¿Qué es un orgasmo cervical y cómo tener uno?

Su efecto puede durar varios días de acuerdo a sexólogos

Susana Carrasco Merino.

Especialistas en sexualidad consideran que el orgasmo cervical es el más intenso de todos.

La mayoría de las mujeres ha experimentado al menos una vez un orgasmo vaginal y un orgasmo clitoriano, pero los expertos en sexualidad afirman que hay otro tipo de orgasmo mucho más placentero y estremecedor: el orgasmo cervical o de cérvix.

Como su nombre lo dice, se produce en el cérvix o cuello uterino, que es la parte inferior del útero que conecta las partes bajas y altas del aparato reproductor femenino.

Se encuentra al fondo de la vagina, es estrecho y flexible, y puede llegar a medir tres centímetros.

La sexóloga Kim Anami describe al orgasmo cervical como “el más profundo y trascendente de todos, que hace estremecer todo el cuerpo y crea una intensa relajación emocional capaz de conciliar el lado más físico del orgasmo clitoriano y el emocional del punto G. Incluso, la sensación puede durar varios días”.

¿Cómo lograr un orgasmo cervical?

De acuerdo a la doctora Jolene Brighten, especialista en medicina funcional, para alcanzar ese punto y estimularlo es necesaria una penetración profunda y las siguientes acciones:

1.- Medita  

Por su naturaleza, los orgasmos cervicales no son tan sencillos de conseguir, por lo que necesitarás cierta concentración y enfocarte en esa parte de tu cuerpo mientras es estimulada por tu pareja, algo que sólo vas a lograr si meditas algunos minutos al día para estar tranquila y relajada.

2.- Elige el mejor momento

Investigadores han encontrado que el mejor momento para intentar un orgasmo cervical es algunos días antes de tu periodo menstrual. ¿La razón? Tu cérvix estará más debajo de lo normal y será más sencillo estimularlo.

3.- Penetración profunda

Para estimular con más facilidad, inicia con la posición del misionero y continúa con la posición de perrito, que ayuda a una penetración más profunda para alcanzar el cérvix.

4.- Habla con tu pareja

Dile cómo quieres que te estimule y cuando llegue a un punto que te produzca mucho placer, pídele que haga movimientos circulares para aumentar la excitación y lograr el orgasmo. No olvides estar relajada, tu mente es muy importante para alcanzar el máximo placer.

5.- Diviértete

Si estás preocupada o estresada por lograr el orgasmo perfecto, causarás el efecto contrario. Lo mejor es que simplemente disfrutes de tu pareja, de cada sensación y caricia en el momento de la pasión. No fuerces el momento, solo déjate llevar y diviértete.

Atrévete y no tengas miedo de experimentar nuevas sensaciones en tu cuerpo.

(sumedico.com).


 

COMPARTIR