Viva Julian Assange; repudio a sus captores: los asesinos pro yanquis Trump, May y Moreno

  1. La Scotland Yard, policía de Londres, aprehendió el pasado jueves 11 de abril a Julian Assange, fundador de Wikileaks, luego que el gobierno de Lenin Moreno le retiró el asilo diplomático. Horas después, la policía confirmó que la detención de Assange, asilado desde junio de 2012 en la embajada ecuatoriana en Londres tras publicar miles de documentos secretos estadounidenses, ha sido, entre otras razones, el resultado de atender una petición de extradición del gobierno de Estados Unidos. “Assange, de 47 años, ha sido arrestado hoy, 11 de abril, a petición de las autoridades de Estados Unidos, como orden de extradición”. Con este golpe el trío de gobiernos asesinos: Trump, de EEUU; May, del Reino Unido, y Moreno de Ecuador, cumplen con el imperio.
  2. El gobierno de Rafael Correa en Ecuador (2007-2017) fue criticado desde la izquierda por el movimiento indígena, pero también desde la derecha por los empresarios y los poderosos medios de información; sin embargo, ganó dos elecciones, mantuvo una posición de centro-izquierda y, junto a Hugo Chávez y Evo Morales –como gobiernos progresistas-, enfrentaron al imperio de los EEUU teniendo el apoyo de los principales gobiernos de América Latina. En 1917, Rafael Correa se negó a reelegirse y apoyó a Lenin Moreno. Desde las primeras semanas de este gobierno comenzaron a enfrentarse y éste amenazó a Correa con la cárcel. Es evidente la traición por mandato de los EEUU. La prueba es no apoyar al gobierno de Maduro y la entrega de Julian Assange.
  3. En México vivimos desde hace unos meses el gobierno de López Obrador con una posición quizá más radical en lo interno que la de Correa, aunque en lo externo México esté obligado a contemporizar con los yanquis. No es nada agradable para los que hemos luchado toda la vida contra el imperio, pero nuestra dependencia en migración, endeudamiento, comercio e ideología es gigantesca. Los yanquis han bombardeado, invadido, saqueado y amenazado a decenas de países; por ello ha sido condenado por casi todas las naciones del mundo, pero México –por su terrible dependencia- ha tenido que guardar silencio o quedarse en la posición de “diálogo”. Correa, Chávez-Maduro- Morales, siempre estuvieron en la vanguardia antiimperialista.

    Mandatory Credit: Photo by Rob Pinney/LNP/REX/Shutterstock (10199660i) Wikileaks founder Julian Assange arrives at Westminster Magistrates Court in a police escort to appear where he faces an extradition warrant. Julian Assange arrested, London, UK – 11 Apr 2019
  4. Deseo desde México que por lo menos haya bloqueos y tomas de embajadas de los EEUU, Inglaterra y Ecuador en todo el mundo, exigiendo la libertad inmediata del héroe mundial Julian Assange, que fue apresado en la embajada de Ecuador en Londres después que el gobernante traidor Lenin Moreno, al servicio del gobierno de los EEUU, le retiró la protección. Assange se transformó en héroe mundial al informar a todo el orbe -mediante la publicación de millones de documentos “secretos”- los bombardeos, asesinatos, desfalcos, presiones y amenazas de los EEUU a cientos de países en todo el planeta. Vivió resguardado en esa embajada desde hace siete años para evitar ser apresado por el gobierno asesino de los EEUU.
  5. Por ello, en vez de ser optimista en política en los últimos 10 años, después de analizar lo sucedido en Rusia, China, Cuba y en muchos países de América Latina, en México y la izquierda, no puedo ser más que pesimista extremo. Un pesimista al que todavía le quedan algunas esperanzas que considera medio ilusas, pero en fin. Nuestras mil movilizaciones, discursos y artículos parecen no haber servido de nada; la gente sigue pensando en la propiedad, en el poder, en todo lo que significa el capitalismo y su hijo el neoliberalismo. Tengo la esperanza en que las revoluciones del pueblo lleguen entre 100 años (no en 10 años como creí después de la revolución cubana) y no se retrasen 200. ¿O nunca se logrará algo parecido a la igualdad entre los seres humanos? ¡Que Viva Julian Assange! 

COMPARTIR