La secretaría de Salud y la pesadilla del acoso laboral

    De la redacción de razacero.

    El señor Miguel Martínez Pérez tiene 28 años laborando en la secretaría de Salud del estado de Durango como laboratorista de análisis clínicos. Actualmente trabaja en el Centro de Salud Núm. 1 y durante estas casi tres décadas jamás había tenido problemas, hasta que llegó el gobierno “del cambio”.

    Miguel Martínez relata en entrevista exclusiva para razacero:

    “Desde hace siete meses la directora del Centro de Salud Núm. 1, Dra. María Magdalena Centeno Tinoco, emprendió un acoso y hostigamiento laboral en mi contra con el pretexto de que no cuento con título ni cédula de laboratorista, y por esta razón pretende mandarme a un laboratorio suburbano”.

    En el tiempo en que el señor Miguel Martínez ingresó a la secretaría de Salud el requisito para ocupar ese puesto era contar con título o diploma técnico: “Yo cuento con diploma técnico, pero la Dra. Centeno me exigió título de laboratorista y me dio un plazo de tres meses para titularme”, comenta Miguel Martínez.

    Dra. María Magdalena Centeno Tinoco, directora del Centro de Salud Núm 1, deleznable hostigamiento laboral en contra del trabajador Miguel Martínez Pérez.

    Al manifestar su inconformidad comenzó la pesadilla del señor Miguel Martínez: “Comencé a ser acosado y hostigado laboralmente al grado de que me inventaron haber agredido físicamente a uno de mis compañeros de trabajo, Roberto Abraham Fierro Klassen, y haber agredido verbalmente a mis compañeras Carolina Bacio Salazar y Xóchitl García Hernández, imputaciones que son absolutamente falsas”, denuncia Martínez Pérez.

    Así las cosas, sin recibir un reporte verbal ni por escrito, ni un extrañamiento ni las tres notas malas que establece la ley laboral, al señor Miguel Martínez le fue levantada una acta administrativa sin que el representante sindical intercediera en su defensa. “Me negué a firmar la acta, una acta en la que más de diez personas incondicionales de la Dra. Centeno firmaron en mi contra”, expone Miguel Martínez.

    “He acudido a mi sindicato, pero la dirigente, Miriam Vargas Rodríguez, ni siquiera ha querido recibirme”, finaliza el señor Miguel Martínez Pérez.

    Miriam Vargas Rodríguez, dirigente de la sección 88 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, no le interesa la defensa inmediata y efectiva de sus agremiados ante los atropellos laborales que sufren por parte de directivos prepotentes de la secretaría de Salud del estado de Durango.

    Este tipo de situaciones son el pan de cada día en esta secretaría de Salud del estado de Durango, en la que mientras los derechos de los trabajadores son atropellados en complicidad con la dirigencia de la sección 88 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, unos cuantos personajes cercanos a altos funcionarios del gabinete estatal realizan jugosos negocios lesionando gravemente el erario, siendo ésta una de las razones por las que el desabasto de medicinas y equipo médico son problemas sin solución dentro de esta administración panista-perredista.

    2-Dr-Sergio-Gonzalez-Romero-secretario-de-Salud-mientras-familiares-de-altos-funcionari-os-del-gobierno-del-cambio-realizan-jugosos-negocios-lesionando-gravemente-el-erario-los.jpg
    Dr. Sergio González Romero, secretario de Salud, mientras familiares de altos funcionarios del gobierno “del cambio” realizan jugosos negocios lesionando gravemente el erario, los trabajadores de la institución que dirige son violentados en sus derechos laborales.

     

    COMPARTIR