir para salir de esa larga noche que ha vivido.


 

COMPARTIR