7 señales que indican que dejarás de tener sexo con tu pareja

Una relación de pareja se basa en el cariño, la comprensión, el respeto y la admiración mutua; sin embargo, una de las bases que mantienen vivo el interés de seguir juntos es el sexo.

Cuando el sexo entre ambos comienza a bajar de frecuencia e incluso llega a desaparecer, es una señal de que la llama del amor se está apagando y la separación definitiva puede estar muy cerca.

Sin embargo, las rutinas sexuales no cambian de la noche a la mañana y existen señales de alerta que anuncian un distanciamiento. Algunos expertos sexuales explicaron para The Huffington Post algunos signos a los que debes poner atención para poder prevenir la ausencia de sexo en tu relación de pareja, y además dan algunas recomendaciones para revertirlos y hacer que el deseo y la intimidad regresen a ustedes.

1.- No estás teniendo sexo

Puede parecer muy obvio, pero existen algunas parejas que ya no recuerdan cuándo fue la última vez que tuvieron sexo o que sólo sostienen relaciones sexuales en fechas especiales, como cumpleaños o aniversarios.

Tammy Nelson, sexóloga y autora del libro “Getting the sex you want” (“Obteniendo el sexo que quieres”), explicó que mientras más pasa el tiempo sin sexo, más complicado es retomar una frecuencia saludable para las parejas.

“Biológicamente, el cuerpo deja de producir las hormonas sexuales que te hacen despertar, sobre todo si has pasado largos períodos sin él”, explicó. “Y entonces puedes comenzar a sentir que ya no estás interesado en él o ella”.

La sugerencia para revertir este síntoma es dialogar y acordar un calendario de sexo. Puede parecer muy poco atractivo, pero es un método efectivo, ya que mientras más sexo tienes, más sexo quieres, por lo que el cumplimiento de este calendario provocará que con el paso de los días el sexo se haga por ganas y no por compromiso.

2.- Ya no hay contacto físico

No hay sexo, no hay caricias, no hay besos, no hay nada. El contacto físico es fundamental para conseguir el deseo sexual en una pareja. La sexóloga Nelson explica que para poder reincorporar estas muestras de afecto en la pareja es necesario tomar la iniciativa y dar abrazos sin intenciones sexuales. Sólo tener contacto físico afectivo para que la dopamina vuelva al cerebro y poco a poco vuelva el deseo sexual.

3.- Ambos tienen un estilo de vida agitada.

Cuando ambos miembros de la pareja tienen una vida llena de ocupaciones, la intimidad se vuelve complicada y puede provocar la ausencia de sexo.

La psicóloga Susan Krauss, escritora del blog Psycology Today, recomienda que ambos deben comprometerse a incorporar dentro de sus agendas pasar tiempo juntos.

“Necesitan incorporar en sus calendarios el tiempo de hablar cara a cara, sin distracciones, preferiblemente todos los días”, explica Krauss. “Incluso si es sólo compartir una copa de vino de última hora”.

4.- Las relaciones sexuales se volvieron dolorosas

Si los momentos de intimidad se han vuelto incómodos y dolorosos para ti y tu pareja, es muy probable que ambos estén evitando tener contacto sexual.

La psicóloga Susan Heiter explica que la causa de este problema puede ser una deficiente técnica de alguno de los dos, lo cual puede solucionarse con el diálogo, hablando abiertamente de sus gustos y disgustos a la hora del sexo.

Si el problema es más por dolor o resequedad vaginal, lo mejor es acudir al médico especialista. “Es importante que acudan juntos a estas citas médicas”, explica Heiter. “Apoyar y acompañar demuestra que hay interés en la pareja”.

5.- Te interesa alguien más

Susan Krauss afirma que cuando un miembro de la pareja comienza a sentir atracción por alguien más, significa que hay un vació en su relación. El estar mentalmente ocupado pensando en alguien más, termina por mermar el deseo de estar en la intimidad con la pareja actual.

La solución a esto, explica Krauss, es hacer un examen interno sobre qué está faltando en la relación, dialogarlo y buscar mutuamente una solución.

6.- Nadie toma la iniciativa para tener sexo

La sexóloga Tammy Nelson explica que cuando la idea de tener sexo con tu pareja te provoca ansiedad y tienes varias excusas para evitarlo, entonces tienes un problema.

Para solucionar esto es necesario que ambos asuman la responsabilidad de tener la iniciativa para invitar a su pareja a tener sexo. No tiene que ser una tarea exclusiva del hombre o de la mujer.

“Alguien tiene que hacerse cargo de mantener la chispa en la relación, alguien tiene que vestirse provocativo, comprar juguetes sexuales o poner porno”, explica Nelson. “Está perfectamente bien que uno en la pareja sea la fuerza motriz para mantener la vida sexual viva y en movimiento”.

7.- No hay conexión emocional

“El cariño emocional y el amor sexual tienden a ir de la mano”, comenta la sexóloga Heiter. “Cuanto más ganas de cariño hay, más probable es que existan ganas de tener sexo”.

El sexo no ocurre sólo porque sí. En una pareja existen necesidades afectivas que cuando no se cumplen apagan el deseo sexual.

Para reavivarlo, explica Heiter, hay que regresar a cosas tan básicas como compartir tiempo juntos, crear rutinas y demostrar el cariño que sienten el uno por el otro.

(news.culturacolectiva.com).


COMPARTIR