El Pueblito: La negligencia olvidada

    De la redacción de razacero.

    A más de dos meses de la inundación ocurrida en El Pueblito, en el municipio de Durango, debido a la negligencia de los operadores de la presa Guadalupe Victoria, cuyo manejo y responsabilidad recae en la Comisión Nacional del Agua, los habitantes de este lugar siguen esperando apoyo de las autoridades.

    En entrevista con el conocido Dr. Salvador Salas Ceniceros, quien sufrió la inundación de su casa, manifiesta que hasta el momento tanto las autoridades estatales como municipales no han hecho absolutamente nada para gestionar ante la CONAGUA la reparación de los daños que ocasionó el siniestro.

    “Aquí vinieron al Pueblito funcionarios del gobierno estatal, como el titular de la Secretaría General de Gobierno, el Arq. Adrián Alanís, vino con el diputado Otniel García a prometer apoyos, dijeron que nos darían 20 mil pesos y 50 mil pesos de préstamo por parte de la Secretaría de Desarrollo Económico, pero solo fue palabrería pues no han cumplido”.

    Otro vecino abunda: “El diputado Otniel García me dio su número telefónico, pero le he marcado infinidad de veces y no contesta. Luego vino un funcionario de la Secretaría General de Gobierno, de nombre Quico Rodríguez, y de manera pedante lo oí decir cuando se retiraba: ‘no les vamos a dar nada’”.

    Luego de la inundación en El Pueblito, muebles, aparatos electrodomésticos y automóviles de los habitantes de este lugar quedaron inservibles. Las autoridades estatales y municipales, y el diputado Otniel García solo fueron a tomarse la foto.

    “El Dr. Enríquez (alcalde de Durango) solo vino a tomarse la foto y a causar molestias, pues cuando pasaba con su séquito en camionetas provocaba que se nos metiera más el agua a nuestras casas, hasta la fecha no ha regresado”, comenta indignado el Dr. Salas Ceniceros, quien padeció la descompostura total del motor de su auto.

    La mayoría de los habitantes del Pueblito que perdieron muebles, aparatos electrodomésticos, objetos valiosos y automóviles ya se han hecho a la idea de que no recuperarán nada por la actitud mezquina y pusilánime que han mostrado las autoridades de los tres niveles de gobierno. 

    “Tanto los funcionarios del gobierno estatal como del municipal de Durango a muchos nos utilizaron, solo vinieron a tomarse fotos y videos para aparecer en los medios”, finaliza el Dr. Salvador Salas Ceniceros.


     

    COMPARTIR