Romo y el saqueo de la Lacandona lV

Carlos Fazio.

Uno de los objetivos primordiales del Plan Puebla-Panam谩 en la porci贸n mexicana 鈭抍omo parte de un programa integral que combinaba intervencionismo pol铆tico, econ贸mico y policiaco-militar subordinado a la 鈥渟eguridad nacional鈥 de Estados Unidos (EU)鈭 ten铆a que ver con la biotecnolog铆a, ramo en que las empresas de Alfonso Romo, futuro jefe de la oficina de la Presidencia de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador, destacaban a comienzos del siglo XXI, en particular en Chiapas.

Entendida como la aplicaci贸n comercial de t茅cnicas de ingenier铆a gen茅tica, la biotecnolog铆a puede tener, tambi茅n, usos en los campos civil y castrense con fines de contrainsurgencia, en el contexto del ya mencionado Plan Chiapas 2000 de la Secretar铆a de la Defensa Nacional, dependencia que junto con la Secretar铆a de Marina hab铆an iniciado un acelerado proceso de subordinaci贸n militar al Pent谩gono; el llamado 鈥渢ercer v铆nculo鈥.

Para comprender lo anterior es necesario romper el tab煤 impuesto hace m谩s de dos d茅cadas por la dictadura del pensamiento 煤nico neoliberal, y recuperar el an谩lisis geopol铆tico y geoecon贸mico, develando la forma en que el capitalismo est谩 pensando el espacio para que sea funcional a sus intereses corporativos. Lo que lleva evidentemente a otro componente esencial: la expansi贸n del imperialismo en la actualidad.

Desde la perspectiva de lo geoecon贸mico y lo geopol铆tico, se puede evaluar c贸mo el contenido actual de las fuerzas productivas, sintetizado en las biotecnolog铆as 鈥損ero que abarca tambi茅n sectores como el de los hidrocarburos y la miner铆a鈭, redefine los propios espacios naturales y sociales del planeta como reales fuerzas productivas estrat茅gicas (capitalistas), y evidencia la interconexi贸n del desarrollo tecnol贸gico y el espacio f铆sico mundial, as铆 como el complejo espacio social (valoraci贸n, explotaci贸n, reproducci贸n, lucha de clases).

El anuncio del presidente electo, Andr茅s Manuel L贸pez Obrador, de invitar a 50 mil j贸venes a integrarse a las Fuerzas Armadas contradice sus declaraciones de pacificar al pa铆s sin usar armas y podr铆a formar parte de las estrategias de inteligencia y contrainsurgencia que el gobierno estadounidense ha implementado en nuestro pa铆s desde el sexenio de Vicente Fox.

El tema remite, tambi茅n, a la creaci贸n de una nueva estructura militar, que a partir de una decisi贸n unilateral del entonces secretario de Defensa estadunidense, Donald Rumsfeld, entr贸 en operaciones el primero de octubre de 2002: el Comando Norte (NorthCom), responsable de la defensa interior de Estados Unidos ante las 鈥渘uevas amenazas鈥 surgidas de enemigos no convencionales, irregulares o asim茅tricos. Como zona geogr谩fica M茅xico fue incluido de facto dentro de las estructuras del nuevo comando regional del Pent谩gono.

La creaci贸n del Comando Norte respondi贸 a un relanzamiento de la visi贸n m谩s militarista de la Doctrina Monroe (鈥淎m茅rica para los americanos鈥), y como tal, junto con los restantes comandos del Pent谩gono, form贸 parte de una pol铆tica expansionista imperial en beneficio de las corporaciones multinacionales con casa matriz en EU. Lo cual remite al concepto geopol铆tico de naci贸n: la naci贸n es una sola voluntad, un solo proyecto; es voluntad de ocupaci贸n y de dominaci贸n del espacio. Ese proyecto supone poder: la naci贸n como un poder que impone su proyecto a los otros, los estados m谩s d茅biles, que ofrecen menos resistencia (verbigracia M茅xico). Supone, pues, la conquista del espacio con sus recursos naturales, fuentes de materias primas, poblaci贸n con determinado poder adquisitivo (el espacio como mercado), y situaci贸n con respecto a las grandes rutas mar铆timas y terrestres (de all铆 la importancia geoestrat茅gica del Istmo de Tehuantepec).

Desde un inicio el Comando Norte tuvo un alcance geopol铆tico. Su proyecci贸n espacial tiene que ver con la geograf铆a, la pol铆tica, la econom铆a capitalista (en cuanto a su funcionalidad para la extracci贸n de plusval铆a) y lo militar. Forma parte de una estrategia que remite a la idea de 鈥渆spacio vital鈥 (lebensraum), con sus reminiscencias pangermanistas (el Estado como organismo en crecimiento) y hitlerianas. Tiene que ver con 鈥減er铆metros de seguridad鈥 y 鈥渇ronteras inteligentes鈥, presiones raciales, econ贸micas y poblacionales, objetivos de las potencias imperialistas que han cobrado nuevo auge en nuestros d铆as. Visto as铆, Donald Trump es el 煤ltimo eslab贸n presidencial de un proyecto imperial que lleva a帽os de gestaci贸n.

Como defini贸 el sueco Rudolf Kjellen en 1916, 鈥渓os estados est谩n sujetos a la ley del crecimiento鈥. Los estados vigorosos que cuentan con un espacio limitado obedecen a un 鈥渋mperativo categ贸rico鈥 de extenderlos, ya sea por la colonizaci贸n, la anexi贸n o la conquista. A ellos, la geopol铆tica les reserva un destino manifiesto. Es en ese mismo sentido que Lacoste nos remite a 鈥渓a geograf铆a de los militares y las empresas multinacionales鈥.

Ante una eventual p茅rdida de hegemon铆a de EU, la administraci贸n Bush recrudeci贸 la diplomacia de guerra y sus programas de inteligencia y contrainsurgencia encubiertos bajo la 鈥済uerra al terrorismo鈥, incluida su proyecci贸n sobre M茅xico, con la sumisa aquiescencia y subordinaci贸n de Vicente Fox y su canciller Jorge G. Casta帽eda Gutman (y luego de Felipe Calder贸n). En ese contexto, el Comando Norte fue el componente militar de un proyecto global que incluy贸 al Tratado de Libre Comercio de Am茅rica del Norte y al Plan Puebla-Panam谩, y cuyo significado estrat茅gico fue la posesi贸n y el control del espacio geogr谩fico como fuerza productiva, en el contexto de una lucha interimperialista de EU con sus competidores capitalistas industrializados.

(La Jornada).


 

COMPARTIR