Tenemos pruebas de saqueos

Tú decides: todas tus propiedades o cárcel; si mientes, te irá peor

  1. El ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, y Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México, fueron requeridos por la justicia mexicana por presuntos actos de corrupción. Con orden de aprehensión, Lozoya está escondido, pero Ancira ha sido detenido en España. Aunque los dos son muy poderosos en riqueza acumulada, son personajes secundarios, dado que a los grandes como los expresidentes (Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña), altos políticos como Gamboa, Beltrones, Videgaray; los excandidatos presidenciales del PRI y PAN, y otros muchos –más de 200 exfuncionarios- todavía no se les toca.

    ¿Por qué en lugar de ir a la cárcel no entregan todas sus propiedades y si mienten se duplica el castigo?

  2.  Toda gran propiedad es un robo, directo o indirecto. Toda gran propiedad es producto de la explotación, de la usura, de negocios financieros turbios, de herencias y de intercambio de intereses. Esa gran acumulación de riquezas ha sido aprovechada por los hijos y los parientes en fiestas, en compras multimillonarias y en viajes al extranjero. Los ricos en México no hablan ya de 800 o 900 millones, sino de miles de millones: 10 mil millones, 20, 50, 100 mil millones; pocas veces de pesos, generalmente de dólares. ¿De cuántos millones informa la revista Forbes que tienen Slim, Larrea, Bailleres, Arango, Azcárraga, Salinas Pliego, haciendo negocios de todo tipo? ¿De cuánto los expresidentes que no participan en las listas de Forbes?
  3.  El asunto no es que entreguen las tres o cuatro residencias y cinco o seis automóviles que poseen, sino que entreguen todo el dinero contante y sonante que está en los bancos y paraísos fiscales, que es mil veces superior. ¿Cuántos miles de millones tendrán dispuestos Carlos Salinas, Vicente Fox y Alejandro Junco, del diario Reforma, para comprar a “la justicia de EEUU” –siempre dispuesta a venderse- para que no encarcelen a sus hijitos implicados en la trata, tortura y marca de mujeres? ¿Tendrán dispuestos 20, 30 mil millones de pesos o dólares? ¿Estarán dispuestos a entregar esta cantidad para que no pisen la cárcel? ¿Cuánto se necesitará para abrir otra universidad nacional, para el Tren Maya o para recuperar las seis refinerías?

    Además de peces gordos como Emilio Lozoya y los ex presidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, líderes sindicales como Carlos Romero Deschamps, Elba Esther Gordillo y Víctor Flores Morales deben ser encarcelados por los graves saqueos que han perpetrado en agravio de miles de trabajadores.
  4.  20 o 30 mil millones de dólares para no pisar la cárcel es poco, pero es maravilloso para que cada comunidad agraria de México haga proyectos de trabajo que les permitan elevar su nivel de vida. ¿Para qué acumulan tantos y tantos miles de millones de pesos los Slim, Bailleres y Larrea, si sus hijos y parientes van a perderlos por malas jugadas, pudiendo emplear esa lana en organizar 32 grandes cooperativas de producción que den ocupación y comida a 500 familias en cada estado? Quizá por ello López Obrador –para ablandar el corazón de los millonarios- en muchos de sus discursos se ha desviado hacia el lado religioso, provocando que lo confundan con un ministro de algún culto. Yo nunca he creído en esas chupadas, pero hay que esperar.
  5.  La cárcel es dura desde cualquier ángulo que se vea. Cuando era joven me decían que la cárcel le sirve a todos los revolucionarios para estudiar, pero nunca ha sido así. En los regímenes capitalistas/fascistas las prisiones están reservadas para los luchadores sociales o socialistas que se enfrentan a todas las injusticias. Para éstos, estar en las cárceles no es una vergüenza; al contrario, da mucho prestigio cuando el gobierno capitalista te encarcela por luchar. Sin embargo, a pesar de ello se sufre cuando sabes que la gente ha dejado de luchar. En México el más grande luchador social ha sido Ricardo Flores Magón, que sumadas sus entradas y salidas a la cárcel fueron más de 20 años, habiendo sido asesinado en una cárcel de EEUU por órdenes del gobierno de México, en 1922.
  6. Tampoco es vergonzoso estar en la cárcel por robar para comer o vivir unos días. Lo que debería ser demoledor y dar vergüenza es estar o no en la cárcel por ladrón de cuello blanco, es decir por atracar presupuesto público millonario que pertenece al pueblo. Pero no, como ha dicho varias veces López Obrador, esos grandes “ladrones de cuello blanco” suelen convertirse en personajes que ponen el ejemplo, el modelo, de lo que se debe hacer. En México los gobiernos han entregado medallas de mérito a multimillonarios escondidos tras sus jugosos negocios. Si el gobierno de AMLO lograra que 200 multimillonarios entreguen sus enormes riquezas para no ir a la cárcel, ganaría un gran aplauso y el apoyo merecido del pueblo.

COMPARTIR