Perejas del mismo sexo: sus particularidades y conflictos

A partir de los recientes debates legales en torno al matrimonio para parejas del mismo sexo, hay quienes opinan que no se debería hablar abiertamente sobre las dificultades y los conflictos al interior de estas parejas, en tanto existen muchos opositores que podrían encontrar sustento a sus afirmaciones homofóbicas en estos hallazgos científicos.

¿Para qué hablar de sus conflictos?

Sin embargo, para poder avanzar en el posicionamiento social de la comunidad LGBT, es necesario evidenciar las necesidades de atención de estas parejas y la corresponsabilidad social en las dinámicas relacionales más frecuentes.

Por tanto, no se trata de presentar una visión romántica o satanizada de estas relaciones amorosas, sino por el contrario de evidenciar sus particularidades y aportar elementos desde la psicología para construir comprensiones e intervenciones ajustadas.

La relación de pareja es un motivo de consulta frecuente

En LIBERARTE hemos observado que algunos de los motivos de consulta más frecuentes que traen las personas sexualmente diversas son las dificultades en la relación de pareja, tales como rupturas constantes, maltrato, infidelidad, celos, mala comunicación, problemas sexuales o peleas recurrentes. Se trata de síntomas que deben constituir una alarma para la pareja y ante los cuales es preciso buscar ayuda.

Dinámicas de parejas del mismo sexo

De acuerdo con la reciente investigación adelantada por el equipo terapéutico de LIBERARTE sobre las dinámicas de parejas del mismo sexo y la intervención psicológica en dichas parejas, éstas tienen características particulares y por tanto no pueden ser comprendidas desde los parámetros heterosexuales.

Sus particularidades se relacionan tanto con un contexto homofóbico que no legitima estas uniones como con conflictos individuales de los miembros que tienen un impacto en la configuración y las pautas relacionales predominantes al interior de estas parejas.

¿Cómo puedo evaluar mi relación?

Vale la pena que las parejas del mismo sexo puedan hacer una evaluación periódica de su relación, ya que de esta forma resulta más fácil resolver los conflictos y buscar ayuda antes de que se exacerben.

Las áreas que deben evaluarse son:

1.- La satisfacción con la vida en pareja (incluye vida sexual, vínculo afectivo y comunicación).

2.- Las fuentes de tensión personales que impactan la relación (salida de la universidad, muerte o enfermedad de familiares, pérdida del trabajo, cambio de ciudad, conflictos familiares, entre otras).

3.- Las creencias que limitan la experiencia de pareja (creencias religiosas y heteronormativas).

4.- Los conflictos que cada miembro de la pareja evidencia (celos, maltrato, mala comunicación, infidelidad, peleas o rupturas constantes, entre otros).

A partir de este balance personal de la relación, las parejas del mismo sexo estarán en condiciones de definir qué tipo de recursos y ayudas requieren para nutrir su relación y solucionar sus dificultades.

Recuerda que para mejorar tus relaciones personales y sociales o resolver tus problemas no debes dudar en acudir con un especialista.

(liberarte.co).


COMPARTIR